Antonio Luis Gallardo Medina: «Los churros con chocolate, ¡qué ricos!»

 

Leía el domingo en el diario Granada Hoy que un tal Álvaro Salafranca, director general de Starbucks en España y Portugal acababa de inaugurar en Marbella un último establecimiento de la citada cadena cafetera y que en declaraciones a la prensa decía claramente, que “ojalá sobreviva el chocolate con churros” y tengo que confesar que se me atragantó el churro.

Cuando un magnate de estos negocios de hostelería y, sobre todo, de cadenas de servir el café hasta con patatas fritas se mete con nuestro querido y amado chocolate con churros, es para preocuparse, pues ignoro realmente cómo lo hacen, pero crean escuela en todos los tontos que imitan las costumbres americanas.

Alguien debiera hacer ya las gestiones para que nuestro gustoso chocolate con churros sea declarado alimento, comida, desayuno o merienda de carácter nacional.

Alguien debiera hacer ya las gestiones para que nuestro gustoso chocolate con churros sea declarado alimento, comida, desayuno o merienda de carácter nacional y en nuestro caso local, para preservar sus años de delicias que nos ha hecho pasar y los que nos quedan.

No, no se rían, ni es ninguna tontería, pues esto de las modas y más aun de los americanos terminan imponiendo sus gustos y sus miserias. Empezaron con las hamburguesas, siguieron con el pollo frito y ya van por todas las clases habidas y por haber del café.

Qué sería de nosotros sin el Café Futbol y su riquísimo chocolate con churros a las 7 de la mañana y de los churros de la cafetería Desi en el Zaidín en merienda a las 6 de la tarde, que ya hasta se han hecho solidarios y una vez al año recaudan el dinero para la Cruz Roja. Qué sería de los Festivales de Música y Danza, si después de oír al von Karajan no se tomara uno esos churros con chocolate en la Plaza Bibarrambla.

Sí señores, no es ninguna exageración el prohibir que el tal Álvaro Salafranca no se pase por la ciudad de Granada y mucho menos que se meta con nuestro producto local, pues entonces está en peligro nuestro gusto de cada día.

Los churros con chocolate… ¡Deliciosos! Normalmente se toman solos, aunque también suele ser un acto familiar y social, quedando para charlar y mojar el churro en el chocolate. Defendamos, pues lo nuestro.

 

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *