Juan Antonio Díaz Sánchez: «En las tertulias del casino bastetano»

En el año 1835, al mecenazgo del Liberalismo, se fundó en Madrid el ‘Ateneo Científico y Literario’. Algunos de sus miembros fundadores fueron Ángel de Saavedra, duque de Rivas; Salustiano Olazaga, Mesonero Romanos, Alcalá Galiano..., personajes de la Historia de España que fueron baluartes de la corriente de pensamiento liberal que se estaba dando por aquellos años en una España que enterraba el absolutismo regio y abrazaba el constitucionalismo monárquico. Los ateneos han sido y son lugares para la cultura, contenedores de ideas, pensamiento y filosofía. Un ejemplo que podemos poner más cercano a nuestra región fue todo el sumergimiento cultural que supuso para Blas Infante –Padre de la Patria Andaluza, por reconocimiento y resolución unánime del Parlamento de Andalucía en abril de 1983− el Ateneo de Sevilla. Fue ahí, donde nacieran muchas de sus ideas sobre Andalucía y el andalucismo. Otros centros similares fueron los casinos culturales, cumplían las mismas funciones que los ateneos, de ellos podemos destacar el Real Casino de Murcia, el Liceo accitano o el Casino Bastetano.

La mayoría de estos ateneos, casinos, liceos…, en definitiva, centros culturales, tuvieron sus antecedentes en las Sociedades Económicas de Amigos del País, una institución dieciochesca, impregnada por el movimiento filosófico de la Ilustración y cultural del Neoclasicismo, y al amparo del Reformismo Borbónico que se dio en España hacia mediados del s. XVIII. En los pueblos más pequeños y ciudades medias, estas sociedades solían tener sus sedes en la primera planta de los Reales Pósitos, que eran obras civiles de la época de Carlos III, destinadas al almacenamiento, negocio y control del grano. Siguiendo el excelente trabajo realizado por los profesores Segura Ferrer y Valero Segura, los pósitos fueron “fieles testimonios del progreso agrícola y el afán regulador de la nueva dinastía borbónica”. Uno de los más claros ejemplos que podemos poner al respecto era la Sociedad Económica de Amigos del País de Baza, cuya sede estaba en la primera planta del Real Pósito de la ciudad. Respecto al pósito de la villa de Caniles no tenemos constancia de que fuese sede de Sociedad Económica de Amigos del País alguna, entre otras cosas porque en Caniles no se estableció dicha institución.

La Asociación “Casino Bastetano” fue fundada en la ciudad de Baza, con toda probabilidad, en 1866; aunque no fue hasta 1895 cuando adquirió el soberbio edificio en el cual se halló y se halla en la actualidad la sede social de dicha asociación, sita en la Plaza Mayor de Baza. Un casino decimonónico que fue testigo del paso de la Historia de esta ciudad y lugar de reunión de la sociedad bastetana. En este casino se reunían los señores de Baza para tomar café y fumar cigarros puros en las agradables sobremesas que todas las tardes, sobre todo las de fin de semana, tenía el Casino Bastetano. En éstas, los socios mantenían tertulias sobre la vida cotidiana de la ciudad, los acontecimientos locales que eran dignos de mención y los eventos nacionales que eran, cuanto menos, merecedores de opinión pública. Siempre era agradable mantener una amena conversación delante de un velador, al aroma de un buen café y el humo de un cigarro puro, disfrutando del juego de una interesante partida de billar francés, de ajedrez, dominó… Los socios también podían disfrutar del placer de la lectura puesto que el casino contaba con una interesante biblioteca de la cual hoy en día queda algún recuerdo. Se celebraron también en el casino grandes e importantes saraos con la asistencia de personas distinguidas de la acaudalada burguesía granadina y murciana, como hemos podido constatar en la prensa bastetana de la época que se encuentran en la hemeroteca de la “Casa de los Tiros” en Granada. Sin embargo, no todas las actividades que celebraba el Casino Bastetano eran de tipo lúdico-festivo o social-recreativo, sino que el casino también apostaba por la actividad, desarrollo y difusión cultural en la ciudad de Baza. Claro ejemplo de este fin podemos verlo en la conferencia que fue dictada por el ilustre historiador local, don Luis Magaña Visbal, autor de “Baza Histórica”, bajo el título de “El escultor bastetano José de Mora” el siete de abril de 1929. Muchas más conferencias y disertaciones sobre temas muy interesantes serían impartidas en dicho casino a lo largo de todo el siglo XX.

El Casino Bastetano es una asociación que aún pervive y no ha desaparecido como tantos otros de su época, en su afán de mejora y supervivencia.

El Casino Bastetano es una asociación que aún pervive y no ha desaparecido como tantos otros de su época, en su afán de mejora y supervivencia. Ha realizado varias apuestas por la cultura en la ciudad de Baza y su comarca. La primera es el taller de declamación y teatro que se ha consolidado en el salón de actos del casino. La segunda es el “I Ciclo Cultural. Casino Bastetano” que duró todo un curso académico, dicho ciclo consistió en la celebración mensual de una conferencia de Historia, mayoritariamente temas de historia local a cargo de prestigiosos y eruditos historiadores de la talla de Don Vicente González Barberán, Don Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Doña María Eulalia Miralles Lozano y Don Francisco Tristán, entre otros; o una lectura de autor, por lo general de poesía, en las que cabe destacar las llevadas a cabo por los poetas canileros, Francisco Domene y Francisco Arias. Otra actividad que se contempló en este ciclo cultural fue la exposición de pintura titulada “Retratos de amigos” a cargo del insigne artista bastetano Antonio J. Jaenada.

Es evidente por todo lo anteriormente expuesto que el Casino Bastetano y su junta directiva ha apostado y apuesta claramente por la difusión de la cultura en la ciudad de Baza y para la sociedad bastetana, en unos tiempos de crisis en los cuales cuando se habla de austeridad, recorte de gasto público y ahorro, lo primero por donde se empiezan a recortar inversiones es por la cultura. No obstante, el Casino Bastetano, consciente de la labor que debe y puede desarrollar según sus fines estatutarios, apuesta por la cultura, pues pese a la crisis los ponentes que participaron en el “I Ciclo Cultural” lo hicieron de una forma altruista y desinteresada; puesto que sabe que la cultura es el motor del desarrollo intelectual humano y contribuye a la construcción de una sociedad cívica cada día más cualificada y dotada de actitud crítica. Ahora, un nuevo horizonte cultural se abre también en los salones de este centenario y decimonónico casino, y es el que surgirá de la estrecha colaboración que llevará a cabo con el Aula de Poesía y Humanismo “Dama de Baza”. La cultura es patrimonio de todos y por ello todos, como ciudadanos, debemos de defenderla, contribuir a su difusión, a su estudio, conocimiento y enriquecimiento.

Ver otros artículos de:

Juan Antonio Díaz Sánchez 

Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *