Antonio Luis Gallardo Medina: «Casi todo lleno»

Qué alegría y qué felicidad es leer y escuchar que, Granada anticipa la primavera con llenos en la Costa y Sierra Nevada, la Sierra roza el 95% de ocupación en un fin de semana para los visitantes que quieren conocer la nieve. La capital supera el 85% y en el litoral los grandes hoteles están completos.

Pero si vuelve a leer el título de la carta, verá que título casi todo lleno, pues Almuñécar ha llenado, Motril casi, pero,  ¿y Salobreña?, siempre estamos con lo mismo pero la realidad es esta simple y llanamente, solo tenemos unos hostales y alguna pensión, muy limpias y acogedoras por cierto, pero pare usted de contar.

“Siempre esgrimo mis razones de no entender cómo Salobreña siempre está a la cola de infraestructuras y adelantos turísticos de toda la Costa Tropical”

La Costa Tropical exprime la Semana Santa. Los hoteles de Almuñécar logran una ocupación que roza el lleno técnico en la primera gran cita festiva del año. Si la Semana Santa es un termómetro turístico para sondear, la Costa Tropical no puede tener mejores perspectivas. Ahora llega la Semana Santa y estamos como siempre, el paseo marítimo hecho unos zorros, el pueblo sucio y lleno de barro. Sin embargo en mi pueblo, Salobreña seguimos esperando nuevamente dineros para los arreglos, pues el ayuntamiento está sin un euro que gastar. No, no soy ningún catastrofista, ni me quejo de vicio. Siempre esgrimo mis razones de no entender cómo Salobreña siempre está a la cola de infraestructuras y adelantos turísticos de toda la Costa Tropical.

No nos hicieron salida directa a la tan ansiada y deseada autovía del Mediterráneo, seguimos esperando una decente parada de autobuses y no el apeadero que actualmente tenemos. Hace tiempo que pedimos con urgencia, nunca mejor dicho un Centro de Salud decente y dos equipos médicos de urgencias que puedan atender a lugareños, turistas y pueblos cercanos. Del casco antiguo, ya ni hablo, pues todas las administraciones locales que hemos tenido sean del partido político que sean y la administración provincial y autonómica, nunca han tenido un euro para embellecer y adecentar como reclamo turístico algo tan maravilloso como la parte alta del pueblo tan blanca y acogedora en otrora ocasiones.

De verdad, que ya va siendo hora que todos a una digamos basta, hasta aquí hemos llegado. Queremos un pueblo limpio, acogedor y con servicios. No nos vale seguir añorando y llorar como plañideras el haber perdido la vega hermosa que teníamos y las fábricas de azúcar y ron. Necesitamos un turismo sostenido y sostenible de hoteles y servicios que atraigan a los visitantes y que no solo vengan a comer espetos y pulpo, muy rico por cierto, pero algo más. Así poder colgar el cartel de lleno y quitarle el casi. Salobreña se lo merece desde hace ya tantos años como desde que falta Yusuf de su Castillo.

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *