Marina Tapia presenta en la Biblioteca de Andalucía su poemario ‘Marjales de interior’, premiado en la XXVII edición del Premio ‘Paco Mollá’

Marina Tapia, chilena de Valparaíso (1975), y granadina de adopción, pues llegó a la ciudad de la Alhambra en 2012, ha empezado el año con una buenísima noticia. Su poemario ‘Marjales de interior’ (Aguaclara Ed.) a obtenido el primer premio, en la modalidad de poesía en castellano, en la XVII edición del Premio ‘Paco Mollá’ patrocinado por el Ayuntamiento de Petrer (Alicante). En él plasma sus impresiones y sensaciones, muchas de ellas relacionadas con la Vega de Granada, pues ha sido escrito durante el tiempo que residió en Fuente Vaqueros donde llegó «buscando soledad y silencio». Su libro, elegido de entre los 162 presentados a concurso, fue presentado a principios de marzo en esta localidad y ahora lo hará en Granada, el lunes, 9 de abril, en la Biblioteca de Andalucía dentro del ciclo Letras Capitales. En este acto le acompañarán el escritor y autor del prólogo, Ángel Olgoso y el poeta, Pedro Enrique que ejercerá de presentador. Además estarán varias amigas rapsodas, Carmina Moreno, Josefina Martos, Alicia Ruiz, Elvira Cámara, María Ángeles Barrionuevo y Ana Morilla que pondrán voz a sus poemas y el músico mexicano, Miguel Ángel Alegre, les acompañará a la guitarra (20 h).

 

«Este es un libro escrito en Fuente Vaqueros, con el que me acerco a la naturaleza y donde intento reflexionar sobre la relación del ser humano con ella. He tenido la suerte de que tomaron a bien mi poemario y que gustó y sin conocerme ha sido premiado. Con él se reconoce el trabajo de casi un año», explica Marina cuando le preguntamos su opinión sobre los galardones literarios. En este caso le ha supuesto ver publicado su tercera producción lírica tras ’50 Mujeres desnudas’ (Amargord, 2013) y ‘El relámpago en la habitación’ (Nazarí, 2013), además de haber participado en varias publicaciones colectivas desde que fijó su residencia en Granada. Marina que también ha podido mostrar sus dotes de pintora en varias exposiciones y como titiritera afirma que «en los últimos dos o tres años me he ido decantando cada vez más hacia la literatura ya que para construir algo así con cierta calidad requiere muchas horas de corrección, de meditar, de escribir y también de lectura, y no se puede tener tantas actividades».

Afirma que en Fuente Vaqueros se encontró con la naturaleza y paisajes evocadores de sensaciones, «donde se ve muy claramente el paso de las estaciones del año y la relación de los seres humanos con la naturaleza». Por este paisaje y por ser una palabra muy ligada a la Vega es por lo que lo ha titulado ‘Marjales de interior’. Para Agustín Pérez este libro es «un conjunto de poemas organizados en torno a una serie de ciclos vinculados a la experiencia humana y al paso del tiempo, y presididos por el ciclo anual de las estaciones». Además de los paisajes granadinos, no solo de Fuente Vaqueros, pues también hay poemas dedicados a otras poblaciones cercanas como Valderrubio, Otívar, Monachil o Pinos Genil y rincones de la capital (jardines de Daraxa, Paseo del Salón,…). «Me muevo, sobre todo, en los paisajes de Granada pero también hago estampas de otros sitios como, por ejemplo, por el Camino de Santiago,… Es un libro que trata mucho la emoción, pero también lo visual que sale de la observación de la naturaleza», indica al tiempo que reconoce que le gusta mucho salir a caminar.

Marina Tapia, autora de ‘Marjales de interior’ :: A. ARENAS

El libro se compone de 59 poemas, repartidos en cuatro partes: ‘Dejarse florecer’ (17 poemas), ‘Búsqueda estival’ (10), ‘Homilía de otoño’ (14) y ‘Bajo la escarcha’ (18). Además de los apuntes tomados en sus recorridos se ha apoyando igualmente en algunas lecturas que se pueden rastrear en el libro a través de las citas literarias. En cuanto al estilo, Agustín Pérez destaca que es «de tono clásico y verso armónico que no renuncia a la síncopa, a la ausencia de puntuación, a la disposición caprichosa y al encabalgamiento sorpresivo, va manando con serenidad casi machadiana en un constante festín de hallazgos, de precisión y de alegrías para la imaginación y para el oído». Por su parte, Ángel Olgoso resalta en el prólogo de «nuestra poeta chilena, nuestra poeta granadina» que «sus versos contienen esquirlas de belleza y profundidad, de temblor e intuición, de tranquilo genio». También que sus tres libros son «descendientes directos de su capacidad de observación y de su velocísima imaginación».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *