Vehículos singulares, 119: Francisco Polo Rivera y su Lambretta LD 125 de 1956

Nos encontramos con Francisco Polo Rivera en la VI Salida de Motos Clásicas ‘Ciudad de Granada’ celebrada en el Paseo del Salón el pasado 11 de junio, con motivo de las fiestas del Corpus, 2017. Allí, entre varias decenas de motos, llamaba la atención su Lambretta LD 125, por su llamativa presencia por lo que se convirtió en una de las más fotografiadas. Por ello, quedamos en vernos en su domicilio de La Zubia, próximo al IES Trevenque, desde donde realizamos un pequeño recorrido hasta Cumbres Verdes. Después nos contó algunos detalles. «La Lambretta es una moto muy rara de ver y llama la atención porque es muy bonita», nos comenta de entrada antes de añadir que «es una moto de diseño clásico del año 56». Sin lugar a dudas su buen estado de conservación y el color crema y granate, hace que llame poderosamente la atención. Según indica su propietario «venía en un solo tono pero a mí, por el diseño que tiene, me pareció más adecuado darle ese tono bicolor».

La Lambretta 125 LD cuenta con un motor monocilíndrico, de dos tiempos, 125 cc y 4 CV de vapor a 5.600 rpm que le permiten alcanzar los 75 km/h. Dotada de un chasis monocasco de acero, con suspensión delantera mediante horquilla telescópica y rígida -muelle en el asiento- la trasera, cuenta con frenos de tambor y depósito con capacidad de 6,3 litros, siendo su consumo medio de 2 litros a los 100 km/h y su peso, 88 kg. Entre los detalles de esta Lambretta destaca el sello de Eibar, lugar de fabricación, y el rulo donde se guardaba impuesto fiscal del ayuntamiento correspondiente al año 69, que equivalía a 150 pesetas. El primer propietario, funcionario del ayuntamiento de Granada, cuyo nombre se puede aún leer en una chapita, la tenía su casa de La Zubia donde el padre de Francisco participaba en una obra de albañilería. Al ver la moto le preguntó si deseaba venderla a lo que le respondió que se la regalaba hasta con sus cañas artesanales de pesca pues solía ir con la moto a distintos puntos, incluido la Costa granadina.

Detalle del logo y la moto con la caña de pescar de su anterior propietario FOTO: A. ARENAS

Desde que pasó a manos de Francisco ha vivido algunas anécdotas como el hecho de que se la quisieran comprar la primera vez que fue con ella a pasar la ITV. Francisco le ha dedicado mucho tiempo hasta dejarla en su actual estado, aunque juega con ventaja ya que estudió Formación Profesional, Grado Medio de Carrocería, en el IES Politécnico Hermenegildo Lanz. «Guardo muy buenos recuerdos de mis profesores, en especial de Manolo Montoya y de Justo. Llevo 12 años de chapista, siempre con la marca Seat, primero trabajé en en Alhambra Motor y desde hace cuatro años con Vigilsa. La moto empecé a restaurarla hará 4 o 5 años». Igualmente que suele asistir a bastantes concentraciones de las que se celebran en la provincia granadina, en especial las de Albolote e Íllora. Concentraciones en las que solo se he encontrado con otra Lambretta modelo LI de los años 80. También explica que ha visto otra en un escaparate de una tienda y que ha sabido que había algunas unidades con sidecar.

Detalle de las tasas fiscales de 1969 de la Lambretta Ld 125 de 1956 FOTO: A. ARENAS

Respecto a la restauración señala que «el motor hubo que hacerlo completamente, se rectificó el cilindro, se pusieron segmentos, rodamientos y embrague nuevos. Ahora espero llevarla a mi boda, para hacer un photocall y convertirla en una la estrellas. A mi pareja la he ido aficionando y me suele acompañar a las concentraciones, junto a mis hijas, de 7 años y 15 meses». También indica que le ha traído suerte a la familia pues asociando la dos primeras cifras de la moto y las tres últimas del Chrysler 150 GT del padre se compone el número 77380, al que jugaron a la lotería del jueves, tocándole un premio de 6.000 euros al décimo. Al parecer en Granada esta moto se vendía en Plaza Nueva, al lado de Alfa.

Francisco Polo pasea Lambretta Ld 125 por las calles de la Zubia próximas a su domicilio  FOTO: A. A.

Inspirada en las motos ‘Cushman’ americanas

La Lambretta debe su nombre a un pequeño río, el Lambro de Milán, afluente por la izquierda del río Po, que pasaba cerca de la factoría donde nació el eterno rival de la Vespa. Otros indica que el nombre procede del barrio de Milán, Lambrate, donde en diciembre de 2014 se le dedicó un monumento en una rotonda en la que confluyen la vía Lambretta, la vía Innocenti y la vía Piaggio. Esta marca tuvo su nacimiento en 1947 y se estuvo fabricando hasta 1979. El modelo 125 LD se considera una pieza de colección de la primera etapa de la firma fundada por el visionario Ferdinando Innocenti quien, junto a Pier Luigi Torre, se inspiraron en las pequeñas motos ‘Cushman’ que utilizaban los paracaidistas del ejército americano. Desde el principio su objetivo fue fabricar un vehículo simple, robusto, económico, fácil de conducir y con potencia suficiente para usarse a dúo. De este modelo se fabricaron 131.665 unidades entre 1951 y 1958. La filial española de Lambretta en España inició su andadura el 17 de junio de 1952, cuando empresarios vascos crearon “Locomociones SA de Lambretta” con sede en Eíbar. De aquí saldrían las primeras Lambrettas 125/150 D en 1954, a las que seguirían los modelos 125/150 LD. Esta factoría cerró sus puertas en 1989.

Próxima entrega: Torcuato López y su Mercedes 220 SE de 1963

VER VÍDEO EN CANAL TAMAYO

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *