Una selección de esculturas de David Guiló se exponen en el Espacio Cultural de la Cámara de Comercio hasta el 30 de agosto

Se llama David Ignacio Alvarado Sánchez, aunque artísticamente firma sus obras como David Guiló. Nació en Bogotá (Colombia) y reside en Granada desde 1996, donde llegó para doctorarse en la Facultad de Bellas Artes. Hasta finales de agosto expone dos decenas de esculturas, bajo el título ‘La vida a pesar de todo’ en el Espacio Cultural de la Cámara de Granada (C/ Luis Amador, 26), exposición que se reparte en tres ciclos que se podrían concretar en la creación/maternidad, la ecología/naturaleza y la muerte.

Obras para las que ha utilizado diversos materiales y diferentes técnicas desde la madera reciclada hasta la cerámica pintada o esmaltada y los trabajos en piedra y metal. El coordinador del espacio, Pedro López Carbonne, explica que la idea de utilizar este espacio para exposiciones surgió en marzo de 2017 y que cuenta «con el mejor sistema de colgado de cuadros que hay en Andalucía, utilizado en museos y salas profesionales, unos focos en condiciones, en el que queremos dar una oportunidad a los artistas granadinos o internacionales». Asimismo que querían realizar una exposición solo de escultura para ofrecer a los visitantes durante los meses de julio y agosto cuando terminan los cursos y másteres «para poder sacarle el máximo partido a este espacio».

Pedro López, coordinador de la exposición y David Guiló, en la Cámara de Comercio donde se expone ‘La vida a pesar de todo’, hasta el 30 de agosto :: A. ARENAS

De la exposición de Guiló destaca los tres ciclos temáticos en la que se ha dividido. «El primero basado en la mujer, donde se realiza una metáfora sobre la creación, por eso tenemos el árbol de la vida, la mujer como dadora de vida, como madre naturaleza, para seguir con un espacio que representa la ecología y, el último, que es más triste sería el espacio de la muerte representado por las esculturas que realizó David relacionadas con la tragedia del 11-S. Digamos que la exposición es un ciclo vital que puede ir de la creación a la naturaleza y a la muerte, pero que también se podría realizar a la inversa». Por su parte, David señala que su pasión por el arte le viene heredada pues sus padres eran personas muy cultas y fomentaron en el él la vena del arte. Desde muy pequeño se le dio el dominio con la plastilina y el barro, así hasta que durante el bachillerato le presentaron al maestro César García Páez con el que estuvo cuatro años trabajando en su taller donde aprendió muchas técnicas de modelado, talla,… Después llegaría su ingreso en la universidad, realizando la licenciatura en Bogotá y posteriormente la concesión de una beca para venir a Granada a realizar su doctorado.

«Tuve la fortuna de conocer a don Manuel Cano Granados, quién me enseñó a investigar y a sacar adelante mi tesis doctoral», añade. Tesis que realizaría sobre ‘La vida y obra de Antonio Oteiza Embil’, que concluiría en 2003 y que le supuso «un trabajo de dos años de catalogación, revisión de escritos literarios, artículos, catálogos entrevistas con familiares y personas allegadas al escultor repartidas por todo por todo territorio español». De su décima exposición nos va explicando los materiales empleados y su objetivo. Así de la talla policromada ‘Eva’, al igual que el resto de piezas realizadas en madera -‘Saliendo del maltrato’ o ‘Ruptura’-, comenta que «están hechas de madera reciclada, de vigas desechadas de la demolición de una casa».

Tres de las obras expuestas: ‘Maternidad’, ‘Torres Gemelas, 2’ y ‘El árbol de la vida’ de David Guiló  :: A. A.

Otras en cerámica patinada de las que aclara indica que ha realizado varias veladuras hasta conseguir el tono del bronce como es el caso de ‘El árbol de la vida’, otras con tratamientos cerámicos como esmaltes. Así la figura titulada ‘Tristeza’ , está realizada pensando en las mujeres que no ven parte de su cuerpo pues padecen anorexia, o la titulada ‘El beso’ en la que muestra toda la fuerza de la ternura que hay entre las dos personas y a su derecha la dulce estampa de ‘Maternidad’. Igualmente hay algunas piezas simbolistas como la relacionada con García Lorca, ‘Visitiendo a la Luna- realizada para un simposio en el año 2000. En la otra sala lo primero que se encuentra es ‘Hámbroles’, hombre y árboles, y más al fondo la serie de cuatro esculturas dedicada a las Torres Gemelas realizadas con metal y mármol Travertino, de Macael o tubos reciclados que ya ha expuesto en Setenil de las Bodegas (Cádiz) y en la Parroquia del Caserío de Montijo. En su incursión en la pintura muestra un biombo pintado por ambas caras que pretende despertar la conciencia ecologista. Pedro López destaca que lo que más le llama la atención de la obra de David es que «es capaz de esconder un secreto dentro de cada una de sus obras, que se puede captar en una segunda lectura».

David, junto al biombo de madera que ha pintando sobre el ciclo de la naturaleza ::A. ARENAS

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA (Interviene Pedro López y David Guiló:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *