Luis García Montero y Joan Margarit: A puerta cerrada en un asombroso invierno

Pese a la desapacible tarde, por fría y amenazante lluvia, los poetas Luis García Montero (Granada, 1958)​ y Joan Margarit i Consarnau (Sanahuja, Lérida, 1938) consiguieron llenar la Sala Valdeomar de la Biblioteca de Andalucía en la presentación-lectura de una decena de poemas de sus respectivos libros, ‘A puerta cerrada’ del granadino y ‘Un asombroso invierno’, del catalán, ambos publicados por Visor en su colección ‘Palabra de honor’.

Como introductor del acto intervino Juan José Téllez (Algeciras 1958) en su condición de director del Centro Andaluz de las Letras (CAL), quien aprovechó para incluir una «pequeña cuña publicitaria», dado que este organismo bajo cuya tutela se celebraba el acto cumple en este mes de enero 20 años de existencia, por lo que los actos del 2018 tendrán «un cierto acento conmemorativo por lo que esperamos que esta efémerides nos permita contar con suficiente gasolina para seguir en marcha con el aliento del público, de los autores, editores y libreros». También tuvo palabras para las personas que han hecho posible que el CAL exista, entre ellas Pepe Martín de Vayas, que se encontraba en la sala, sin cuya «presencia y compromiso no tendría sentido».

Público asistente a la doble presentación y lectura ::A.ARENAS

A continuación realizó una breve reseña de los poetas protagonistas. De Joan Margarit dijo que estando a punto de cumplir 80 años todavía recuerda aquel mundo en el que el pensamiento era cero y el idioma, una humillación en lugar de un derecho. Y como prueba fehaciente lee uno de sus poemas titulado ‘A través del dolor’ con versos en catalán y castellano incluido en el libro ‘Un asombroso invierno’. «Hoy establecemos aquí un diálogo entre el lenguaje esencial que es el de la poesía de la mano de Joan Margarit y Luis García Montero», añadió antes de rendir memoria a Juan de Loxa para el que reclamó «un merecido homenaje lo antes posible para que su recuerdo no quede reducido al luto efímero».

A continuación pasó a presentar a García Montero de quien afirmó que ha preferido uno de los títulos de los dramas de Jean Paul Sastre, ‘A puerta cerrada’, para su nuevo poemario con el que quiere demostrar «que quizás el infierno seamos nosotros». También habló de uno de los poemas, ‘Indulto’, dedicado precisamente a Joan Margarit y José Emilio Pacheco, aunque sin mencionar sus apellidos, en el que reivindica «la poesía como cuartel de invierno». En ambos libros, manifestó, se habla de un tirano perverso: el tiempo. Libros unidos también por la historia frente al instante y de ambos poetas como representantes de dos formas claras de compromisos cívicos.

A la conclusión del acto, ambos autores firmaron ejemplares ::A.ARENAS

A continuación pasó a hablar de los 40 poemas incluidos en ‘Un asombroso invierno’ y destacó que Margarit asegura que «la poesía es una aventura vital, plena de música, que se construye desde la soledad y la tensión del lenguaje». También comentó que los dos poetas se han respetado desde la divergencia, «ambos a la manera de Brecht piensan desde abajo, escriben desde abajo». A continuación tomó la palabra Luis García Montero para agradecer las palabras y «la manera de entender las cosas» de Téllez y contar cómo ambos libros salieron juntos en la misma colección de Visor «que diseña y prepara Juan Vida, -presente en la sala- y por ello tuvimos la idea de hacer presentaciones conjuntas, entre otras cosas porque a los dos nos incomoda una situación basada en la mentira, la incomprensión, la mezquindad, en gente que se llevan dinero a Andorra o Suiza, pero que se siente muy patriota poniendo banderitas en los balcones y la fragilidad de una cultura que es incapaz de dar respuesta, porque sin cultura y sin amor es muy difícil plantearse en serio las cosas». De esta forma lo han presentado con anterioridad en la Residencia de Estudiantes de Madrid y después en La Casa del Libro en Barcelona.

Remedios Murillo charla con Luis García Montero ::A. ARENAS

A continuación, mostrando la buena armonía y entendimiento entre ambos poetas fueron alternando la lectura de varios poemas. Comenzando García Montero con su poema ‘Confieso’, al que seguiría ‘Aparición del lobo’. Por su parte Joan leyó el poema que da título al libro que empieza con el verso ‘Pronto no habrá amapolas’, seguido de ‘Cuesta de Atocha’ que primero leyó en español y luego en catalán. Posteriormente sería el turno de ‘Vigilar un examen’ de García Montero y ‘Lucha’ y ‘Termópilas’ de Margarit, con un énfasis y vitalidad verdaderamente envidiables. Continúan con la lectura de sendos poemas al amor -‘La recompensa’ y ‘Nuestro tiempo’- para «unir el amor a la cultura» y terminaron conjuntamente con el titulado ‘La libertad’, curiosamente Luis en catalán y Joan en castellano, demostrando el entendimiento como en otra época también lo tuvieron otras parejas famosas de poetas como Maragall y Unamuno, aunque «ellos no se besaron en público».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *