Amalia Vidal y Juan Antonio Díaz: «El ‘robo’ de San Sebastián en Caniles: El origen de una legendaria tradición»

La fiesta del “robo de San Sebastián” está sujeta a la tradición oral pues no poseemos ningún documento escrito. La instauración de su culto sabemos que procede de los primeros tiempos tras la conquista de los RRCC, desde cuyos tiempos pensamos que procede la ermita. La leyenda nos sitúa a comienzos del s. XVII, cuando se produjo en Caniles una epidemia de peste que azotó a sus habitantes, causando múltiples muertes y por lo tanto un brusco descenso poblacional de la villa. Las gentes de aquella época observaron que, dentro de las delimitaciones del barrio de San Sebastián se habían detectado menos casos de afectados por la epidemia. Los vecinos supusieron que ese fenómeno era debido a que, precisamente en ese barrio, se encontraba la imagen del Santo.La noticia que fue difundida por el pueblo produciéndose disputas tras los cuales llegaron al acuerdo de la visita periódica del Santo por las casas del pueblo para asegurarse de que la imagen poseía el poder taumatúrgico que se le estaban atribuyendo.

En una de las visitas que la imagen realizó a una casa, se produjo, de manera milagrosa, la total recuperación y curación de la enfermedad de todos los miembros de la familia, en que se hallaba la imagen del Santo. Curados los vecinos de su mal, le atribuyeron veracidad a lo que se rumoreaba sobre la capacidad milagrosa de la imagen de San Sebastián y la ocultaron al resto de los demás vecinos. Sospechando estos el paradero, debido a la repentina y milagrosa curación de la familia sanada, robaron a esta la imagen del Santo. El “robo” progresivo de la imagen, para beneficiarse todos de los favores que concedía ésta, dio pie a la leyenda −transmitida de generación en generación a lo largo de cuatro siglos por la tradición oral−, he aquí el origen de nuestro “Robo del Santo”.

Procesión de San Sebastián :: AMALIA VIDAL

Creemos que la ermita estaba construida ya, por disposición de los RR CC y el apoyo por Felipe II y Don Juan de Austria, pero según el decir de las gentes, fue entonces cuando se nombró a San Sebastián co-patrón de la villa de Caniles junto con San Antonio, patrón de la localidad. Esto se hizo como muestra de la gratitud y devoción que sentía el pueblo de Caniles hacia San Sebastián.

Se dice que cuando la hermandad de San Antonio pasó de la parroquia de San Pedro a Santa María se unió a la misma la imagen de San Sebastián, según consta en el segundo libro de la hermandad de San Antonio (no documentado), saliendo en procesión las dos imágenes. La antigua imagen fue destruida en la Guerra Civil y según el inventario de 1926 es descrita por don Juan Manuel Varón como “imagen antigua, retocada, tallada enmadera y de poco mérito colocada en el centro del altar mayor (de su ermita). Tendrá un metro de altura”. Tiene “un fajín de seda encarnada que conserva doña Amalia García Carpio”. “Y una diadema de plata y cinco flechas”, “un espadín que lo conserva don Antonio García, inventariada en el mismo documento. Y un trono “moderno, fuerte y bueno que conservaen su casa Don Francisco Martínez García y las arandelas en casa de Don Antonio GarcíaMartínez”.

Las imágenes de San Antonio y San Sebastián son procesionadas por las calles de Caniles :: AMALIA VIDAL

La imagen actual llegó a Caniles en 1940 y fue regalo de Don Manuel Mesas Martínez, hijo de Caniles y ligado a la Iglesia Mayor de Baza. Según dicen, fue recibido en la Plaza Mayor de Baza y vino en procesión hasta Caniles, en un camión descubierto hasta la Torre y desde la Torre en procesión hasta la puerta de la iglesia. Durante el camino se vinieron tirando cohetes sin parar. Según inventario de 1940 se describe como “tallado en madera, artístico, y con valor de 2.000 Pts.” Así mismo en inventario de Don Domingo Quesada Capel de 1966.

En los días que preceden al veinte de enero se celebra el novenario con el fin de venerar y dar culto a San Sebastián. Estas novenas se celebran del día doce al veinte en las que la palabra de Dios es difundida y predicada por el párroco de la iglesia de Santa María y San Pedro de Caniles, y diferentes sacerdotes invitados para la ocasión. Antiguamente, el día 19, se celebraba la penúltima novena, precedida de una procesión cuyo recorrido transcurría a través de las calles, Nueva y San Sebastián, actualmente esta tradición ha sido suprimida.

Fiesta en Caniles con San Antonio (1978) :: DEMETRIO E. BRISSET

El día veinte tiene lugar por la mañana la celebración de la Eucaristía, seguida de la procesión con el mismo recorrido descrito anteriormente. Una procesión sencilla y austera, pero con mucho ambiente festivo puesto que es un día de gozo y júbilo. Las imágenes de San Sebastián y San Antonio son portadas en sus respectivos pasos, la procesión acompañada por las distintas autoridades de la localidad y con el acompañamiento musical de la banda municipal, la banda de tambores y cornetas, y los tradicionales “cascaborras” que son los cabezudos que entretienen a la chiquillería del pueblo. En Caniles no se ha sido zagal si no se ha corrido a los “cascaborras”.

Fiesta en Caniles (1978) :: DEMETRIO E. BRISSET

Todos los años, el 20 de Enero, cuando la última campanada del reloj de la torre de la Iglesia da las cinco de la tarde se repite la tradición, “el Robo del Santo”. Media hora antes la plaza de la Iglesia ya está repleta de gente, entre ellos los posibles nuevos “ladrones”. Dentro de la iglesia permanecen el sacerdote y los antiguos “ladrones” en compañía de la imagen del Santo y con la cruz que lo simboliza dispuesta a ser “robada” por otro grupo de ladrones distintos. Por fin, sale el ladrón del año anterior portando la cruz, que representa a dicho Santo, y al grito de “¡Viva San Sebastián!”. Surgen de entre el gentío y la muchedumbre, los nuevos ladrones los que tienen el objetivo de hacerse con la cruz; ello desencadenará una verdadera lucha con tal de conseguirla. La batalla verá su fin cuando alguno de los litigantes logre levantar la cruz y grite a pleno pulmón “¡Viva San Sebastián!”. Una vez terminado el tradicional “robo del Santo”, continua la procesión discurriendo por las calles Nueva y San Sebastián. El paso de San Sebastián es portado por los “hermanos nuevos” y el de San Antonio es portado por los “hermanos viejos”.

Procesión de San Sebastián en un día nevado (1957) :: AMALIA VIDAL

En algunas ocasiones esa mano que levanta la Cruz se encuentra teñida de sangre debido a los cortes producidos por el metal de ésta. Voltean las campanas, los cohetes son disparados al cielo, las campanas rompiendo su mustio silencio con su badajo tronando…, una vez más el rito se ha cumplido, en Caniles, San Sebastián ha sido robado. Tras la procesión en compañía de la imagen de San Antonio, los nuevos hermanos se reunirán para iniciar la elaboración de las fiestas del próximo año y celebrar tal honor como es debido. “…Como parece haberse puesto de moda decir, y es la pura verdad, ¡es el sentimiento de un pueblo!”

Amalia Vidal Torres y Juan Antonio Díaz Sánchez
(Péndulo. Papeles de Bastitania)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *