Antonio Luis Medina Gallardo: «El bolero»

 

El bolero es un género musical bailable de tiempo lento, que nació en Cuba a fines del siglo XIX como un heredero del bolero español, pero con sus propias características musicales. En el bolero tradicional es total la fusión de factores hispanos y afrocubanos, que aparecen tanto en la melodía como en el acompañamiento de la guitarra. En cuanto al ritmo, el bolero guarda una estrecha relación con el danzón y la habanera, aunque su baile es más parecido al son.
Cuántas letras de boleros tarareamos…

“Que no, que no, que no, que no, que nunca podrás saber si todavía te quiero o te dejé de querer”
“Ay Cariño, ay Cariño tú sabes que mi culpa fue adorarte como un necio”
“Te odio tanto, que yo mismo me espanto de mi forma de odiar”
“Hace falta que te diga que muero por tener algo contigo, es que no te has dado cuenta de lo mucho que me cuesta ser tu amigo”
“Cariño como el nuestro es un castigo que se lleva en el alma hasta la muerte”
“Quisiera caminar tu pelo, quisiera hacer noche en tu piel, pensar que fue todo un sueño”
“Aprendí que puede un beso ser más dulce y más profundo, que puedo irme mañana mismo de este mundo”
“Que no se te olvide y yo siempre te amaré. Es que quiero tenerte, porque amando es que se vive”

Sí, lo habéis adivinado, son letras de boleros, palabras maravillosas, frases que te llevan a cualquier parte menos a la indiferencia.
Quienes nos hemos criado con la radio y primeros años de la televisión, sabemos con certeza que de estas letras aprendimos a manifestar afectos y sentimientos.

Todos escuchamos a la madre, al padre, a una tía, tarareando la música y la letra de aquellas canciones que moldearon sus conductas y sus vidas y estimularon a las nuestras.

Ya no se escriben letras de amor, ya no se cantan boleros, quizás el amor esté pasado de moda, tal vez yo esté pasado de moda.

Dice el bueno de Mario Benedetti…”Cinco minutos bastan para soñar una vida, así de relativo es el tiempo”.

VIDEO:

 

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *