Antonio Luis Gallardo Medina: «Cerrado por vacaciones»

¿Se imagina una empresa inmune a la crisis, los recortes de plantilla o la baja productividad? ¿Una compañía en la que la nómina más modesta roza los 4.000 euros mensuales, la asistencia no es obligatoria, salvo para pulsar de cuando en cuando un botón y la semana laboral es de sólo 3 días?
La respuesta es sí existe esa empresa, es el Congreso de los Diputados y el Senado, se cierra por vacaciones hasta la segunda quincena de septiembre. De vergüenza y risa, por no llorar y gritar que ya está bien de tanto choteo.

Pero si ya lo dijo Zapatero, no hay que asustarse con la crisis, hay que seguir haciendo vida normal, hay que hacer circular el dinero para generar movimiento monetario y claro ellos son los primeros en dar ejemplo; siguen haciendo su vida normal (es decir nada) y siguen yéndose de vacaciones por lo tanto todas las leyes que se han votado en democracia se han aprobado de forma anticonstitucional.

Una solución serían las lista abiertas, pero el problema que tenemos es que nuestros políticos son profesionales de la política y no tienen otro sustento, de forma que tienen que hacer méritos para ser incluidos en las listas, no es muy difícil imaginar la clase de políticos que nos aseguramos con ese sistema.

“Nos tienen como a tontos y nosotros discutiendo, cuando en realidad se les debería exigir eficiencia, soluciones apropiadas y que trabajen duro.”

Después empezad a discutir sobre quién es mejor, quién es más de derechas, quien es más de izquierdas, humilde y demás soberanas tonterías. Nos tienen como a tontos y nosotros discutiendo, cuando en realidad se les debería exigir eficiencia, soluciones apropiadas y que trabajen duro. Pero no!! Que el PSOE es mejor, no que el PP es más chachi. No sé qué me da más rabia.

Vivimos en un país donde la corrupción política está al día, y nos asombramos de que se tomen unas merecidas vacaciones. Joder, que hay mucha tensión que liberar. En fin, de vacaciones los mandaba yo, pero sin vuelta. (Que de eso saben mucho) para hacer circular el “poco” dinerillo que ganan. Ahora solo hace falta convencerles que por lo menos pasen las vacaciones en España y se gasten el dinero aquí y no se nos vayan una temporada el Caribe o a esquiar a los Alpes Franceses.

Vergonzoso, es que no hay otra palabra. No es que piense que en el Congreso se resuelvan con eficacia la mayor parte de los problemas de los españoles pero tampoco me parece bien que estos señores cobren de los ciudadanos, por no trabajar.

¿Para qué sirven los diputados? Si solo fuese un representante por partido y su voto se correspondiera con el número de escaños asignados todo funcionaría igual. Los diputados deberían votar en conciencia como dice la Constitución, pero en realidad se pliegan a la disciplina de partido.

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *