Antonio Luis Gallardo Medina: «Declaración de un jubilado»

Alguien comentó que la jubilación es cuando dejas de vivir para trabajar y comienzas a trabajar para vivir. Cuando vemos que el legado de nuestros padres es pisoteado, cuando vemos que la memoria histórica la vuelven selectiva solamente para ellos, cuando las verdaderas víctimas son ninguneadas por intereses partidistas, cuando se apoderan de los medios de comunicación únicamente para manipular al personal.

Cuando te imponen lo que está bien o está mal, cuando dan un golpe de estado impunemente, cuando todo vale para conseguir el poder, cuando se impone un gobierno que no hemos elegido, cuando nos imponen unas alianzas que no compartimos.

Cuando crees que estas solo y no hay esperanza, mira a tu alrededor y veras que hay más gente en la misma situación en la que estás tú. Y por supuesto es el momento de reaccionar y decir basta ya.

Con los años, uno ha aprendido quien es quien, y difícilmente se deja manipular, pero ojo, el que no vote las consignas que te mandan, no quiere decir que me desentienda de los temas que acucian a mi país, más bien lucho y peleo por una sociedad más justa y fuera de los colores de los distintos partidos imperante.

“Bien debiérais ataros los machos y pensar que somos casi ocho millones de personas que pensamos y actuamos”

El ser jubilado y pensionista me hace ver cómo a los viejos se les aparta después de habernos servido bien; se nos utiliza, se nos atemoriza y al final se intenta por todos los medios manipular el voto y la opinión de los jubilados.

Una cosa os digo, estáis muy equivocados, el carnet de demócrata lo tenemos antes que vosotros y entendemos que nuestra pensión es nuestra y ganada en buena lid, independientemente del color del partido gobernante.

Bien debiérais ataros los machos y pensar que somos casi ocho millones de personas que pensamos y actuamos, pudiendo poner o quitar gobierno sin necesidad de componendas como hacéis vosotros.

Un saludo a todos los jubilados pensionistas.

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *