Vehículos singulares, 86: Paco Peso y su Wauxhall Velox de 1955

Gracias a Alfonso Fernández Fígares, pudimos conocer a Paco Peso y los talleres MIPE, de la Calle Manuel Sánchez Mesa, en Maracena. Allí nos mostró varios coches en lo que está trabajando y su Wauxhall Velox de 195, una de sus joyas que tengo y de las que más ha disfrutado. Vehículo que pudimos contemplar en la última Ruta Reale y del que se apresta a darnos infinidad de detalles comenzando por la singularidad de que con volante a la izquierda solo entraron en España de 5 a 7 unidades. Paco lo compró en 1992 y tardó año y medio en restaurarlo con tal mimo que «el 97 por ciento de las piezas son originales».

Por su larga experiencia nos comenta que el precio de un modelo español puede rondar los 4000 euros, más unos 3000 euros la restauración, «otra cosa es que queramos modelos exclusivos. Para mí no ha sido caro pues me ha podido salir por unos 7000 euros, más la mano de obra que le dedicado en mis ratos libres ». En este caso llegó con el «motor fundido, la caja de cambio mal, la tapicería rota y descocida y la pintura estropeada. De niquelado estaba muy bien. Era cuestión de buscar tiempo y buenos profesionales».

Tiene muy claro que la restauración de coches clásicos, aparte de vocación, «requiere tiempo y tranquilidad». Él, un enamorado del automóvil, comenzó en esto hace 40 años, con su padre Miguel Peso quien llegó a Granada procedente de Melilla con 14 años, hizo maestría industrial, trabajó con Eduardo Jiménez que también fue un gran profesional y primer maestro de la SEAT en Granada, se estableció en la calle Alhamar, para pasar luego a la calle Santa Clotilde donde han permanecido durante 46 años más los tres que llevan en Maracena, casi medio siglo. «Seguimos con el nombre, pues es una afición muy bonita a la que dedicamos tantos años. Hace falta que el estado reconozca que los coches antiguos son una joya que hay que conservar».

Interior del Wauxhall Velox de 1955, de Paco Peso / ANTONIO ARENAS
Interior del Wauxhall Velox de 1955, de Paco Peso / ANTONIO ARENAS

Entre los coches que ha restaurado está el Authi Morris de José Antonio Pérez, presidente del Club de Automóviles Clásicos del Altiplano de Granada ‘Villa de Caniles’, entre otros muchos. En estos días restaura una veintena de coches, entre ellos un Mini del 70, un Mercedes 280 del 70, un Audi 4 del 83, un Moke portugués que ha estado siete años tirado en la calle. Restauraciones que realiza con su hijo Ismael y con su compañera María, «sin ella esta empresa no sería nada. Se encarga de proveernos de todas las piezas que necesitamos, tiene la capacidad de localizarlas y en menos de 72 horas están aquí».

Paco Peso y su Wauxhall Velox de 1955, insignia 19/11/2016 FOTO: ANTONIO ARENAS

Unos 2.000 con volante a la izquierda

Este veterano mecánico y restaurador de coches clásicos indica que «este coche se fabricó en el año 55 y es copia de un General Motor americano, que se hizo popular en Europa donde llegaron a fabricarse con volante a la izquierda unos dos mil. «En Granada, tenemos la suerte de que hay dos», indica. Es un 6 cilindros, potente, con tres velocidades y marcha atrás. Su debilidad está «en la caja de cambios que es un poquito débil y si no sabes llevarla puede llegar a romperse». Según ha podido averiguar por la placa que hay en el motor, su primer propietario residía en Madrid. Cuando se lo compró tenía 90 años. Él es el tercer propietario ya que el segundo fue un muchacho joven que llegó trasladado a Granada para trabajar en el Banco Popular. «Me consultó si era capaz de restaurarlo, le dije que sí, pero cuando abrí el motor, tiraba aceite por todos lados. Le hice presupuesto, y me dijo que no podía pagarlo, por lo que me ofrecí a comprárselo y al primer propietario «le dije que lo cuidaría como si fuera mío».

Próxima entrega: Enrique Moleón y su bicicleta de carreras de 1948

Para ver  más pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *