Vehículos singulares, 104: José María Lozano García y su Seat 124 Sport Coupé 1800 de 1975

Serón es un bello pueblo de la provincia de Almería, localizado a 86 kilómetros de la capital y a 125 de Granada, a 822 metros de altitud y con una población en 2016, de 2.135 habitantes. Aunque tiene fama por la calidad de sus embutidos y jamones, lo que nos ha llevado a esta localidad ha sido un Seat 124 Sport Coupé 1800 de 1975, propiedad de José María Lozano García, natural de esta localidad donde nació hace 36 años, funcionario de profesión y secretario del Club de Coches Clásicos del Altiplano ‘Villa de Caniles’, desde 2009. Fue su presidente, José Antonio Pérez quien nos lo presentó e hizo posible éste y otros reportajes, unos ya publicados y otros pendientes que irán saliendo en las próximas semanas.

«El interés por los coches clásicos se lo debo básicamente a mi padre, un gran aficionado al mundo de motor que siempre ha tenido un 124, un R8 y un 1430. Yo lo recordaba desde chico, de hecho mi historia con esta marca y modelo arranca porque él compra uno y me dice que va a ser para mi, aunque por circunstancias de la vida lo tiene que vender y en ese momento decido que cuando sea mayor me compraré un 124», explica mientras le entrevistamos en el interior de este vehículo considerado el deportivo de lujo español de la época y el primer modelo fabricado en nuestro país en adaptar, de serie, un cambio de cinco velocidades. En este «sueño cumplido» tuvo mucho que ver Pepe Moreno, dueño del museo del Ejido que lleva su nombre. «Este coche pertenecía a su colección privada. Hace mucho tiempo que le conozco y tras hacer varias visitas, en una de ellas le planteo que si quiere vendérmelo. Me gusta por la línea que tiene y su versión deportiva. A los pocos meses me llamó para decirme que me lo vendía en un lote con otro 124 que tenía del año 1969. Hicimos el trato y me subí los dos coches», comenta para explicarnos cómo llegó a sus manos.

Interior del Seat 124 de José María Lozano

También que le ha dado «más alegrías que penas», pues lleva una restauración completa, partiendo desde cero, dejando la carrocería pelada. «Desde el momento en que la termino en 2012, lo estreno en la concentración anual del Club Villa de Caniles. Estoy muy satisfecho aunque claro hay que estar encima de él, porque siempre van saliendo cosillas, pero en general lo disfrutamos mucho mi mujer y mi hijo, Pablo», indica al tiempo que añade que participa en todas las salidas que pueden del club, así como de otros clubes de la zona. Mientras conversamos observamos que el cuenta kilómetros marca 23.881 Km. «Como se desmotó entero podríamos decir que lo estamos estrenando. Cuando lo saqué después de restaurarlo marcaba unos 18.300, así que desde que lo tengo le habré hecho unos 5.500 km», indica. También que a su hijo le gustan bastante los vehículos en general tanto de cuatro ruedas como los de dos, «ahora su pasión va por las motos, yo le tengo preparado el otro 124 para que el día de mañana, si él quiere, lo pueda terminar de restaurar para disfrutarlo». Por lo pronto en compañía de su mujer preparan como delegados la salida del Club a Nerja para «juntarnos todos y disfrutar». Igualmente nos cuenta la anécdota de la madera entre el puente central y el techo con que se lo encontró en una de sus visitas al museo de Pepe Moreno y es que resulta que se había utilizado en una película en la que iba subida en el techo del coche y Pepe Moreno se la puso para que no se le abollara, «aunque no he conseguido averiguar el título de la película».

Un deportivo de lujo español

«Según tengo entendido -explica José María- se empezó a fabricar en el año 1972 y estuvo en fabricación hasta el 75. Al parecer este modelo solo se fabricó en España, aunque seguía siendo licencia Fiat, pero el que se fabricaba más era el 1600 y este es un poquito más exclusivo español». También comenta que por los dos coches pagó 2.800 euros y que con la puesta a punto «se habrá pasado de los 12.000 euros». Lo cierto es que ahora presenta un aspecto impecable tanto por dentro (salpicadero, consola central, tapicería de asientos, paneles de puertas, cantoneras) como por fuera. En el proceso de restauración informa que el tema de mecánica siempre ha estado su padre ayudándole y su hermano también le ha echado una mano, así como varios amigos como Francisco de Grúas Cuadrado, «y lo que no he sabido hacer como es el tema de la chapa pues en Talleres Sergio de Benamaurel que han conseguido que se haya quedado en un estado bastante decente,si se tiene en cuenta cómo estaba». Así mismo, nos informa que de esta marca y modelo «hay muy poquitos por la zona, alguno en la provincia de Almería, en Caniles había uno pero lo vendieron a alguien que vive en Barcelona y ahora un socio nuestro de Baza tiene uno en proceso de restauración. En este estado puedo asegurar que he visto muy pocos, sobre todo por tema de salpicaderos que casi siempre tiene alguna fisura. Como podéis ver está perfecto, es el suyo original, es raro encontrar en tan buen estado». Con cuatro cilindros en línea en posición delantera; de 1756 cc y 118 CV. Su depósito tiene una capacidad de 45 l y un consumo medio de 11 l/100 km., entre 9 y 10 según José María.

Próxima entrega: Óscar Bernabé Rodríguez y su camión Ebro de 1965

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *