Óscar Quiroga presenta en Nueva Gala su poemario ”Espérame, Amor Mío’ con el que da «rienda suelta a la mente y al corazón»

 

Se llama Óscar Quiroga Morante, nació en Granada en la primavera de 1975 y reside en Murcia. Desde muy joven sintió los deseos de plasmar en el papel sus sentimientos e inquietudes. El sábado, 28 de enero, a las 12 horas, presenta en Librería Nueva Gala, su poemario ‘Espérame, Amor Mío’ (Ed. Fanes), compuesto por tres partes «a propósito, pues casi todo lo que hacemos a diario tiene esas tres partes bien definidas».

– ¿Puede darnos algunos datos biográficos?
– Nací en Granada capital en la primavera de 1975 (mayo). Estudié en el colegio Nuestra Señora de la Consolación y en el instituto Juan XXIII, ambos en la barriada de La Chana. Los primeros cursos de la EGB fueron muy importantes para mí. Tengo un grato recuerdo de mis profesoras Maria del Carmen Rivas y Pili, que infundieron en mi esa pasión por la lectura. En el instituto, sin duda alguna, Maria del Carmen Castilla, profesora de lengua y literatura acabo por despertar en mi esa pasión por las letras que hoy en día no para de crecer.

– ¿Qué le llevó a Murcia?
– Marché a Murcia tras mi enlace con Silvia Fernández y me puse a buscar trabajo. Fue una época complicada. Pero salimos adelante. Y ya tenemos ciertas raíces aquí. La más importante y esencial, nuestra hija Nerea. Murcia nos acogió muy bien y aunque la tierra de uno nunca se olvida, no puedo sino agradecer que podamos vivir en una ciudad agradable y que haya podido conocer a personas magníficas.

– ¿Cuánto hay detrás de su poemario?
– El poemario lleva gestándose varios años. En enero hace cinco años que abrí mi blog personal  donde voy publicando relatos cortos y poemas. Es mi vía de escape diaria y donde puedo darle rienda suelta a lo que pasa por mi mente y mi corazón. Fruto de ese blog me planteé la posibilidad de realizar un poemario. Y así fue creciendo la idea de “Espérame, Amor Mío”. A través de las redes sociales fue conociendo a personas ligadas al mundo editorial y al noble arte de la escritura hasta que un día, Eva Pelayo, de la Editorial Fanes, me invitó a enviarles mi manuscrito. Y así lo hice. Al poco tiempo, David Perez, editor de Fanes, me contacto para decirme que le había gustado mi forma de escribir y que podíamos sacar a la luz los poemas. Rápidamente, nos pusimos de acuerdo y empezamos a trabajar en el proyecto. Y así, en noviembre del año pasado Editorial Fanes sacó al mercado el libro, que voy a presentar este sábado, 28 de enero en Granada, en la librería Nueva Gala.

– ¿Por qué lo has dividido en tres partes (Anhelo, pasión y Despedida)?
– El poemario está dividido en tres partes a propósito. Porque casi todo lo que hacemos a diario tiene esas tres partes bien definidas. Es un poemario de amor, pero que podría aplicarse a cualquier meta que una persona pueda tener en su vida. Anhelo, cuando deseamos hacer algo con todas nuestras fuerzas y realizamos lo imposible para lograrlo. Pasión, porque cuando estamos en realización nos sentimos en plena ebullición y satisfacción por haber logrado aquello que soñábamos hacer. Y despedida, porque siempre nos queda ese sentimiento de recuerdo de algo que fue sueño, que fue el mejor instante de ese anhelo y que en cierta forma, añoramos que vuelva a producirse la oportunidad de hacerlo en otra ocasión. Es una metáfora vital, que entiendo, todos tenemos en algún momento de nuestra vida.

oscar quiroga 4

– ¿Si tuviera que quedarse con uno o dos poemas? ¿Cuáles serían sus favoritos?
– Te comentaré uno de cada parte. De la primera, el poema ¿Qué me aguarda?, es uno de mis favoritos. Por la sencilla razón de que de él nace el título del poemario y con el surge ese deseo incontrolable por lograr mi propósito. De la segunda parte, tal vez , “Permíteme resbalar” sea un punto y seguido. Es esa pasión que desborda cuando amas sin medida y con ese deseo febril que te consume, eres capaz de todo. Aplicable al día a día cuando somos capaces de realizar aquello que nos habíamos propuesto. Y del final, sin duda, “Partiré en soledad”. Porque cuando llega la hora de la despedida parece que te quedas vacío y sin rumbo. Y en nuestra vida diaria una vez alcanzado el zenit tenemos cierta tristeza y remembranza de lo que fue y ahora no puedes tocar con las manos.

– ¿Cuáles son sus momentos favoritos para entregarse a la lectura?
– Normalmente escribo por las noches, cuando acaba el día y puedo darle un repaso a lo vivido durante la jornada. Es mi momento. Aunque cierto es que cualquier instante es bueno para ponerse. Solo hace falta cerrar los ojos e imaginar.

– ¿Quiénes son sus poetas de cabecera?
– Como no podía ser de otra forma, mi poeta favorito es Federico García Lorca. Toda su obra es maravillosa. Los hermanos Machado y Miguel Hernández también están siempre presentes en mi. Siempre los clásicos. Actualmente, la poesía continúa siendo un genero menor. Y la calidad de los textos, aún habiéndola, no puede asemejarse a los maestros de la literatura clásica. Pero todo se andará. Yo quisiera ser recordado como alguien que quiso hacer de su vida un verso y que intento aprender a escribir con alma, corazón y deseo.

Visitar BLOG PERSONAL DE ÓSCAR QUIROGA

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *