Vehículos singulares, 120: Torcuato López y su Mercedes 220 SE de 1963

Muchos granadinos conocerán a Torcuato López por sus trabajos de metalistería, otros por su afición a la restauración de coches y motos clásicas. Entre su taller del Camino de Ronda y su vivienda en El Fargue tiene «para entretenerse» ocho coches, 45 motos y otras tantas bicicletas antiguas. Lo conocimos casi al inicio de esta serie, en mayo de 2015, pero delegó en su hija Vanessa y su yerno Sandro, impulsores de Vintage Granada, una empresa de alquiler de coches clásicos, que compartieron con nosotros el Citroën 11 Ligero de 1947 y una BMW con sidecar de 1939. También cedió su espacio a su buen amigo, el veterano motorista y mecánico que hizo otro tanto con su BMW R75/5 de 1976. En esta ocasión es protagonista es él y su soberbio Mercedes 220 SE de 1963. Precisamente la primera parte de la entrevista se la realizamos durante el trayecto entre El Fargue y la Abadía del Sacromonte.

Por sus primeras declaraciones supimos que el vehículo se lo compró hace una década a un señor que vive en Marbella, al parecer un persa de padres residentes en Estados Unidos. «Estuvo estudiando en Alemania y cuando acabó la carrera su padre le regaló este Mercedes que tiene cuatro faros delante o sea que era para EE.UU, aunque tiene el cuentakilómetros en kilómetros y no en millas. Lo tuvo allí y se lo trajo a España cuando se vino a vivir a Marbella», detalla antes de continuar explicando que es un Mercedes SE del año 63, de la serie W111. «Lo tenía guardado en una cochera y apenas lo cogía. Digamos que estaba más bien abandonado. Es un coche elitista que me ha encantado por su diseño. Era de color blanco y le había pintado las maderas con barniz de barco, ahora están inmaculadas pues se desmontaron para quitarle el barniz. Los cromados al estar en Marbella estaban muy mal por lo que se los he hecho nuevos. También le he pulido el motor que estaba muy feo y lo dejado limpio pues vale la pena echarle dinero pues se cotiza bien al ser de una serie muy corta». También indica que en Granada, había otro propiedad de Luis Tallón pero que vendió a un alemán hará cosa de un año, y que «no estaba tan bien restaurado. Igual que este pero cerrado, según tenga constancia, puede haber unos cuatro, pero ninguno descapotable».

Asientos y salpicadero del Mercedes 220 SE de 1963 de Torcuato López :: ANTONIO ARENAS

Una vez en nuestro destino continuamos la entrevista y Torcuato nos cuenta que para quitarle las capas de barniz de barco lo llevó a una empresa especializada que tras lijarlas le dieron el color que tiene ahora. También que tenía una radio normal y encontraría la suya en la Feria de Muestras de Madrid pagando por ella 600 €. Igualmente le compró un volante nuevo y su hija Vanessa y su yerno le han comprado la goma que va entre los dos cristales que les ha costado 120 €. Asimismo, el motor se lo ha repasado Paco Peso, en su taller de Maracena, porque cuando lo trajo «estaba en bastante mal estado y le puso un acople de válvulas. Le dio un repaso general y luego, yo en mi taller metalúrgico, le puse todos los tubos nuevos, le pulí la tapa de las válvulas, y le hice una restauración a mi gusto. Lo hacía al terminar la jornada en el taller y me daban las 10 o las 11 de la noche, o los sábados y los domingos, porque este es mi hobby». Tras su puesta a punto su hija se lo pidió para poder alquilarlo para bodas. Como es patrimonio familiar el padre accedió pues le parece acertado que «pueda sacarse unos dinerillos que le viene muy bien para el mantenimiento y que pueda pasar la ITV». En otras ocasiones ha sido el propio Torcuato el que se ha disfrutado del vehículo en sus salidas con el Club Mercedes al que pertenece o en viajes familiares a Málaga o Córdoba. Entre las curiosidades, la localización de la boca del depósito de la gasolina, bajo la placa de la matrícula o los parasoles que no tenía y que Torcuato ha buscado e instalado. También la bola de la palanca de cambios que era de color negro y que ha sustituido por otra blanca para que vaya a juego con el volante.

Vista del motor del Mercedes 220 SE de 1963 :: A.  ARENAS

Un vehículo que no pasa desapercibido

El Mercedes 220 SE Cabriolet 1963, Serie W111, es un vehículo salido de la factoría Daimler-Benz en su evolución a coches que publicitaría con el lema “Más largo, más bajo y más ancho” como representación del máximo lujo de la marca alemana. Este coche que cuenta con motor M127, de seis cilindros en línea y 2,2 litros de cilindrada, desarrolla 120 caballos vapor. Es un coche grande (Longitud: 4.880 mm, anchura 1.845 mm y altura 1.445 mm) y pesado (1.510 kg). El depósito tiene una capacidad de 65 litros. Su velocidad máxima es de 170 km/h, la aceleración 0-100 km/h la alcanza en 13,7 segundos y tiene un consumo medio de 11,2 litros a 100 km/h. El período de su fabricación abarcó de septiembre de 1961 a octubre de 1965. El número de unidades fabricadas fue de 2.729. Su tamaño y llamativa línea hace que no pase desapercibido, en especial cuando circula por la ciudad.

Próxima entrega: Lourdes Soria y su Chrysler Imperial de 1931

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO

 

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *