Alumnos de la EFA El Soto participan en las Jornadas de Acción Rural, en el Pirineo aragonés

Un grupo de alumnos de la EFA El Soto ha participado en las Jornadas de Acción Rural en el Pirineo aragonés. Durante una semana han convivido con alumnos del medio rural de toda España. Hubo tiempo para la exposición de ponencias, para el deporte y para el senderismo. Han sido unos días de descanso para volver más morenos, con nuevos amigos y conociendo la belleza del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Muchas sensaciones que han llenado estos días de un descanso formativo y de una experiencia gratificante que hay que repetir el año próximo. Para poner la guinda, las jornadas finalizaron con un concurso gastronómico en el que se degustaron delicatesen de toda la península: desde jamón de ibérico extremeño, distintos quesos manchegos, hasta las berenjenas de Almagro. Ha sido –además- un delicioso paseo por la gastronomía nacional a la sombra del Pirineo. 

La edición de este año se desarrolló desde el 24 al 30 de junio. Las mañanas se dedicaron a la exposición de las ponencias de estudio. El tema de esta edición ha sido “Solidaridad ante la pobreza: conéctate a las periferias”. Los trabajos de alumnos procedentes de “Escuelas Familiares Agrarias” de toda España, han sugerido numerosos planteamientos e iniciativas de ayuda al desarrollo y de superación de la pobreza.

Los de la EFA El Soto han estudiado los orígenes de la pobreza a lo largo de la historia, así como las instituciones públicas y privadas que han hecho y hacen frente a lo largo del tiempo para erradicar esta lacra. En este análisis se ha puesto el acento en la existencia de una pobreza latente en las grandes ciudades del mundo y en la despoblación del mundo rural en España y en otros países desarrollados. Otra parte del trabajo ha fijado la atención en diversos inventos que han resuelto graves problemas en países pobres. Y se ha concluido con la idea de que todos podemos ayudar a resolver esta lacra evitando mirar a otro lado. La solidaridad es sin lugar a dudas el motor que más ha hecho y hace para mitigar las grandes necesidades de los hombres.

Como otras ediciones no faltaron las visitas a los principales espacios naturales protegidos más cercanos como el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural Poset-La Maladeta, o la Reserva Natural de Néouville en el Pirineo francés. Ni tampoco algunas visitas técnicas relacionadas con la ganadería como fue la visita a una de las granjas de vacuno más grandes de España: la Granja de San José, o la que se realizó a la Bodega “Sommos” situada en el Somontano.

Estas Jornadas han sido una actividad magnífica que ha servido para descansar de un modo formativo, para conocer un rincón maravilloso de nuestra península y para el enriquecimiento personal de un grupo de jóvenes en un grato ambiente de convivencia.

Ángel Henares

VER GARLERÍA DE IMÁGENES:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *