Carmen Bedmar presenta en Che Buenos Aires (Jun) su primera novela, ‘El valor de una promesa’

Por el lugar y fecha no es una presentación al uso, pues tendrá lugar el domingo, a las 19 horas, en Che Buenos Aires (C/ Cervantes 1, Jun). Nos referimos al acto público para dar anunciar la salida de la novela ‘El valor de una promesa’ (Ed. Artificios) de Carmen Bedmar que estará acompañada por la periodista y autora del prólogo, Brígida Gallego-Coín. Ana Morilla, su editora, nos presentaba a la autora como «una mujer encantadora, sobrina de Benítez Carrasco», en tanto que de su obra afirma que «se trata se una novela coral ambientada en Brasil, Escocia y Sudáfrica, en épocas distintas y que aborda las injusticias sociales, el apartheid, el trabajo infantil, la incorporación de los esclavos a la libertad, etc.». Después habrá un espectáculo con los bailarines y coreógrafos Débora Godoy y Carlos Guevara.

Carmen Bedmar, nacida en Madrid e hija de granadinos donde regresó hace 14 años, reconoce estar un poco nerviosa por la inminencia de la presentación, situación que compara con los días previos de su boda. De su opera prima indica que «está hecha en base a mi madre, una mujer luchadora como las mujeres de su generación, con unos valores que le ayudaron a superar guerras y posguerras y que llegada a una edad no entendía o no soportaba lo que estaba sucediendo en la sociedad». Tambiñen comenta que su madre «primero leía las historias, luego cuando se empezaba a cansar se las leía yo, pues quería darle una mayor dignidad y mantenerla con cierta calidad mental y conectada con el mundo. Ella murió un poco antes de terminar la novela». Obra que fue a parar a un cajón, hasta que llegó un momento en el que se planteó que no tenía sentido dejarla guardada.

De las protagonistas Mary, Dora, Elisa, indica que simbolizan las alianzas que se van formando a lo largo de la vida, pues a pesar de ser de distintas edades y lugares tienen la conexión de ayudarse mutuamente y de escucharse. «Poseen el valor de la generosidad ante la vida y del ser humano sin importarle procedencia, color o estatus». De Clotilde explica que «representa igual que el personaje italiano que está en África y que no ha tenido hijos pero siente que la capacidad de adopción es como un don divino o ley natural que si una mujer no puede cualquier niño se convierte en suyo propio». La justificación de que la obra discurra en espacios tan distintos guarda relación con el negocio de diamantes y la esclavitud en Sudáfrica. Respecto a las promesas Carmen afirma que en la actualidad se hacen con la misma facilidad que no se cumplen. «No hay un compromiso, antes la gente se daba la mano y eso iba a misa», apostilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *