Vehículos singulares, 117: Rafael Soria y su Mercedes 340 Pullman de 1938

«Yo nací entre coches antiguos y me crié en el Club Al-Ándalus», explica Rafael Soria Herrera en el prólogo del libro ‘Semblanzas del Club de Automóviles Veteranos y Clásicos Al-Ándalus (Jaén), de cuidada edición de 2013, con pasta dura, profusión de imágenes y 260 páginas que recogen la historia, composición de juntas directivas, recuerdos y rallyes que han puesto en marcha este veterano club, principalmente la Ruta del Olivo y la del Guadalquivir. También incluye curiosos capítulos dedicados al papel de las mujeres y a algunos de sus socios más ilustres como José Antonio Palma, Jesús Morales, Eloy López Menchen, Pepe Rubia, Paco Abril y Francisco Gallardo. E igualmente se habla de su padre, Rafael Soria Sales, pues no en balde fue uno de los impulsores del club jienense que inició su andadura en 1980 y la subida al Ford A a Sierra Nevada, cuya primera edición tuvo lugar en septiembre de 2013.

Por esta trayectoria y por ‘las joyas rodantes’ que tienen sus miembros, hace tiempo que teníamos ganas de traer a esta serie vehículos veteranos y clásicos de la provincia de Jaén. Por fin, la oportunidad se nos ha brindado a principios de julio cuando el actual presidente y su hermana Lourdes, nos abrían las puertas de la nave en Mancha Real para mostrarnos los vehículos (y la pasión) que han heredado de su padre. Luego vino la elección de los tres coches seleccionados y la curiosidad de realizar la entrevista montados en el flamante Mercedes 340 Cabriolet D de 1938, en el trayecto hasta el Cortijo Villalta, propiedad familiar, con el soniquete de su motor en marcha. «Es un Mercedes 340 de 1938 que vino a España enviado por el gobierno alemán al gobierno español. Vinieron para los nuevos ministros del gobierno del Régimen que se instauró en aquella época», nos comenta a modo de presentación del vehículo.

Salpicadero del Mercedes 340 Pullman de 1938 de Rafael Soria FOTO: ANTONIO ARENAS

Así mismo, indica que la afición se la debe a su padre que llegó a reunir una colección de 15 vehículos. «A partir de los 70 comenzó a buscar coches, luego los iba reparando para conservarlos. En aquella época prácticamente te lo regalaban porque eran un estorbo que solo se aprovechaba para la chatarra. Con el paso de los años se han ido haciendo más interesantes. Eso ocurre ahora con los coches modernos de los 80, que si no tienes la visión de guardarlos irán a parar a la chatarra. Lo que se guarda es la historia», añade al tiempo que nos cuenta que la actividad profesional de su padre era la de industrial relacionado con el olivar. También que su afición por los coches hacía que, en una época en la que no existía Internet, allá a donde iba de viaje paraba en todos los cortijos y chatarrerías y, «siempre había algo, destrozado y lleno de polvo, pero él los compraba, prácticamente regalados». Señala que precisamente éste fue «el primer vehículo de su colección que adquirió en 1973 a un taxista de Linares, que lo utilizaba como taxi».

Interior del Mercedes 340 Pullman de 1938 FOTO: A. ARENAS

«Estaba en marcha pero necesitó alguna restauración en el tema de la carrocería», comenta. También que es un Mercedes de 3.390 cc, 6 cilindros en línea y cuyo consumo puede rondar los 9-10 litros a los cien kilómetros. Igualmente nos explica que el 340 posee cuatro marchas hacia delante y una hacia atrás, añadiendo un overdrive (marchas largas), que puede funcionar con todas las marchas, es decir, que puede ir con marchas cortas o marchas largas. Como curiosidad añade que este vehículo habrá participado en unas 20 ediciones de la Ruta del Olivo y debido a algún compromiso también ha servido para trasladar novias al altar,«aunque no es una cosa normal». De igual forma nos indica que «siempre ha ido magníficamente bien y nunca nos ha dejado tirados» y que conserva un vídeo grabado por su padre cuando él tenía unos tres años que le permite ver las cosas que cambió.

El Club Al Ándalus, la subida a Sierra Nevada y  la Ruta del Olivo 

Comenzaba la década de los 80 y el padre de Rafael, junto con un grupo de amigos a los que les unió su pasión por los coches veteranos, decidieron juntarse y formar el Club Al-Andalus. «Mi padre fue el presidente hasta el año 2000 que entró Paco Abril que lo presidió durante cuatro años. Después volvió a ser presidente mi padre hasta el 2010 y a partir de ahí entré yo como presidente que desde el 2000 había sido el secretario», explica Rafael. También que sería en 2013 cuando sería su padre impulsó la Subida en Ford A a Sierra Nevada, con la colaboración del Club Veteranos Granada y Club Al Ándalus de Jaén, para rememorar la subida de Juan José Santa Cruz en septiembre de 1935. «En la II Subida, celebrada en 2015, mi padre tuvo la mala fortuna de sufrir un mareo, quizás por la presión de la altura que le hizo desfallecer y darse un golpe fuerte en la cabeza y a partir de ahí estuvo diez días intentando luchar por la vida pero no pudo. Tenía 85 años». Como muestra de la actividad de su Club hace referencia a la Ruta del Olivo que se celebra el primer fin de semana de junio.«En 2017 ha sido la XXXVI edición en la que han participado 46 vehículos con un éxito de participación bastante importante puesto que han venido de Madrid, Cuenca, Valencia, Alicante, Ciudad Real y de toda Andalucía.

Próxima entrega: Francisco y Baldomero Delgado y su Chrysler 180 de 1978

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *