Antonio Luis Gallardo: «He aprendido…»

 

Con el tiempo me he ido creando no un decálogo, sino una serie de pensamientos que me ayudan a seguir por esta senda tortuosa y difícil…

    • Que la vida es como un rollo de papel sanitario. Mientras más se acerca a su final, más rápido se va.
    • El dinero no te da categoría.
    • Son las cosas pequeñas y cotidianas las que hacen la vida tan espectacular.
    • Muy dentro de cada persona hay alguien que desea ser apreciado y amado.
    • Dios no lo hizo todo en un día. ¿Qué me hace pensar que yo sí puedo?
    • El ignorar las cosas, no las cambia.
    • Cuando quieres desquitarte de alguien, sólo permites que ese alguien continúe hiriéndote.
    • Es el amor y no el tiempo, lo que cura las heridas.
    • La mejor manera que existe de crecer, es rodearse de personas que sean más listas que yo.
    • Cualquier persona que conozcas, merece ser saludada con una sonrisa.
    • No hay nada más dulce que dormir con tus nietos y sentir su respiración en tus mejillas.
    • Nadie es perfecto hasta que te enamoras de él.
    • La vida es dura, pero yo soy más duro.
    • Las oportunidades nunca se pierden, las que tú desperdicies, alguien las encontrará.
    • Si albergas amargura, la felicidad buscará otro sitio para albergarse.
    • Me hubiera gustado decirle a mi padre que lo amo, una vez más, antes de que muriera.
    • Uno debe mantener sus palabras suaves y tiernas, porque el día de mañana tendrá que comérselas.
    • Una sonrisa es la forma más barata de mejorar tu apariencia.
    • No puedo escoger cómo me siento, pero sí como actuar al respecto.
    • Cuando un bebé recién nacido te agarra un dedo con su mano, te ha agarrado para toda la vida.
    • Todos hablamos de democracia, pero no la practicamos, por eso defiendo a la alcaldesa de Salobreña, la mayoría le ha votado. Dentro de dos años que voten otra opción.
    • Todos quieren vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad y crecimiento ocurren mientras estás escalándola.
    • Sólo debes aconsejar en dos circunstancias, cuando te lo pidan y cuando la vida de alguien corra peligro.
    • Mientras menos tiempo tengo para trabajar, más cosas hago.

Podríamos estar horas y horas con estas frasecitas o pensamientos, pero la vida está también en la calle y yo quiero apurarla; alguien dijo… “El tiempo ya pasó, el tiempo es ahora, el tiempo también será. Conclusión: aún hay tiempo”.

Este domingo, creo que os metido un verdadero rollo, pero si alguien se siente identificado con alguno de los pensamientos, ya me doy por satisfecho.
Un abrazo para todos aquellos que piensan como yo y por supuesto para los que discrepan de mí.

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *