Vehículos singulares, 138: Manuel Álvarez Manzano y su tractor Zetor 50 Super de 1959

Si a la letra zeta, en checo zet-, inicial de Zbrojovka Brno, le añadimos la terminación -or de traktor (tractor), tendremos el nombre del primero de estos vehículo de tracción que llegó al municipio de Cuevas del Campo, cuando todavía era una pedanía de Zújar. En concreto, nos referimos al Zetor 50 Super, adquirido por los hermanos Manuel y Juan Álvarez Fernández con el que se iniciaba la mecanización en algunas tareas agrícolas, como el arado, siembra, siega y transporte, hasta entonces realizadas con animales o a mano. La morriña por ese tractor ha hecho que el hijo de Manuel, que ya lo conducía con 8 ó 9 años, se trasladase con su primo hasta Lugo para comprar uno de la misma marca y modelo con el que ha querido dar una alegría a su padre que en la actualidad cuenta 91 años de edad. Tractor que utiliza fundamentalmente durante la romería de San Isidro, pues hasta entonces se había transportado el santo a hombros.

«El tractor entró en La Colonia -anejo de Cuevas- el 11 de noviembre de 1959. No había ningún tractor ni en las Cuevas, ni en el Pozo, ni en Zújar, ni en Freila,… Fui el primer tractorista de la comarca, junto con mi hermano. El tractor nos costó 50.000 duros, junto con el remolque y un arado de discos», nos cuenta el padre demostrando una excelente memoria. También que «ese año se emparejó un año muy malo de cereales y no podía pagarlo por lo que le escribí al ministro de Agricultura, don Cirilo Cánovas que me contestó a los ocho días. Me fui a la casa que estaba cerca del antiguo café Alameda de Granada y su director don Arturo Sierra Hernández que al contarle lo que me pasaba me dijo que si no le pagaba en un año, lo haría en dos o si no en diez o en veinte. Al año siguiente se emparejó un año de cereales estupendo y le dije a don Arturo que necesitaba una máquina segadora /atadora. Pagó los portes hasta a la estación de Zújar. Nos la trajimos, vinieron los mecánicos y montaron los máquina. y estuvo 36 días y 36 noches trabajando. Cuando se terminó cobramos y me fui con un paquete de billetes. Cuando le pagué me dio una abrazo y me dijo: ves Manuel como no se pueden perder las esperanzas nunca». Mucho después llegaría el segundo tractor, en este caso propiedad de Ramón Pérez Montoya.

Manuel Álvarez (subido en el tractor), su padre y primos junto con Serafín Martínez (La Casa de las Mamparas) y Ángel García Tamayo ::A. ARENAS

Su hijo, Manuel Álvarez Manzano, propietario de una empresa dedicada a instalaciones y construcción, nos cuenta que aprendió a conducir el tractor «desde pequeño pues me he criado como quien dice encima del tractor, Zetor 50 Super. Con 8 o 9 años empecé a ir con mi padre a trabajar. Al principio no quería que fuera pues madrugaba mucho, pero para cuando se levantaba de la cama ya estaba yo esperando. Así hasta los 15 años». También nos cuenta que el tractor lo echaron en suertes y le tocó a su tío que lo vendió para la chatarra. Un día buscando por Internet encontró uno parecido en Lugo, se lo dijo a su primo y fueron a por él. «Los hombres del desguace se portaron muy bien cuando le contamos la historia de que era para mi padre. Nos buscaron otro cuyo motor iba mejor que el que tenía puesto. Entre mi tío y yo le cambiamos el motor, lo reparamos, lo pintamos y como no quería andar sin papeles me fui a Tráfico donde me dijeron lo que tenia que hacer para dar de alta a un vehículo sin papeles, siendo necesario contar con un ingeniero y la condición de que no podría echarle gasoil colorado ni trabajar en el campo». Cuando le preguntó por la matrícula le dio la de Cáceres que había visto en la foto y al decirle el número curiosamente estaba dado de alta. La matricula de Granada es la que tenía el tractor de su padre. El caso es que fue en el primer aparato de radio que entró en La Colonia, donde Manuel escuchó que daban créditos a largo plazo lo que le animó a meterse en la compra del tractor. El pasado año le rindieron un homenaje pues sus gestiones con el gobernador civil fueron fundamentales para que este anejo de Cuevas del Campo pudiese abandonar los candiles para pasar a alumbrarse con luz eléctrica.

Segadora de Álvarez Manzano :: A. ARENAS

150.000 unidades del Zetor Super 50

«Mi padre y mi tío no tenía tierra, tampoco tenían idea de conducir un tractor, pero era gente emprendedora», explica Manuel hijo mientras nos muestra el contrato de compra-venta del tractor en el que puede leerse que se trata de «un tractor de ruedas marca Zetor 50 Super de 50 CV, nº de motor 105/04860, con equipo eléctrico de 12 voltios, polea, trasera, toma de fuerza para segadora-atadora, elevador hidráulico, barra fija y oscilante, doble embrague, accesorios y herramientas, contador de horas, reductor de velocidad y piezas de sujeción para los pesos adicionales».

Detalle del Zetor Super ::A.A.

El origen de esta marca de tractores nos traslada a 1864 en Brno donde se construyó una fundición (Česká Zbrojovka) que se dedicó a la construcción de armas, motores y piezas de avión. En cooperación con los constructores de arados Laurin & Klement deciden dedicarse a la construcción de tractores. El 14 de noviembre de 1945 se presenta el primer prototipo de tractor, denominado Zetor 25, al que seguirían una década después el Zetor 35, con cuatro cilindros, que en 1960 es reemplazado por el Zetor Super 50, dotado de un motor diésel de cuatro cilindros de 4156 cm³ que desarrollaban 50 CV a 1 500 revoluciones por minuto. Continuó fabricándose hasta 1968, habiéndose producido 150.000 unidades.

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *