Antonio Luis Gallardo Medina: «Un país de chiste»

Este es un país de chiste, se aplaude a rabiar a la Pantoja y a Messi, después de haber defraudado millones de Hacienda, sí esa que dicen que somos todos. Se compran libros a Belén Esteban y discos a Kiko Rivera, cuando ni siquiera hicieron el Graduado Escolar y encima alardean de ello. Se gastan miles de euros en votar en GH VIP a una panda de vividores que nunca en su vida han pegado un palo al agua.
Hemos creado un pueblo totalmente embrutecido, inculto y que encima hace gala de ello, al que solo le basta ponerle Paquito el Chocolatero, una corrida de toros, un partido de futbol, un sermón de misa dominical y un mitin de Pedro Sánchez la noche que no ha digerido bien la tortilla de patatas que se cenó con el Iglesias.

Reconozcámoslo ya, este es un país de chiste, pero de chiste tosco y grosero, donde los políticos se sirven a manos llenas y mientras la prensa los jalea, ellos siguen y siguen con sus fechorías. En donde la monarquía, hace tiempo que dejó de impresionarnos de tanta Infanta e Infantado.

Los problemas que tiene el pueblo, solo son problemas el día que salen los datos del paro o la encuesta del CIS, mientras, el resto de los días hacen cola en a la puerta de los Bancos de Alimento o se encadenan a una ventana para evitar les echen de su casa.

Para más inri, cada cuatro años, hacen la recreación teatral de la democracia y montan el teatrico de las elecciones, para así contentar al más díscolo y entonces surgen los mercaderes vendiendo ese pescado podrido y hediondo que ya me parece a mí, pocos quieren comprar.

Ya lo decía Julio Verne, todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad. Hagamos pues que todos nuestros sueños se hagan realidad, o al menos intentémoslo. Si no hay justicia para el pueblo, que de una vez por todas no se nos mientan más.

Ya lo decía Julio Verne, todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad. Hagamos pues que todos nuestros sueños se hagan realidad, o al menos intentémoslo. Si no hay justicia para el pueblo, que de una vez por todas no se nos mientan más.

Pues al final solo hay tres clases de gente, las que se matan trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse (Benedetti). Siempre es bueno tener algo de revolucionario, aunque solo sea el espíritu.

Este jubiloso jubilado anda un tanto revuelto y con ganas de gresca, pero como ha ocurrido otras veces seguro se pasa y me dedico a mis cosas. Mis relatos de IDEAL EN CLASE, mi libro siempre inacabado y mis charlas de taberna con mi amigo Pepe que tanto me gustan.

Pero hoy, yo me voy para la Concentración de la Plaza del Ayuntamiento para ver si de una vez por todas nos ponen el metro, el AVE y todo lo que necesitamos, ¿te vienes?

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *