Pavel Gavryushov, constructor moscovita de guitarras españolas afincado en Granada, tiene lista de espera de seis meses

La palabra luthier es un galicismo que procede de luth (laúd) y que en español se utiliza para denominar a la persona que construye o repara instrumentos musicales de cuerda. Este es el oficio que Pavel Gavryushov desarrolla en Granada. Cuenta que aprendió el oficio de dos grandes maestros en su país hace 18 años y que lo ha desarrollado en Moscú y San Petersburgo, los últimos tres años en Almería y desde hace siete meses en Granada, concretamente en el Barrio del Realejo, en la calle Solares, esquina con Molinos.

Cuando le preguntamos cuántas guitarras han salido de sus manos responde que «al año año hace un máximo de 6 u 8 guitarras. Mi filosofía es la de construir guitarras de alto nivel y eso requiere mucho tiempo». De hecho sólo trabaja por encargo«por lo que son únicas y exclusivas» e indica que tiene una lista de espera de medio año pues hay que tener en cuenta que en cada guitarra invierte en torno a un mes y medio. En cuanto al proceso que sigue informa que él comienza por la tapa que debe estar «limpia, sin huecos y sin manchas». Sobre ella se pegan las barretas, después construye el mástil con su puente y el diapasón. Todas las piezas las va uniendo utilizando como soporte la solera. También vemos la rosetta, ornamento que se coloca alrededor de la boca, hechas a mano por un compatriota, que considera las «mejores de todo el mundo».

Pavel en su taller de la calle Solares :: A. ARENAS

Respecto al secreto para hacer una buena guitarra señala que no es otro que tiempo y materiales de alta calidad. También que se necesita saber física, acústica, matemáticas y tener experiencia, por lo que recomienda «mucha práctica y mucho tiempo para aprender. También leer muchos libros».

En referencia a la madera indica que para la tapa utiliza la de abeto europeo (Picea abies) o cedro rojo (Thuja plicata); para el fondo y los aros palosanto de Madagascar (Dalbergia Baronii) o de Brasil (Dalbergia Nigra). Para pegar las distintas partes solo utiliza laca natural a base de cola natural de pescado (esturión) muy duradera y piedra pómez como tapaporos. «Es importante el uso de cola animal que traigo de Rusia pues tiene una alta calidad. Nunca uso cola sintética. Todo el proceso lo realizo con herramientas de mano pues son más precisas». Entre ellas enumera cepillos, formones (nos muestra uno que le ha costado 300 euros), sierras pequeñas,… El precio medio de una de sus guitarras es de 5.500 euros.

Añade que en su país hay guitarristas famosos que utilizan sus guitarras, así como profesores de conservatorios. También que sus clientes ahora está principalmente en Europa, especialmente en España, Alemania, Francia, Lituania, Irlanda, Inglaterra,…

Pavel Gavryushov, el constructor moscovita de guitarras españolas, junto a Paco de Lucia

Garantizadas de por vida

En su página web hay varios testimonios, a modo de aval. Así el francés Roland Dyens las califica de «preciosas», el croato Zoran Dukic (Croacia) destaca «el placer que supone tocarlas», el canadiense Celso Machado, «su fineza poco habitual» y el español Ricardo Gallen de «instrumentos muy cómodos y encantadores». En una de las paredes de su taller aparece Pavel junto a Paco de Lucía. Al parecer coincidió con él en un Festival de Guitarra en Estocolmo. «Era una gran persona y un gran guitarrista. No llegó a tener una de mis guitarras aunque me había comentado que la próxima vez que fuera a Rusia pasaría por mi taller. Desgraciadamente falleció antes», comenta.

Firma de las guitarras construidas por Pavel ::A. ARENAS

También que tiene una escuela de luthería donde imparte cursos de dos tipos, bien de una o dos veces por semana o bien cursos intensivos de un mes, con tres o cinco alumnos, donde cada uno construye su guitarra. Al peguntarle si sabe tocar la guitarra responde afirmativamente pero que tiene amigos que tocan mucho mejor. De cualquier forma presume de conocer la calidad de la guitarra antes de terminarla al escuchar cómo suena la madera. También de que sus guitarras si se guardan en condiciones, preservándolas de temperatura extremas y humedad, tienen una garantía de por vida.

Para saber más:

Página web de Pavel Gavryushov

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *