‘Razón de amor’, una fábula de Carmen Alcaide sobre la búsqueda de la felicidad a principios del siglo XX

 

Si en sus anteriores novelas, ‘Aunque me quiten el puente volverá a lucir la primavera’, la escritora y profesora Carmen Alcaide cuenta la historia de dos hermanos gemelos a los que separan por la guerra civil española y en ‘Anónimo florentino’ tiene como protagonista a un joven pintor sin escrúpulos dispuesto a triunfar como sea en la Italia del Renacimiento, ahora en su nueva obra narrativa, ‘Razón de amor’ (Ed. Dauro) es una joven mujer de primeros del siglo XX, quizás inadaptada desde niña al mundo que le tocó vivir y siempre a la búsqueda de su ideal. No es la primera vez que esta autora narra el despertar al amor de una joven en la adolescencia pues ya lo hizo con anterioridad en ‘Fruta verde’, una novela más realista y también más tierna, en tanto que ‘Razón de amor’ fue concebida como una fábula de la búsqueda de la felicidad.

Una cita de Blaise Pascal (‘El amor tiene razones que la razón no conoce’) precede a las 192 páginas de la nueva novela de Carmen Alcaide pues le pareció adecuada para comprimir la idea de los sentimientos de la protagonista que actúa siempre movida por ellos. Céline, a la que el lector conocerá a la edad de ocho años, se mueve por distintos escenarios que van de París a Madrid pasando por distintas ciudades del Sur de Francia o el Pirineo Catalán, espacios bellamente descritos, algunos conocidos por la autora y otros fruto de sus sus lecturas y de la imaginación.

«Prácticamente la protagonista absoluta es Céline, siempre movida por esa razón de amor que puede hacerla indiferente, cruel o amoral en determinados momentos», nos dice de este personaje principal que le vino a la mente en los años del cambio de siglo. «Me atrajo la idea de escribir una novela que estuviera ambientada a principios del siglo que se iba, el XX», explica la autora de esta obra que cuenta con una primera parte centrada en la infancia y la adolescencia de Céline, que se desarrolla en Francia, ya en España se inicia su etapa de juventud y a partir de su matrimonio impuesto empieza lo que podría considerarse la bajada de Céline a los infiernos y cuyo desenlace el lector puede intuir pero no de la forma en que sucede. Carmen Alcaide vuelve a poner de manifiesto sus dotes de escritora, además de su sólida formación y afición lectora de autores clásicos y modernos de los que se ha ido empapando, estando entre sus favoritos Pérez Galdós y Juan Valera, y autores extranjeros como Charles Dickens, o Johann W. Goethe, autores franceses más modernos, como Colette…

Carmen Alcaide, posa con su libro en el Patio del Hotel Santa Paula ::A. ARENAS

«Quizás los clásicos son los que más me llevan a cuidar el gusto por el lenguaje y al recreo de las descripciones», señala la autora de esta novela de más fácil lectura que ‘Anónimo florentino’ y cuya lectura puede resultar agradable a cualquier persona, especialmente a la que le guste evocar los primeros años del siglo XX, se interese por el modo de vida de la mujer de la época y le guste ir de sorpresa en sorpresa. Esta obra, en cuya redacción ha invertido un año aproximadamente, al que habría que añadirle el tiempo dedicado a las correcciones, revisiones y búsqueda de datos, se presenta esta tarde en el Cuarto Real de Santo Domingo, en cuyo acto estará acompañada por el director del departamento de Gestión editorial de Dauro, José Miguel Montalbán, y el escritor, Francisco Gil Craviotto (18:30 h). Carmen Alcaide es cordobesa de nacimiento y licenciada en Filología Románica por la Universidad de Granada. Como profesora de Secundaria ha impartido clases de Lengua y Literatura en distintos institutos de Andalucía hasta su destino actual en el el IES Cartuja de Granada.

DAR AL PLAY PARA OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA A CARMEN ALCAIDE:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *