Joaquín de Alva y Tomás Martos exponen en Zócalo Arte de Ogíjares hasta el 28 de diciembre

Zócalo Arte, en el Torreón de Cotilla, de Ogíjares, no deja de sorprender a los visitantes. Este espacio, bellamente restaurado por Jorge Molina y Jacinto García Rodríguez, se ha convertido en virtud de un convenio con el ayuntamiento, en una dinámica galería por la que están desfilando grandes artistas. Buena prueba de ello es la doble exposición que hasta el próximo 28 de diciembre ocupa el histórico edificio y que lleva el título genérico de ‘La perfección en el dibujo’ y acoge en la planta baja y primera, 50 obras, entre pintura y esculturas, de Tomás Martos, motrileño afincado en Ogíjares que trabaja como profesor de Secundaria en el IES Jaroso de Cuevas de Almanzora (Almería), en tanto que la segunda, recientemente abierta, está ocupada por 32 cuadros hiperrealistas pintados a bolígrafo por Joaquín de Alva Marín. Muestra que se puede visitar en horario de lunes a viernes, de 19 a 21 h.

Como en todas las inauguraciones, Jacinto García es el encargado de abrir el acto y tras saludar a los presentes, en este caso, la práctica totalidad del equipo de gobierno, artistas y aficionados al mundo del arte, amenizó su intervención con algún dato relacionado con el edificio para lo que recurrió al historiador Henriquez de Jorquera y al escritor Washington Irving, a la que añadió la curiosidad de uno de sus últimos ocupantes, una modista sordomuda, Virginia Rosales, guapa e inteligente, que afirmaba pasaba las noches «oyendo caballería y lucha».

Estéfano Polo y Jacinto García, durante la inauguración ::A.A.

A continuación explicó que «nada es producto de la casualidad, en Zócalo Arte mimamos las obras de los artistas y la conveniencia de utilizar una luz para resaltar el valor artístico de la obra, además de crear zonas de sombras y luz para animar a los espectadores a meterse en la obra», para concluir comentando su experiencia negativa en el Centro Cultural Gran Capitán por esta cuestión.

Numeroso público acudió a la inauguración de esta doble exposición ::A. ARENAS

Seguidamente dio unas breves pinceladas de los dos artistas. Así, afirmó que «Tomás Martos es un magnífico dibujante que tiene su punto de inspiración en su mente. Por el contrario, Joaquin de Alva ve la realidad que pinta, Ambos consiguen un máximo de calidad».

Alejandro Gil junto al retrato a bolígrafo que le realizó Joalquín de Alva :: A. ARENAS

A continuación intervendría el concejal de Cultura, Estéfano Polo, quien manifestó que «es un lujo contar con vosotros, sin duda es una de las mejores exposiciones que ha tenido Zocalo Arte». Por su parte, Tomás Martos indicó que «no me gusta hablar de mi obra, prefiero que lo hagan los cuadros» en tanto que Joaquin de Alva recordó la frase que ha convertido en lema:«Si veo algo que me emociona no lo comento, simplemente lo dibujo». También intervino Alejandro Gil, uno de sus últimos retratados por Joaquín que a sus 13 años se ha metido en el papel de Lorca y con un fragmento del poema `La cogida y la muerte’ puso a más de uno de los presentes el vello de punta.

Tomás Martos junto a su familia y varias de sus pinturas y escultura expuestas en Zócalo Arte :: A. ARENAS

Tras el acto tuvimos la oportunidad de hablar con cada uno de los artistas y así, Jacinto, delineante jubilado, nos contó que su preferencia por el dibujo a bolígrafo se debe a que «es una técnica muy limpia, todo es a base de líneas, Bic grueso para las zonas de más intensidad, Bic fino para los detalles. Primero hago un boceto a lápiz, después empiezo con las capas de línea con un bolígrafo. Es un trabajo concienzudo y lento pero es lo que me gusta».

Cuadros y escultura de Tomas Martos y el león del Partal pintado a bolígrafo por Joaquín Alva: A. ARENAS

De entre sus obras preferidas señala ‘La matriarca’, al tratarse de una mujer con unas manos muy trabajadas que sostienen un libro, a cuya realización dedicó tres semanas a una media diaria de cinco o seis horas. Su afición arrancó en su etapa adolescente al contemplar los grabados del Quijote realizados por Gustavo Doré. «El 90 % de mi obra es dibujo en blanco y negro, en toda la exposición solo tengo uno en color», explica este artista que viene gastando, desde 2010, una media de entre 30 y 40 bolígrafos al año.

El público asistente sigue con atención las palabras de Jacinto García, durante la inauguración ::A.A.

Por su parte Tomás Martos nos explica de su exposición ‘Cuentos para Leo Tuvsen’ que este es un personaje inventado y que «en realidad son ilustraciones para un cuento que aún no se ha escrito». También que las seis esculturas que presentan están realizadas en madera, bronce y un vaciado en cemento. Este profundo admirador de Picasso indica que las obras de esta serie las ha realizado en la última década.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA REALIZADA A JOAQUÍN DE ALVA Y TOMÁS MARTOS:

Ir a descargar

Ver NOTICIAS RELACIONADAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *