Vehículos singulares, 149: José Carlos Carmona y su Mercedes Pagoda 280 SL

Tras un pequeño recorrido por la localidad de Albox y dudar entre el impresionante monumento al arriero realizado en mármol y latón por la escultora local María Isabel García Oller o la placeta del templo parroquial de Santa María, construido entre 1718 y 1728 bajo la dirección de los maestros Juan López de Robles y Alfonso Gutiérrez, finalmente optamos por este segundo como escenario pues la luz y el vehículo así nos lo exigieron. Como viene siendo habitual, una vez tomadas las imágenes necesarias, comenzamos la recogida de datos para elaborar la información. A los facilitados por José Carlos Carmona Caparrós, arquitecto de profesión recién incorporado a su nuevo trabajo tras superar un concurso oposición, se añadieron los manifestados por José María Ávila, buen amigo de su padre, Enrique Carmona ‘Longo’ y gran entendido de coches clásicos. Cuando le preguntamos qué se siente al conducir una máquina tan exclusiva como es un Mercedes Pagoda 280 SL de 1970 el primero responde sin titubear «conducir este coche es como transportarse a otra época. No tiene nada que ver con otros coches sobre todo en la cuestión de las marchas».

Este Pagoda es el más codiciado por los coleccionistas :: A. ARENAS

Por su parte, José María comenta que este coche es muy exclusivo pues de los 48.000 y pico Pagodas -se hicieron tres modelos, el 230, el 250 y 280- que se fabricaron solamente se hicieron 880 de cinco velocidades, «además este fue estrenado en España con matrícula nacional lo cual es otra excepción pues normalmente estos vehículos iban para el mercado americano. Casi todos los que hay en España han sido recuperados de América. Este Pagoda es el santo grial de los Pagodas, pues es el más codiciado por los coleccionistas pues es muy escaso. Dijéramos que es el pata negra más pata negra aún». Dadas sus características imaginamos que su precio solo lo haría asequible a bolsillos muy selectos. «De precios es mejor no hablar pues su valor se ha disparado, están por encima de 100.000 euros», nos confirman, pese a que comparado con sus coetáneos es un coche muy avanzado que competía con Porshe y otras marcas. José María explica que lleva un motor extraordinario pues la marca siempre ha apostado por la fiabilidad. En cuanto al consumo reconoce que «son coches muy tragones pues ronda entre 13 y los 15 litros. Sus 170 cv lo convierten en un superdeportivo de la época».

José Carlos Carmona posa con el Mercedes Pagoda a las puertas del templo parroquial de Santa María, en Albox (Almería) :: A. A.

Según explican es un coche bastante exclusivo y en Almería puede estar circulando unos cuatro o cinco. Por lo que han podido averiguar el suyo «lo compró un señor de Alicante, Ricardo Vadillo, que al enviudar y casarse de segundas se lo compró a la nueva mujer, que en la actualidad rondará los 80 años que siempre lo tuvo guardado como oro en paño. Lo vio en un escaparate en Madrid, siendo de los últimos de esta marca y modelo que se estaban vendiendo». Ciertamente su estética hace que no pase desapercibido y que la gente, jóvenes y no tan jóvenes, se giren para observarlo. Su original diseño hace que con el mismo coche puedas tener un coupé o un cabrio, al contar con capota de lona y techo duro opcional. El Pagoda desde un principio fue un auto apetecido por personajes las estrellas y la gente de poder a nivel económico y político. Entre los principales dueños podemos destacar a John Lennon, John Travolta, el actor Charlton Heston, el general Colin Powell y la modelo Kate Moss. Al parecer también a Marc Ostarcevic, marido de la vedette Norma Duvall, se le ha visto con este roadster alemán que se adelantó a su tiempo y fue el sustituto de los Mercedes 190/200 SL. Así nació el Mercedes-Benz W113, conocido popularmente como ‘Pagoda’ por la similitud de su techo con este tipo de templos asiáticos. El director técnico Fritz Nallinger lo presentó en el Salón de Ginebra del año 1963 como «un coche deportivo, rápido y seguro que, a pesar de sus prestaciones, es altamente confortable a la hora de viajar».

Interior del Mercedes Pagoda :: A. ARENAS

De 1967 a 1971 se fabricaron 23.885 unidades del Mercedes 280 SL

De los Mercedes-Benz W113 se fabricaron tres versiones: la 230 SL -siglas que significa deportivo ligero en alemán, Sport Leicht- y estaba dotada de un motor de seis cilindros en línea, con 2,3 litros y 150 CV, que le permitían alcanzar los 200 km/h. La segunda versión, 250 SL que llegaría en el año 1966 con algunos cambios estéticos y la última, en 1967 bajo la denominación 280 SL y se mantuvo a la venta hasta la llegada de la siguiente generación del SL en el año 1971. Su principal novedad era el motor 2.8 de 170 CV. El concepto estético, que se mantuvo con plena vigencia hasta 1971, año en que cesó la producción del Pagoda para dar paso a su sucesor, el 350/450 SL. En cuanto a sus características técnicas el modelo 280 SL tiene 2.778 cc y una potencia de 170 CV a 5.750 rpm. Su peso es de 1,360 kg, cuenta con un tanque de combustible de 82 l, siendo sus dimensiones: 4.285 m la longitud, 1.76 m la anchura y 1.305 m la altura. La velocidad máxima que alcanza es de 200 km/h y su consumo medio de 16.5 l/100 km. En cuanto al número de unidades fabricadas fueron de 143 en 1967, 6.930 en 1968, 8.047 en 1969, 7.935 en 1970 y 830 en 1971. En total 23.885 de los cuales más de la mitad (12.927) se exportaron a Estados Unidos.

Próxima entrega: Miguel Salas Marín y su Alfa Romeo Alfetta de 1980

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *