Vehículos singulares, 99: Manuel Ruiz y su Ford Granada Ghia 2.8i de 1984

Hacía tiempo que le habíamos echado el ojo pero por diversas razones no había sido posible concertar una cita con el ilurquense Manuel Ruiz, propietario de un flamante Ford Granada matrícula de Granada, pues se pueden contar con los dedos de una mano los que están circulando en tan perfecto estado. Pero el momento llegó y tuvimos la oportunidad de recoger los datos necesarios para la realización de este reportaje, así como de realizar un pequeño recorrido para la localización de la fotografía principal y comprobar el estado impecable del vehículo, además de grabar en vídeo algunas imágenes, con punto de partida en la puerta de Talleres Manuel Ruiz, localizado en el km4 de la Carretera Granada, primero por el centro de Íllora, entorno de la iglesia de la Encarnación y posteriormente por las afueras con la intención de que se viese el castillo de la localidad para retornar al punto de partida donde se aprovechó la rotonda cercana a los talleres.

A Manuel Ruiz que en la actualidad tiene 55 años y es propietario de un taller de mecánica y el concesionario de Ford en Íllora, la pasión por el mundo del motor le viene de lejos ya que su padre comenzó en este sector en los años 50 del pasado siglo. Del vehículo protagonista nos cuenta que fue matriculado en 1988 y que él se lo compró a su primer propietario en 1988, «debido a que era una persona mayor y se le hacía demasiado grande por lo que decidió cambiarlo por un coche más pequeño. El coche estaba en un estado impecable pues no tenía ni los 9.000 kilómetros. En la actualidad tiene los 45.000», cuenta. A continuación nos ofrece algunos detalles sobre este modelo Ghia, de la gama más alta de Ford, dotado con un motor 2.800 inyección y con un equipamiento muy superior para la época como ventanilla en el techo, elevalunas y aire acondicionado. También sorprende por sus dimensiones pues alcanza los 4,76 metros de longitud. Respecto al consumo señala que ronda los 9-10 litros a los cien kilómetros.

Interior del Ford Granada de Manuel Ruiz / A. ARENAS

Pero si hay algo que nos llama la atención es la manera de mimarlo pues lo tiene en un sótano con una temperatura estable de unos 16-22 grados y siempre cubierto a lo que añade «lo tengo subido en unos borriquetes para que los neumáticos y suspensiones no sufran». Tras comprarlo en los primeros años realizó algunos viajes a Madrid, Barcelona o los Pirineos pero a partir de 1993 “apenas ha andado”, tanto es así que desde el año 2000 a la actualidad, la distancia recorrida en el entorno, algún que otro domingo, roza el millar de kilómetros. Lo cierto es que cuando lo hace llama la atención pues además de las pocas unidades que se pueden ver en circulación cuenta este vehículo con un atractiva línea. También señala que aunque no lo sabe con seguridad, «pero creemos que fue el último de esta marca y modelo matriculado en la provincia de Granada». Por si a alguien le ha despertado las ganas de comprarlo, su propietario aclara que no está en venta. Así mismo, explica que hasta la presente no hay mucho problema para conseguir piezas de recambio fuera de España y que todo lo que tiene «es 99 % original». Cuando le interrogamos acerca de hacerlo histórico nos comenta que no lo ha pensado, «tal vez si fuera una matrícula de otra provincia pero siendo de Granada».

Manuel Ruiz y su Ford Granada, ante la iglesia de la Encarnación de Íllora/A. ARENAS

Las dos épocas del Ford Granada

En una primera écpoca fue fabricado por Ford Europa en la ciudad alemana de Colonia y en la inglesa de Dagenham desde marzo de 1972 a 1985. El Ford Granada sustituyó al modelo Zepphyr británico y a la serie P7 alemana en la oferta de Ford para Europa. Al principio los modelos inferiores se llamaron Ford Consul debido a una demanda del grupo empresarial Granada Group que fue recurrida por lo que la Ford pudo registrarse esta marca y sus coches fueron llamados así a partir de 1975 siendo muy utilizados como taxi, vehículos de flota y coches patrulla. Una versión del coupé se vendería en el Reino Unido asociada al acabado Ghia.

Esta primera versión sería sustituida por una segunda durante los años 1977 y 1985, siendo su sucesor el Ford Escorpio en los mercados europeos, aunque en el Reino Unido prosiguió denominándose Granada hasta 1994. De motor de gasolina se fabricarían versiones 1593, 1699, 1993, 1999, 2293 y 2792 cc y tres de diésel de 1948, 2112 y 2498 cc, de 54, 63 y 69 CV. La mayoría de Ford Granada de esta generación que ha llegado hasta nuestros días luce la parrilla pintada del color de la carrocería propia del diseño de 1981, en tanto que los anteriores poseían una parrilla de color negro. El modelo 2,8i fue inmortalizado en la serie de televisión ‘The Sweeney’.

Ver vídeo de este vehículo en CANAL TAMAYO

Próxima entrega: Los cien primeros vehículos singulares

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *