Hoy se presenta en la Biblioteca de Andalucía, ‘El autónomo’, «un libro muy valiente», escrito por Francisco Gómez-Soterrado

 

Es un libro distinto y no lo decimos solo por sus dimensiones, -752 páginas, 1,22 kg, cinco centímetros de grosor-, sino también por su contenido que ha tardado más de dos décadas en tomar forma y que puede levantar alguna que otra ampolla. ‘El autónomo’ (Dialéctica Ediciones) de Francisco Gómez-Soterrado se presenta el lunes, 20 de febrero, en Sala Val de Omar de la Biblioteca de Andalucía, donde el autor, Francisco Gómez-Soterrado, seudónimo de Francisco José Carvajal Gómez (Granada, 1975), estará acompañado por su buen amigo Daniel Villoslada, el profesor, Luis Fernando Bueno, y el editor, Víctor Miguel Gallardo (19:30 horas).

«En realidad no sé si se me ocurrió como novela. Lo cierto es que desde el colegio vi que me gustaba escribir, empecé a hacerlo como pasatiempo, por necesidad y hasta la fecha», explica este autor que puede sorprender a muchos con su opera prima. Este es el caso de Luis Fernando Bueno, profesor de la Escuela Universitaria Ave María y vecino del autor al que conoció por casualidad, en un tórrido verano de 2015. «Coincidimos en la piscina y me dijo que estaba escribiendo. Decidí leer su novela, y siguió nuestra relación literaria. De la primera versión le siguió una segunda en la que tuvo en cuenta los consejos que le di. A ella le siguió la tercera que es la novela y el resultado ha sido siempre a mejor», afirma al tiempo que indica que esta obra «es la experiencia de una conciencia, o inconsciencia, igual da, que busca su lugar en un mundo hostil. El autor nos lanza una arcada vital contra la crueldad y el pensamiento único, la indiferencia, y el depende ese tan estúpido que todos usamos cuando no queremos comprometernos. Y es que, a veces, de la espuma del agua oxigenada del dolor emerge la creatividad».

Luis Fernando Bueno, Francisco Gómez-Soterrado, autor de El autónomo y Daniel Villoslada  FOTO: A. ARENAS

Por su parte Daniel, amigo, socio y compañero, explica que se conocen de cuando tenían 19 ó 20 años, de los futbolines del Zaidín, y señala que también ha leído varias libretas de Fran y cómo le comentó la idea que tenía de escribir un libro. «Lo que me enseñó me pareció muy bien y le sugerí darle forma y ha salido algo muy bueno. Han sido muchos días, semanas, años lo que le ha llevado construir el inemenso puzzle que es esta novela». Y en efecto, es un inmenso rompecabezas que en algunas partes recuerdan los clásicos diarios pero sin fechas, pues lo importante es lo que quiere decir, aunque en cualquier caso si se pueden saber los cambios físicos en cuanto a peso, estatura, gustos e intereses. Protagonizada por Francisco Milena, alter ego de Fran, en el que se se reconoce hasta en un 80%. «Este personaje trae una tara desde pequeño. Mi idea era ver hasta dónde era capaz de tirar para adelante pese a esas taras», añade el autor y empresario de la noche que reconoce que siempre le ha gustado ocultarse tras unas gafas de sol y que desde pequeño sufre rubor mortis.

Daniel aclara que Fran «siempre ha escrito sin pensar en la repercusión de lo que está escribiendo». Cosa evidente pues los espacios están claramente identificados y las personas citadas aparecen con nombres y apellidos. El autor explica que su obra hay personajes reales, algunos que no vivirán ya en Granada, otros que no les gusta leer, y otro que ya han fallecido. Luis Fernando indica que «la novela no deja de ser un vómito, porque cuenta lo que ha retenido dentro, debido a que el rubor mortis le ha provocado el callarse muchas cosas. La obra comienza en un cortijo granadino en 2015 donde el protagonista reúne a sus allegados para desenmascararse y que conozcan a la persona con la que han estado conviviendo tantos años». Una obra muy granadina también en cuanto a los espacios en la que abundan las continuas apelaciones al lector, así como preguntas a sí mismo del autor que reconoce le caen mal las personas que afirman que no le ha llegado el momento de leer el Quijote. «Yo lo leí, bien leído, hará un par de años y ¡madre mía cómo es posible! Mi persona es distinta antes y después de haber leído el Quijote», comenta.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

VISITAR BLOG PERSONAL DE FRANCISCO GÓMEZ-SOTERRADO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *