José Montero Corpas dedica 400 páginas a la historia de Huétor Tájar desde sus orígenes hasta 1951

El historiador salareño, José Montero Corpas (1954) explica que fue con motivo de la presentación en Huétor Tájar de su anterior libro, ‘Diálogo con un guerrillero. Apuntes sobre los de la sierra de Salar, Loja, Alhama y Huétor Tájar (1941-1953)’ (Ed. Hispania, 2015), cuando el alcalde hueteño, Fernando Delgado y un grupo de personas le incitaron a recopilar en un libro los principales hechos históricos del municipio.

Así nació ‘Historia de Huétor Tájar siglo a siglo’ en el que, a lo largo de 400 páginas, realiza un completo recorrido desde la Prehistoria hasta mediados del siglo XX, concretamente hasta 1951, año en el que es destituido el entonces alcalde, Domingo Ruiz Conde Molina. «Aunque había artículos escritos, no había un libro que abarcara un amplio espectro por lo que me dediqué a recopilar lo que ya se había escrito, a lo que he ido incorporando los documentos que he encontrado en diferentes archivos», indica tras haber rastreado fuentes documentales en los archivos, «principalmente el de Loja pues guarda mucha documentación, al igual que en el de la Real Chancillería, sobre todo para el tema de pleitos, las causas militares de la posguerra, el de la Alhambra, el de la Diputación y otros exteriores como el Archivo Histórico Nacional, desde donde se me han facilitado documentación».

Lógicamente también ha trabajado en el archivo municipal con la dificultad de que está incompleto pues arranca en 1870 hasta 1880 para saltar luego a 1923 y posteriormente hasta 1943. Por sus páginas van desfilando las diversas teorías sobre el origen del topónimo, así como las posibles localizaciones de Huétor y Tájar, hasta que aparece unidas en la primera referencia que data de 1501. «En cuanto al significado del nombre está la teoría del que fuera alcalde de esta población, Domingo Ruiz Conde Molina, que explica procede de ‘fortaleza del tarayal’ pues para él tarayal es apócope de taharal o tierras cercanas a la vega. Lo que si está más claro es el origen de los actuales hueteños pues se conserva su Libro de los Repartimientos de 1486 lo que permite saber la procedencia del primer grupo de 25 repobladores y de cómo, tanto en Huétor Tájar como en Salar, no hubo inicialmente expulsión de los moriscos pues eran considerados por los castellanos «muy buenos pagadores, excelentes labradores y muy poco conflictivos», lo que no evitó que fueran obligados a marcharse en 1571.

José Montero, con un ejemplar de su libro ::A. ARENAS

Para la historia de esta población durante el siglo XVIII, Montero Corpas utiliza como principal fuente el Catastro de la Ensenada que le permite conocer la relación de habitantes casa por casa, la distribución de las propiedades, lo que se pagaba de censo a los Montijo o a la Iglesia, los principales oficios,… Al principio del siglo XIX se detiene en la invasión napoleónica «que fue esporádica pues el núcleo principal estaba en Loja», y en el siglo XIX en la desamortización, las sociedades secretas y las revueltas de de Pérez de Álamo, así como en el crimen de Salar, los terremotos de 1884-1885 y la epidemia de morbo asiático en 1885 que produjo 126 muertos. «Es uno de los siglos que menos se estudia y, sin embargo, de los más interesantes por los cambios que hay como, por el ejemplo, el cambio del régimen feudal al capitalista, las revueltas, las epidemias, la inundación de Huétor Tájar tanto por el río Genil como por el arroyo del Llano», explica. Lógicamente del siglo XX recoge los episodios relacionados con la proclamación de la república y la guerra civil que amplia a toda la comarca de Loja, para terminar con el capítulo noveno en el que, a modo de cajón de sastre, incluye bajo el título de ‘Otros datos de interés’ la historia de la iglesia parroquial de Santa Isabel, la relación de señores, gobernadores, regidores y alcaldes, un estudio demográfico entre 1936 y 1950, las calles de Huétor a lo largo de la historia, las vías pecuarias, y la referencias a los Luna y a los Montijos, señores de Huétor Tájar, para cerrar el libro con un glosario de términos y una amplia bibliografía.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *