Antonio Luis Gallardo Medina: «Salobreña dice ¡basta ya!»

Estimado Sr. Director de cualquier periódico:  Me dirijo a usted con la intención que estas líneas vean la luz en nuestro querido diario. De un tiempo a esta parte vengo observando y leyendo en el periódico cartas dedicadas a mi pueblo Salobreña, reportajes y hechos que acontecen en el municipio. Pero la mayoría de todas ellas tienen en común el denominador de queja, ausencia, denuncia y todo tipo de comentarios acerca de lo mal que está el pueblo.
Yo, que sigo el periódico a diario y leo todo lo que se publica de Salobreña, quiero decir que algunas de esas cartas tienen cierta razón.

Pero ya no sé si por edad o por andaluz y salobreñero para más señas, empiezo a ver fantasmas por todas partes. Ahora se trata de una bombona de fósforo aparecida en la playa y que ha sido necesaria explotar por parte de la Guardia Civil. Dicho lo cual, no sé qué intereses hay tras todo este tipo de misivas y reportajes dedicados a Salobreña. Como persona que quiere a su pueblo por los cuatro costados y que desea por todos los medios su progreso y excelencia, me siento realmente preocupado, pues otras misivas que hablan de las bellezas del pueblo, no aparecen publicadas.

Salobreña ha estado olvidada y abandonada por todas las administraciones local, en primer lugar, provincial, autonómica y por supuesto nacional. Siempre hemos sido la hermanita pobre de la costa tropical, sin poder competir con Motril o Almuñécar.

Salobreña ha estado olvidada y abandonada por todas las administraciones local, en primer lugar, provincial, autonómica y por supuesto nacional. Siempre hemos sido la hermanita pobre de la costa tropical, sin poder competir con Motril o Almuñécar. De un tiempo a esta parte se está intentando por el equipo municipal y por las circunstancias que nos rodean, poder iniciar el vuelo de esa bandada de palomas blancas que parece Salobreña.

Se ha terminado de arreglar el castillo árabe, se están acondicionando los terrenos para la próxima construcción de dos hoteles resort en la playa de La Guardia. Se quiere adecentar el apeadero de autobuses y ser un poco más acogedor y operativo. El Centro de Salud se quiere actualizar a los tiempos modernos. El casco antiguo, siempre asignatura pendiente, se quiere revitalizar. Hace poco se descubrieron aguas termales que podrían ser un reclamo turístico y de despegue para el municipio. Pues no, el destino ha querido que una bombona de fósforo aparezca en la playa, ya no sabemos si para asustar a la gente o como primicia de las fiestas de la Virgen del Carmen, pues sabido es el colorido rojo que da el fósforo en cuanto a señales marítimas.

Qué quiero decir con todo esto, que Salobreña tiene mucho que mejorar, pero por favor, no veamos siempre la botella medio vacía o vacía del todo. Demos un poco de confianza a que de una vez por todas sean verdad todas las iniciativas puestas en marcha. Ayer comentaba como un amigo maestro jubilado, que pretendía solo poner en las redes sociales lo positivo de Salobreña y, sin embargo, yo le decía que hay que ser realistas y poner lo bueno, regular y malo si lo hay, pero no contaba con las bombas de fósforo, con los ecologistas y sus banderas negras, con la marea rosa que llegó un día, con el paseo marítimo sin terminar y tantas cosas más.

Ya estamos cansados y queremos decir fuerte y alto ¡basta ya! Queremos de una vez por todas ser el pueblo acogedor y bonito que siempre fue, con sus sueños y con sus esperanzas siempre listas para ejecutarse, pero por favor que se pare ya.

Atentamente le saluda. Antonio Luis Gallardo Medina.

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *