Antonio Luis Gallardo: «Memorias del abuerlo (V)»

Nos estamos haciendo mayores. La gente que entró en las Universidades el año pasado nació en 1988. Para ellos siempre ha existido la democracia. Nunca cantaron “Viva la gente, la hay donde quiera que vas…”, y cuando García Márquez, ganó el Nobel ni siquiera sabían leer.

Tenían 6 años cuando la Unión Soviética se desintegró. No se acuerdan de la guerra fría, no saben lo que es la cortina de hierro y solo conocen una Alemania, aunque en el colegio les hayan contado que hubo dos. Son demasiados jóvenes para acordarse de la explosión espacial “Challenger”.

Para ellos el SIDA ha existido siempre. No alcanzaron a jugar a la “Bola Loca”, con “Recortables”, con los “Juegos Reunidos Geyper”. El CD entró en el mercado cuando no tenían ni un año de vida. Nunca tuvieron tocadiscos.

Nuestro primer video-juego StarWars se les hace bastante falso y los efectos especiales parecen patéticos. Muchos de ellos no saben o no recuerdan, que la televisión solo tenía un canal y el UHF; más aún, incluso algunos nunca han visto un televisor en blanco y negro, no pueden explicarse y ni siquiera se imaginan lo que es ver la tele sin mando a distancia (no les hablemos de los dos rombos, no nos creerían).

Para ellos los patines siempre han tenido ruedas en línea y ni hablemos de la normalidad con la que ven el teléfono móvil o un ordenador personal.

Nacieron seis años después que Sony puso a la venta el waltman. Para ellos los patines siempre han tenido ruedas en línea y ni hablemos de la normalidad con la que ven el teléfono móvil o un ordenador personal.

Puede que nunca hayan visto Barrio Sésamo, Viaje a las Estrellas, Perdidos en el Espacio, El Super-Agente 86, la Casa de la Pradera, los Chiripitiflaúticos, Heidy, Los Pitufos, El Coche Fantástico, etc. y nunca han sido sobrinos del Tío Gilito.

Nunca se meten a nadar pensando en un “Tiburón” tridimensional. Que Michael Jackson no siempre ha sido blanco. Y como van a creer que Travolta pudo bailar “los sábados noche” con ese look.
No aprendieron con “El Libro Gordo de Petete”… y no fueron a dormir con “Vamos a la Cama”. No saben quién es “Tom Sawyer”, “Don Gato”, “El niño italiano, con su mono Amedio” (que nunca encontró a su madre) es una de las frustraciones más grandes de la vieja generación.

Nunca sabrán porque las chicas le pedían un hijo a “Sandokan”… o porque a Kung-Fu, le llamaban “el pequeño saltamontes”. No conocen al joven “Orzowei”.  ¿Habrán oído hablar de nuestros entrañables animales? Furia, Flippers, Skippy, Nacida Libre. Ellos nunca dirán frases como… ¡¡Puños Fuera!!, posiblemente no saben quién es ¡¡Ruperta!! y se sorprenderían si escucharan como respondíamos (gritando a pulmón) a “Los Payasos de la Tele” ¿Cómo están ustedes?

Recordar que toda esta gente entró en la Universidad el año pasado, ellos son los jóvenes ahora”. Decía el humorista español Jaume Perich… “La gente joven está convencida de que posee la verdad. Desgraciadamente, cuando logran imponerla ya ni son jóvenes ni es verdad”.

Prometo, que la próxima semana finaliza la retahíla de batallitas y recuerdos.

(P.D. La foto está hecha al terminar el Bachillerato y era la foto del primer carnet de identidad. Obsérvese la cara de bueno y tonto).

 

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *