Alumnos del IES Salduba de San Pedro de Alcántara (Málaga) aprenden geografía con los libros de Salva Rodríguez

Javier Vela Arévalo es profesor de Historia e Historia del Arte en Instituto Salduba, en San Pedro Alcántara (Málaga). Este curso ha aprovechado los libros de Salva Rodríguez, granadino que dio la vuelta al mundo en bicicleta, para impartir sus clases. «Los primeros resultados nos han dejado boquiabiertos, muy especialmente, por los alumnos que tenían abandonada por completo la materia». Para demostrarlo nos ha enviado algunos de los textos redactados por sus alumnos y mapas mudos que han completado. Sus comentarios no pueden ser más explícitos: «.. lo de ir en bici por todo el mundo lo veo impresionante y muy arriesgado a la vez, pero me alegro que él lo haya conseguido y pienso que es un ejemplo para mucha gente. Algún día me gustaría tener la valentía que tuvo y tiene él y hacer grandes y locas aventuras».

Javier Vela explica que el tema de las clases ha sido una experiencia muy gratificante, tanto para él como para el alumnado y, aunque en este primer año el desarrollo de las mismas ha sido en gran parte improvisado, «visto el resultado me he propuesto organizarlo un poco de cara al curso que viene. El plan, tal y como lo he seguido en el último trimestre, ha sido el que te detallo a continuación:

Siguiendo el itinerario del primer viaje de Salva, África, hemos ído avanzando a su paso organizando la clase según un esquema muy simple, a saber:

  1. Mapa detallado del país o países que atravesaba.
  2. Cinco minutillos durante los cuales veíamos algún vídeo musical referente a esa zona (algo de Salif Keita, vídeos del tipo FOLI there is no movement without rythm, música de Mali, senegal, etc….)
  3. Identificación cultural de la zona (religión, sistema político, idioma -nos detuvimos un poco más en escuchar frases en wolof, dado que los comerciantes del mercadillo que se instala los jueves junto al instituto proceden en su mayoría de Senegal o Gambia y les hizo ilusión aprender alguna frase útil en esa lengua).
  4. Lectura en común de la parte correspondiente de los libros o del blog de Salva. Mientras se leía en voz alta (cosa que les viene, por cierto, de maravilla), se iban entresacando las palabras clave, que pueden ser palabras pertenecientes a cualquier ámbito vital, desde economía, costumbres, folklore, religión….hasta fauna, enfermedades, aspectos pintorescos de cualquier índole, etc… Una vez hecha la relación de esas palabras, entrábamos en la web para buscar ampliarlas. De ese modo vimos vídeos de todo tipo acerca de aspectos de lo más variado, desde climatología, orografía, extensión de determinadas enfermedades graves y modo de combatirlas, aspectos históricos de especial relevancia, hábitat natural y curiosidades sobre los animales de la zona, etc….. Si se terciaba, los alumnos quedaban encargados, como tarea, de profundizar algo en casa sobre determinado aspecto (como ocurrió con la guerra entre Tutsis y Hutus, etc..) y, al día siguiente, ese pequeño trabajo se exponía en clase.
  5. Todas las clases terminaban con otra audición de música étnica (normalmente en vídeos de youtube), esta vez cantando algunos de ellos la pieza.

Bien, la sorpresa vino en los exámenes. Como en años anteriores, les entregué un mapa de África físico mudo y les pedí que lo rellenaran de memoria. Me extrañó, en el primer examen, que no me entregaran en blanco siete u ocho exámenes nada más comenzar; y más me extrañó que tocara el timbre de final de clase y siguiesen escribiendo (la segunda parte del examen era una redacción de tipo personal acerca de algunas cuestiones que hubieran llamado especialmente su atención sobre nuestro “periplo” africano. Luego, corrigiendo, me quedé perplejo y le envié fotos a Salva de los mismos, porque el acopio de datos que habían memorizado era de un nivel no visto jamás en este instituto (al menos, yo, como profesor, no lo he visto. Y son alumnillos de primero!)»

La experiencia no ha podido ser más positiva y algunos de sus pupilos manifiestan que «les encantaría conocer un día a Salvador para hacerle muchas preguntas. Y me gustaría llegar a hacer hazañas de magnitudes como las suyas».

PARA SABER MÁS DE LA VUELTA AL MUNDO EN BICICLETA:

UN VIAJE DE CUENTO DE SALVA RODRÍGUEZ

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *