Rafael Bailón Ruiz: «Habla con tus hijos»

Formamos parte de una sociedad en la que impera el uso de las denominadas redes sociales, exhibiendo las futuras generaciones una preocupante apatía (la ausencia de habilidades sociales es un hecho incontestable). Tuenti, facebook, instagram, twitter o whatsapp son términos que se extienden, a veces con la permisividad de las familias y el escaso o nulo papel desempeñado por los medios de comunicación. Consumimos telebasura, observando un fenómeno social que debiera alarmarnos.
Es evidente la falta de motivación a la que nos enfrentamos a diario, tratando de diseñar estrategias o líneas de trabajo que nos ayuden a mejorar el clima en el aula.

Sin duda, debemos crear métodos óptimos que inviten a la reflexión, integrando al alumnado en la toma de decisiones. Establecer una ligazón o relación de interdependencia docentes- alumnos podría mejorar la convivencia, dentro y fuera del aula.

¿Cómo debiéramos actuar?

El consenso, dejando siempre la posibilidad a que todos/as sean partícipes de las iniciativas planteadas, no puede convertirse en una “quimera”. Esa es la única fórmula en la que radica el “éxito”.

De la misma forma, son numerosos los efectos nocivos de una televisión en la que predominan los contenidos que anulan al individuo. La irracionalidad, la violencia gratuita y la proliferación de estereotipos o prejuicios son algunos aspectos visibles que impiden el razonamiento, como consecuencia de pasar horas y horas delante de la denominada caja tonta.

Cierto es que la mala situación económica de un país lleva al ciudadano a desconectar de la realidad que nos rodea. En este sentido, ante los problemas que sufren las personas, se busca el fácil entretenimiento. Comodidad y diversión se convierten en las principales premisas del espectador, sin analizar qué consume y qué aprende con ello.

Monotonía es la palabra que mejor define nuestro día a día. El ser humano trata de evadirse, con el morbo asegurado de numerosos programas, cotilleos que desnudan las miserias de otros/as o el predominio de la infamia como argumento (el eje vertebrador de quienes presumen del liderazgo de la audiencia).

Somos títeres, marionetas manejadas por los mass media, depredadores de conjuntos vacíos: individuos amorales (receptores de la intolerancia, el machismo o los insultos varios).

¿Qué papel desempeñan los padres?

Los padres deben actuar en pro de proteger la salud mental y física de sus hijos/as.  A veces, se nos olvida que son los padres quienes deben actuar como tales. En numerosas ocasiones, se atribuye a los docentes la responsabilidad educativa, única y en exclusividad. Trabajar, codo con codo, con los maestros, ayudará a corregir posibles actitudes poco o nada edificantes.

“Padres y docentes debemos ser vasos comunicantes, hallar las necesidades de nuestros destinatarios (hijos o alumnos), animarles a manifestar sus preocupaciones, pues no olvidemos que el diálogo fluido ayuda a solucionar un posible conflicto”

La eliminación de graves problemáticas, promoviendo el debate y el mayor compromiso de los progenitores en el proceso de enseñanza-aprendizaje, son los dos principales retos a los que nos enfrentamos los docentes.

Sin duda, los alumnos muestran una mejora en su autoestima, cuando observan un interés por parte de sus padres. Todo lo contrario ocurre, cuando se percatan de la escasa o nula vigilancia de los mismos. En numerosas ocasiones, el apoyo familiar lleva implícito un desarrollo positivo del menor, poder sentar las bases sobre las que construir un futuro lleno de optimismo.

Hoy, este que escribe es adulto, si bien no olvida la cara sonriente de una madre o un padre, esa muestra de apoyo (palmadita necesaria) en el comienzo de curso, cada una de las charlas con mis progenitores en pro de buscar soluciones a problemas planteados o las tutorías con quienes fueron mis maestros. Padres y docentes debemos ser vasos comunicantes, hallar las necesidades de nuestros destinatarios (hijos o alumnos), animarles a manifestar sus preocupaciones, pues no olvidemos que el diálogo fluido ayuda a solucionar un posible conflicto.

 

Ver más artículos de:

Rafael Bailón Ruiz
Profesor de ESO

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *