Vehículos singulares, 172: Andrés García y su Mercedes 170 de 1952

Traemos hoy un vehículo singular con muchas curiosidades. Según su propietario, Andrés García, empleado público en el Ayuntamiento de Granada, el Mercedes 170 fue la segunda serie de este modelo que se distinguía de la anterior por la disposición de la rejilla de la calandra ya que la primera la llevaba en sentido vertical en tanto que el suyo la tiene en sentido horizontal. Estamos ante un modelo del año 1952 pero matriculado en España en 1953. Otras variantes del modelo era el acceso o no al maletero desde el interior y algunas diferencias que Andrés ha observado en el chasis durante el proceso de restauración.

«En cuanto a mandos, decir que el 170 era un modelo popular por lo que en el mismo reloj está el amperímetro y el nivel del tanque de la gasolina». También, el cuentakilómetros, en vez de circular de izquierda a derecha, lo hace al revés, según le explicó Diego Zambrano, «para poder montarlo tanto en coches europeos como ingleses», así mismo lleva un reloj de cortesía, el cambio de luces es de pie y cuenta con un testigo para saber si llevamos las luces encendidas. En lo que se refiere al tipo de motor indica que es el primer motor diésel que saca la marca con un desarrollo comercial. Añade que «se trata del famoso M 636 que se montó también en las DKV tan populares en los años 70 y en el famoso Unimog de Mercedes, esos camiones 4×4 con aspecto un poco especial»

El ‘Lola Flores’ de Andrés en plena Vega granadina ::A.ARENAS

«Estaba buscando un vehículo que estuviera en buenas condiciones y que pudiera circular con él. Lo compré en Madrid y la verdad es que parecía estar en buen estado pues le habían dado un repintado, y lo habían puesto en funcionamiento, pero cuando llegó a Granada el coche era totalmente diferente. Era de color burdeos, con la tapicería gris y cuando empezamos a quitar alfombrillas y mirarlo más a fondo descubrimos muchas sorpresas que hubo que solucionar entre mi mujer y yo. Después de nuestra jornada laboral nos íbamos a los Talleres Ronda de los que nos hemos hecho prácticamente familia. Nosotros ayudábamos en todo lo que se podía, fueron seis años los que le dedicamos», contesta cuando le interrogamos sobre el estado en el que se encontraba cuando llega a sus manos.

También que le han echado muchas horas de trabajo para ponerlo en su estado actual. En cualquier caso, dada su gran afición a la restauración, no solo de coches, las dan por bien aprovechadas al igual que los gastos a los que ha tenido que hacer frente o el consumo de combustible. Señala que estos coches fabricados en Alemania para diésel y gasolina, van francamente bien en llano, siendo los primeros «más tranquilos pues desarrollan unas velocidades entre 80 y 90 km/h en tanto que los gasolina se van a 100-110 km/h. Teniendo en cuenta otros parámetros como la frenada pues para el peso que lleva, 1295 kg, en vacío, me parece bastante bien». Así mismo indica que este coche para cuatro ocupantes, «es muy cómodo, estando a años luz de otros coches».

Vista del interior del Mercedes 170 de 1952  :: ANTONIO ARENAS

Para el tema del color nos informa que, al llamar al Registro de Mercedes Benz en España y facilitarles el numero de chasis, le indicaron que su color original era el verde. Efectivamente cuando le fueron quitando capas salió este color y por eso decidieron pintarlo en color verde, dejando una pequeña zona en crema. En cuanto al interior es destacable que los guarnicionados tenían unos fieltros en los que se les había pegado unas pajas muy larga. «A mi mujer le pareció superbonito que tuviera muchos granos de trigo que pertenecía a esos guarnicionados y fieltros». En cuanto a la curiosa palanca de cambio, con forma de S, señala que es muy especial. Como también lo es el cambio de luces consistente en un interruptor que funciona pisándolo con el pie, lo cual exige algún tiempo hasta acostumbrarse. Como anécdota nos cuenta que un tiene una manivela para el grifo de gasolina, como si fuera una moto, y que un día de invierno salieron a dar un paseo y lo abrieron pues pensaron que podía ser la calefacción y lo que ocurrió es que unos 300 metros más adelante se quedaron tirados.

El vehículo presenta un aspecto impecable :: ANTONIO ARENAS

¿Un museo automovilístico en Granada?

Andrés García nos cuenta que desde que era niño sentía un interés especial por los coches y motos. De hecho conserva el ciclomotor de su padre, al que cariñosamente llama ‘la Cafetera’, y con el que se inició en pequeñas reparaciones. Durante su estancia en Padul, conoció a los hijos de Paquito Gasoil, propietario de coches clásicos por lo que le gustaba visitarlos para ver los distintos modelos, montarse en ellos y jugar a pilotarlos. «En mi mente siempre tuve el tener un coche clásico. El primero fue un Renault 8 TS, de mi tío Paco, que salió en la revista Motor Clásico, en enero de 2007, y por circunstancias de la vida lo tuve que vender, pero al poco tiempo llegó a mis manos el Mercedes». Se considera afortunado en cuanto a la restauración que hicieron «tornillo a tornillo y recuperando todas las piezas originales» como las maderas de las ventanas que estaban en un estado lamentable y que han conservado la «pátina del tiempo». Tras la restauración pasa la ITV sin problemas todos los años pues no lo tiene como histórico. Su afición le lleva a viajar casi todos los fines de semana a los talleres de los hermanos Astorga, en Loja.«Disfruto viendo como una mecánica obsoleta, ellos la arreglan, la componen y le buscan solución. Le digo de Manolo, aunque no quiere, que es como un Dios en el tema de la mecánica de vehículos antiguos. Estoy orgulloso de ser familia de él». A estas visitas, como a la realización de este reportaje, suele acompañarle su hijo José Francisco, de 11 años que nos cuenta que le encanta montarse en este coche pues siente «unas sensaciones increíbles» por lo que, sin duda, va a seguir la tradición del padre. Andrés que pertenece desde este año al Club de Automóviles Veteranos de Granada, le encantaría que esta ciudad con tantos atractivos turísticos, contara algún día con un museo automovilístico pues «en Granada hay maravillas, con matrículas bajísimas, esos coches podían estar todos juntos y servir como motor económico a la ciudad, tal y como ha pasado en Málaga, donde una colección privada es expuesta por el ayuntamiento, por lo que tiene unos ingresos y los propietarios de los vehículos están encantados de que se exhiban en un museo».

Próxima entrega: XXIII Concentración de Motos de Época de AMDA Guadix

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

 

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *