Vehículos singulares, 163: Felipe Tíscar Moreno y su Chrysler de 1928

 

Ya lo hemos dicho alguna vez que la realización de esta serie de reportajes nos ha permitido conocer muchos detalles de la gran afición por el mundo del automóvil clásico pero también ampliar nuestro círculo de amistades y nuestros conocimientos de las provincias de Almería, Jaén y Granada. Este es el caso de Felipe Tíscar Moreno y su Chrysler de 1928 (¿o 1926?) con el que cerramos las entregas dedicadas a los Tíscar de Villacarrillo (Jaén), cuyo padre compartió con nosotros su fabuloso Studebaker Dictator de 1934, así como sus hermanos Mateo que hizo otro tanto con un precioso Plymouth Special de Luxe de 1948 y Antonio, cuyo Ford Consul de 1956 nos encantó. Familia en la que se da otra curiosidad y es que tanto el padre como los hijos de dedican a la mecánica. Fue Felipe, hijo, quien nos propuso que para el reportaje gráfico se podría hacer en el entorno de la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, templo de Villacarrillo construido entre los siglos XVI y XVII, por el arquitecto Andrés de Vandelvira (Alcaraz 1.505 – Jaén 1575) y catalogada Bien de Interés Cultural. Según hemos podido saber está considerado uno de los edificios religiosos más interesantes de la provincia de Jaén cuyos columnarios, pilares cruciformes, cúpulas de media naranja y capillas nos dejaron boquiabiertos.

Interior de la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora,  de Villacarrillo (Jaén) construido entre los siglos XVI y XVII ::A.ARENAS

Una vez vueltos al exterior el primogénito nos cuenta algunos detalles de su infancia como pues como sus hermanos se ha criado en el taller y recuerda de niños jugar y corretear entre los coches que se estaba arreglando. También de haber comenzado a echar una mano los fines de semana cuando todavía estaba en su etapa escolar, siendo entonces cuando se fue forjando su afición por el mundo del automóvil hasta el punto que tuvo muy claro que estudiaría Automoción para dedicarse a esta actividad profesionalmente, lo que ha hecho que toda su vida transcurra en el taller. «Todos somos mecánicos, nos ha venido de derecho y funcionamos bastante bien», afirma antes de añadir que forma parte del Club ‘Unos amigos y sus clásicos’ de Úbeda que organiza un gran número de salidas anuales alguna de las cuales suele participar. Casado y con dos hijos y una hija explica que siempre que puede se los lleva «para que cojan la afición, por mi parte que no quede».

Salpicadero del Chrysler de 1928 de Felipe Tíscar Moreno :: ANTONIO ARENAS

Del vehículo protagonista nos cuenta que «ha estado muchísimos años parado» y que fue de los primeros en montar frenos hidráulicos, «de cinto externo y no de zapata como era lo normal, con una cosa muy mala que es que cuando llueve lo primero que se mojan son los frenos». Como otra curiosidad nos muestra cómo se eleva el cristal delantero para ventilar y los floreros de la zona de los pasajeros para colocar flores que perfumen el interior, a modo de ambientador y el mantero pues era el «sistema de calefacción con el que contaban». Asimismo observamos la sencillez del salpicadero con cuentakilómetros parcial que para aquellos años era algo bastante inusual, el indicador de la presión del aceite, el de carga del alternador y poquito más, ya que para la temperatura lleva en termómetro en el capó, encima del radiador. «Todo es original, incluido la tapicería de los asientos. La pintura está un poco cuarteada, pero hemos querido conservarlo tal cual. Tiene más parte de madera que metálica, incluido los radios de las ruedas que es una de las cosas que más me llaman la atención de este coche», añade. En cuanto al consumo comenta que no lo sabe exactamente pues no le echa cuentas cuando sale de rutas, siendo una de las más habituales de su padre la conocida como Ruta del Olivo con el Club Al Andalus de Jaén.

Aspecto que presenta el motor ::A. ARENAS

Una historia que arranca en 1923

Sería en 1923 cuando Walter P. Chrysler se hace presidente de Maxwell y contrata a los ingenieros, Fred Zeder, Carl Breer y Owen Skelton para desarrollar un nuevo motor de seis cilindros para un nuevo automóvil. Un año después saldría de su fábrica el primer automóvil de Chrysler, la serie B de semi-lujo, con el nombre de Maxwell., llegando a producir 32.000 unidades. En 1925 se cierra la Maxwell Motors, siendo reemplazada por Chrysler S.A. En el verano de 1928 introduce en el mercado las líneas: el DeSoto, Plymouth y adquiere de la compañía de los Hermanos Dodge.

Durante la Gran Depresión, Chrysler inicia la producción de automóviles económicos. Su impulsor fallece el 18 de agosto de 1940 en un momento en el que la segunda guerra mundial hace que Chrysler se vuelque en la producción de camiones militares, armas antiaéreas, motores de aviones, detectores de minas terrestres, radares, motores marinos, entre otros pero, los tanques fueron el producto más famoso. En 1998, Chrysler y sus subsidiarias fueron adquiridas por el grupo alemán Daimler-Benz AG, dando lugar a DaimlerChrysler AG

Próxima entrega: Hans Mazurek y su Corvette C3 de 1982

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *