Crónica de un desastre anunciado: el derrumbe de la Alcazaba de Zújar

Con el último y gran derrumbe de nuestra histórica Alcazaba de Zújar hemos vuelto a ser noticia nacional por la suma de incompetencias acumuladas con el paso de los años. La Junta dice que la responsabilidad es del Ayuntamiento, el Ayuntamiento que es de la Junta, los perjudicados (que somos todo el pueblo, no solamente los dañados), que por los unos y los otros nuestro patrimonio derrumbado y nuestra histórica Alcazaba a la suerte de Alá… La mayoría no creemos ni a la Junta ni al gobierno local porque nuestros políticos se lo han ganado a pulso… Dios da pan duro a quien no tiene dientes, y no será porque la pobre Alcazaba, a pesar de ser de tierra, piedra, tener alma y aguantar por tantos siglos la desidia de unos y otros no nos ha dado avisos.

Quizá con su alma desengañada nuestra Alcazaba nos avisa de que ya no puede más; que se está muriendo, que no la merecemos, y esta es su forma de llamarnos para que de una puñetera vez alguien con sensibilidad tome las riendas, porque no la han abandonado por falta de medios, sino por falta de interés. Con la mitad de lo que nuestro Ayuntamiento ha gastado en mejoras en el desastre de la Amarguilla, por ejemplo, habría dado de sobras para encargar proyectos de regeneración que luego se podrían haber recuperado a través de subvenciones. Si dicen lo contrario mienten.

La realidad la sabemos todos: a la Junta no le importa nuestra Alcazaba y a nuestro ayuntamiento tampoco por lo que es nuestro principal monumento histórico con más de 600 años de historia y que fue crucial en la Conquista de Granada. Ahí tenemos lo poco que queda de la Alcazaba en su eterno calvario por la dejadez histórica local y autonómica. Y no será porque no viene avisando de su estado y descomposición, pero es que no puede ser de otra manera cuando hasta su posible entrada está taponada por un cercado tipo corral de bloques de cemento. Nadie con poder se ha planteado encargar a expertos históricos y arquitectos un proyecto de regeneración, pero de verdad…. ¿Para qué?

Para qué invertir unas decenas de miles de euros en proyectos e intenciones, si se pueden dedicar cientos de miles en proyectos fallidos o en obras injustificadas. Para qué invertir en Cultura y en monumentos que pueden ser a la larga fuente de ingresos a través del turismo. No es culpa solamente del actual gobierno municipal, aunque sí tiene mucha porque entre sus integrantes están los que desde hace 12 años han preferido gastar en obras faraónicas fallidas y en otros menesteres innecesarios. Los culpables somos todos por nuestra falta de cariño y orgullo por lo verdaderamente importante para nuestra Villa. Claro que quien conozca nuestra sociedad sabe que es muy difícil hacer algo por nuestro pueblo sin ajustarse a la aceptación de grupos enquistados, pero la suma de muchos luchando por nuestro patrimonio y futuro siempre será superior a la suma de pocos… Y de eso sabemos todos.

La vida sigue. Ahora todos a justificar lo injustificable, alguna/o a publicar tonterías sin sentido en algún medio disimulando la realidad, pero hay que ser optimistas porque no todo tiene que ser malo: tal vez en su sabiduría infinita las piedras milenarias de la Alcazaba y la tierra prensada de sus cuevas nos estén dando la última oportunidad para que perduren otros cientos o miles de años no solamente en los libros de historia, sino a la vista, disfrute y negocio de parroquianos y foráneos.

ANTONIO MEDINA GUEVARA

  INFORMACIÓN RELACIONADA:

Recogida de firmas para DEFENDER EL PATRIMONIO DE LA ALCAZABA DE ZÚJAR Y APOYAR A LOS AFECTADOS POR SU DERRUMBE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *