Antonio Luis Gallardo Medina: «¡¡¡Si me queréis, irse!!!»

¿Quién hoy en día no es miembro de alguna red social? La mayoría de usuarios de internet lo somos y es una tendencia que sigue creciendo a nivel provincial, local y hasta de cortijo. En las redes sociales como Facebook, las personas pueden elaborar un perfil que contenga la información básica del usuario, así como sus aficiones por la música, el cine, la televisión y hasta los higos chumbos si te gustan mucho. Podemos publicar eventos e invitar a nuestros amigos para que asistan.
Otra de las cosas que podemos hacer los usuarios de Facebook es subir fotos y opinar a la pata la llana si es que nos gustan o no. En Facebook también se dispone de un muro para hacer comentarios, preguntas o expresar nuestro estado a nuestros amigos. Por mi carácter, timidez u otras cosas siempre se me hizo cuesta arriba algunos comentarios, maneras y formas de estar en este medio, afortunadamente de vez en cuando me marchaba una temporada para desconectar y recargar baterías.

Hubo de todo, felicitaciones, halagos, mensajes secretos, amenazas, bloqueos, etc. Para todos aquellos que han participado con mis cosas…”Relatos de mis entretelas”, “Chorradas veraniegas”, Grupo “Juegos de antaño y hogaño”, Grupo “Vocabulario de Salobreña”, comentarios políticos, personales, sociales, etc. muchas gracias por vuestra colaboración, pues incluso aquellos que intentaron boicotear mis cosillas les doy las gracias por su empeño en mi persona.

Hace tiempo que comprendí que los míos no ganarían nunca, pues palabras como libertad, trabajo, respeto, dignidad, decencia, son demasiadas para poder asumirlas; pero es igual, yo respeto a todo el mundo, la amistad está por encima de ideologías políticas o de equipos de fútbol. Las ideas son muy bonitas, pero hay que ser consecuente con ellas y llevarlas a la práctica.

El Facebook ha llegado a un punto donde el exhibicionismo y el voyerismo es exagerado, aquí se exponen todo tipo de intimidades hasta lo que uno come y defeca. Hay que ser grupal y poner a casi todo “me gusta” pues si no entras en la lista negra. Primero te animan tus amistades a que te abras una cuenta, cómo una cuenta?, sí y un perfil; así mismo vas buscando amigos que te agradan que estén conectados con tus cosas y esos a su vez te van presentando otros y así hasta tener una retahíla de amigos enganchados a tus quehaceres diarios.

Más de una y más de dos veces he estado a punto de tirar la toalla, la cuchara y el ordenador, pues estos listillos se creen que uno ha estudiado en la Universidad de British Columbia (UBC) en Canadá, una de las mejores en informática; cuando toda mi vida en estado con Doña Nati y con los Agustinos y entonces os aseguro se hablaba de otras cosas más sencillas y atrayentes.

Unos te envían fotos de familia, otros fotos del pueblo, de flores, de ángeles, de frases, de política y los más osados te envían solicitudes de juegos raros, pero que muy raros.

Unos te envían fotos de familia, otros fotos del pueblo, de flores, de ángeles, de frases, de política y los más osados te envían solicitudes de juegos raros, pero que muy raros, quién sabe qué es Simcity Social, Wordox, Angry Words, etc. Pero pasado un tiempo, yo diría que bastante tiempo, ves que a esto del Feisbú le faltan cosas y pienso que cosas realmente importantes que debieran ser las que nos hicieran motivarnos aún más de lo que aparentemente lo estamos. Veamos cómo, solamente existen tres opciones para significar cualquier participación: me gusta, comentar y compartir. No hay más, no busques que no existen más.

Pero yo me siento huérfano cada día más, echo en falta una opción que diga… ¡me ha encantado encontrarte!, ¿dónde has estado todo este tiempo? ¿Qué fue de tu vida? ¡Cuánto me ha emocionado tu relato! y ya si pudiesen instalar otros botones o teclas que digan…¡me cago en tus muelas!, ¡vete a freír espárragos! sería la releche.

Por mi parte, solo he querido con estas líneas agradecer a todos aquellos amigos que figuran en mi Lista y a todos aquellos que sin figurar en la dichosa lista sí que lo están en mi mente y en mi alma, pues solo tengo palabras de agradecimiento por los buenos ratos que me hacéis pasar. Por vuestro apoyo en mis presencias y en mis ausencias, por estar ahí cada día alegrándome el día, para todos vosotros va mi cariño, devoción y agradecimiento.  Como dijo Lola Flores en la boda de su Hija Lolita…”si me queréis, irse”.

antonio-luis-gallardo  

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *