Vehículos singulares, 174: Paco Guillén Pardo y su autobús Pegaso 5117 de 1981

Ciento ochenta kilómetros de ida -los que separan Granada de la localidad almeriense de Albox, y otros 180 de vuelta, nos ha supuesto la realización de este reportaje. Hacía tiempo que teníamos el contacto de su propietario, Paco Guillén, pero unas veces por él y otras por nosotros, han ido pasando los meses y no queríamos desaprovechar la oportunidad de que también esta serie contase con un autobús singular, pues ya hemos tenido la ocasión de recoger la historia de varios camiones y un par de tractores. Además nos parecía que tenían un valor especial pues durante un tiempo sirvió de transporte escolar y cuando lo ‘jubilaron’ pasó a ser propiedad de una autoescuela por lo que muchos los albojenses se han sacado el D con este vehículo que fue fabricado hacia finales de 1981 y matriculado en 1985. Así pues un caluroso día de agosto pusimos rumbo a Albox, donde previamente habíamos quedado con José María Ávila y su vecino José Luis Salmerón pues también querían mostrarnos su fabuloso Cadillac Deville rojo, de 1969. Después, siguiendo sus recomendaciones nos dirigimos hasta el Mesón de Irene en el Polígono Industrial Tardigueras pues nos comentaron que se comía bien y barato, como así fue.

A principio de la tarde, justo al otro lado de la A-334, en una nave próxima a la gasolinera Roque Soto, nos encontraríamos con Paco que ya nos esperaba con el motor encendido y dispuesto a hacer un pequeño recorrido que nos trasladaría hasta la plaza de San Francisco, frente a la parroquia de la Concepción (s. XVIII), donde terminaríamos de hacer el reportaje gráfico y vídeo para Canal Tamayo, al que se sumaron unos amigos de Paco. Este nos contaría que su afición por los coches clásicos se remonta a su niñez. También que durante un tiempo trabajaría como mecánico y que lleva dos décadas como técnico de la Junta de Andalucía.

Paco Guillén Pardo y un grupo de amigos en el interior del autobús Pegaso 5117 de 1981 :: ANTONIO ARENAS

«Recuerdo que el primer coche que tuvimos en la casa fue un Dyane 6, matricula de Almería que compró mi padre nuevo. Con él aprendí a conducir y es el que hemos tenido casi toda la vida, luego vendrían un GS, y un BX… Mis vecinos como sabían que me gustaban los coches viejos me los ofrecían y poquito a poco he reunido 17 coches, entre los que se incluye el autobús. Los tengo guardados en una nave, pues para mi la restauración es un hobby y de vez en cuando participo en alguna concentración», nos responde a nuestra primera pregunta. Después relata que el Pegaso 5117 fue propiedad de un señor de Oria, localidad situada a una media hora de Albox, llamado don Gabriel Lizarte. «Este autobús -añade- es el que nos llevaba al colegio todos los días. En mi caso, desde los seis años hasta que me fui al instituto». Durante el curso escolar este vehículo salía diariamente de Oria, en dirección a la Rambla y desde aquí iba por todas las barriadas del campo recogiendo escolares que transportaba hasta el colegio Virgen del Saliente, de Albox. Cuando terminaban las clases iniciaba el recorrido inverso. Con la nueva ley que regula este tipo de vehículos y que prohíbe la circulación a los que tienen más de 16 años de antigüedad, su propietario lo vendió a una autoescuela que lo tuvo un tiempo haciendo pista hasta que al final lo abandonaron.

El autobús y su propietario, en la plaza de San Francisco, ante a la parroquia de la Concepción (s. XVIII) de Albox   :: A. ARENAS

Tanto tiempo viajando en él hizo que Paco le cogiera cariño y dada su afición por la restauración que decidiera adquirirlo. «Me daba lástima verlo abandonado, por eso hablé con el dueño de la autoescuela y conseguí comprárselo», comenta de este vehículo con capacidad para 40 plazas, aunque generalmente había más chavales que asientos por lo que algunos tenían que sentarse en el capó negro. Paco era de los que le gustaba ir al final, «en el gallinero, haciendo follón», aunque otras le tocaba ir delante pues el puesto dependía de quien llegara primero. Lo curioso es que durante todos esos años, no recuerda que alguna avería le obligase a pararse, pero si que muchas veces en que la rambla de Oria se cortaba debido a las lluvia, todos estaban deseaban que el autobús no pudiera llegar al colegio, «pero no sabemos cómo lo hacía y dando saltos por el terreno siempre aparecía». De quien guarda muy gratos recuerdos es del conductor que por desgracia ha fallecido hace unos cuatro meses hasta el punto de que cuando lo restauró lo primero que hizo fue llevárselo para que lo viera. «El hombre ya estaba bastante mal de salud, le habíamos invitado a la quedada que habíamos preparado con los alumnos del transporte pero no le dio tiempo de volver a verlo en la puerta del colegio con las puertas abiertas para que el que quisiera pudiera entrar y sentarse», explica.

Detalle del volante y ‘relojes’ del salpicadero ::A.ARENAS

Rarete de conducir y ‘flojillo’ en las cuestas

Tras su uso como transporte escolar y haber estado parado varios años, el Pegaso 5117 pasó a ser de propiedad de una autoescuela. Su propietario comenta que «lo habrán tenido unos seis o siete años haciendo pista hasta que compraron otro mejor para carretera ya que a este hay que hacerle doble embrague y resultaba más pesado para el tema de la enseñanza. También porque no tiene aire acondicionado». Así mismo, explica que lleva un motor 9100, de 10.500 cc y 170 CV, sin turbo y que su consumo está por encima de los 30 litros. El chasis y el motor es Comet y la carrocería Unicar. Reconoce que «es muy rarete de conducir y las cuestas, aunque el motor va muy bien, va flojillo de potencia. El truco es que hay que hacerle doble embrague y darle varios acelerones porque si no te rascan las marchas». La gama de vehículos 5117 fue una serie de autobuses urbanos y autocares interurbanos fabricados por Pegaso. Contaban con motor diésel de seis cilindros en línea, embrague monodisco en seco de 430 mm de diámetro. Cambio mecánico de seis velocidades, dirección servohidráulica, frenos por aire comprimido con dos circuitos independientes, suspensión anterior y posterior con dos ballestas semielípticas. En 1968, Pegaso se hizo con el control de SAVA, adquiriendo su fábrica en Valladolid y en 1990 fue vendida al consorcio Iveco, aunque no cesaron en la producción de camiones y motores para autobuses hasta 1995.

Próxima entrega: XVIII Concentración Club Vehículos Románticos-Costa Tropical

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *