Fati Morri o el fruto de una soñadora y luchadora onírica

Fati Morri, nombre artístico de Fátima Moreno, hija de la pintora lojeña, Luz Gómez, regresa a tierras granadinas para inaugurar una original exposición de curioso título ‘¡Poww!’ en el céntrico Espacio de Arte Menfis que dirige Joaquín Villegas. La muestra se compone de una decena de obras sobre lienzo, dos pequeñas esculturas de cerámica y también se pueden ver camisetas diseñadas por Krizia Robustella a partir de sus ilustraciones. La «sorpresa musical» de la inauguración la puso el portugués Pedro Soussa con su saxofón. Fatimorri comenta que ha recurrido a la onomatopeya del mundo del cómic porque «simboliza el golpe seco, un puñetazo, cualquier impacto… y en mis obras se ven personajes bizarros, algunos cómicos, en actitud luchadora,… pues estamos en una época de lucha, de tener que estar muy a la defensiva y de ahí sale la energía de mis cuadros».

Cuando nos interesamos por su trayectoria artística Fati Morri comenta que ha sido «muy variopinta» y que se inició estudiando grabado en la Escuela de Arte de Granada. Después, durante un tiempo impartió clases de ilustración y grabado y se trasladó a Galicia para realizar un máster en una residencia de artistas de obra gráfica contemporánea. «Allí comencé a trabajar como diseñadora gráfica pues necesitaba ganar dinero de manera más inmediata», indica antes de añadir que trabajó durante unos ocho años, «hasta que ya no soportaba más trabajar en publicidad y decidí dejarlo para dedicarme a la ilustración». En la actualidad su vida transcurre entre Barcelona y Lisboa, donde ha fijado su residencia. Respecto a las camisetas con sus dibujos explica que se trata de una colaboración con la diseñadora Kristia Robustela que le pidió hacer algo con ella. «Las camisetas -añade- son una línea de la colección que presentamos el año pasado en la Pasarela 080 de Barcelona».

Fati Morri posa ante una de sus obras ::A. ARENAS

Sobre la exposición señala que es una experiencia nueva porque sus trabajos siempre han sido en papel y por primera vez los ha hecho sobre tela y con estas dimensiones de 120X160 cm. También es la primera vez que muestra cerámica, por lo que «ha sido todo como un ¡poww! para meterme en un mundo nuevo. Estos cuadros son como ventanas donde se asoman una serie de personajes como boxeadores, pistoleros, y tipos duros,…». Por su parte, Luz Gómez explicó que califica a su hija artista como «soñadora y luchadora onírica» siendo sus obras «frutos de sueños con guión» y fuente de inspiración para sus muchas vivencias «que no han sido pocas para sus 38 años. Está claro que Fátima está viva, fluye plácidamente o explota como un volcán, lucha contra monstruos y fantasmas y casi siempre gana». Para terminar indicó que ella es «tan valiente en la vida como en sus cuadros. Ella es siempre expresiva y sincera, juguetona y entusiasta y eso nos transmite». La exposición se podrá visitar en horario comercial hasta el 31 de julio.

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *