Fernando de Villena presenta en Librería Picasso las ‘Nuevas historietas de Bernando Ambroz’

Un nuevo libro del granadino Fernando de Villena (1956) ha llegado en estos días a las librerías. Se titula ‘Nuevas historietas de Bernando Ambroz’, supone la 23ª obra de su producción narrativa y ha sido publicado por Editorial Carena. Una libro ambientado a principios de la década de los sesenta, en el que sus dos protagonistas, Bernando Ambroz, un viajante de seguros y su ayudante Juanito, recorren en su Seat 600 la Andalucía profunda de la posguerra. Este académico de las Buenas Letras de Granada y de la Academia Hispanoamericana de las Buenas Letras, además de miembro del Instituto Patafísico Granatense, lo presenta el lunes, 1 de octubre, en la Librería Picasso de la calle Obispo Hurtado, en un acto en el que intervendrá su amigo, Enrique Morón, al que está dedicada la obra y que aparece en el libro encarnando a un joven poeta de Cádiar y la editora, Elena Morilla (19,30 h).

«La atmósfera que se recrea en el libro es la Granada de los años 60, en la que yo era niño. Por eso se ha puesto en la portada una foto en blanco y negro en la que aparezco con mis primos. Los personajes son un viajante y su ayudante, un joven gordito y simpático que van recorriendo esa Andalucía estrepitosa que no había despertado de la posguerra», explica el autor de esta obra que es continuación de otra anterior con estos mismos personajes y que publicó en 2011 con ilustraciones del polifacético José Antonio López Nevot, «un pintor excepcional, escritor y catedrático de Derecho» que debido a sus múltiples obligaciones no ha podido hacer las ilustraciones para esta segunda parte que está dedicada a Enrique Morón, «a quien tanto deben algunas de estas historietas». En este sentido el autor aclara que «es un libro que parte de la oralidad pues está escrito sobre historias que se cuentan en los bares. Enrique Morón es un gran contador de historias, historias que se me quedan y que luego reconstruyo y transformo en relatos». Todo se debe a a que este autor gusta mucho de hacer aparecer como personajes literarios a sus amigos. «Dado que algunas historietas me las ha sugerido él, qué mejor homenaje que convertirlo en un personaje positivo pues aparece como gran poeta en contraposición con un poetastro que compone rimas espantosas y no hay quien los aguante».

Fernando de Villena y Enrique Morón,  a quien está dedicada la obra :: A. ARENAS

En el prólogo, su editora y prologuista, Elena Morilla, se alegra de que el viaje de Bernardo Ambroz y Juanito, además de ser «un viaje fascinante por los pueblos de Andalucía» o «un entramado divertido y audaz sobre la grandeza y miserias humanas después de la posguerra española», se haya convertido en una manera exquisita de recuperar nuestra lengua, lo cual es común a toda su producción literaria de Fernando de Villena ya que, entre sus máximas preocupaciones se incluye el empobrecimiento de nuestra lengua, al tiempo que se lamenta que, sobre todo, los jóvenes «solo lean por obligación y que se esté perdiendo el disfrute de la lectura y, en consecuencia, también el de la escritura. He sido profesor de Literatura y el léxico de mis alumnos, no pasaba de las dos mil o tres mil palabras». En cuanto a sus personajes reconoce que la figura de Bernardo Ambroz se debe, en parte, a su padre, «una persona de una honestidad ejemplar, la cual opongo a todo un mundo de trapacerías que hay hoy. Mi padre viajaba mucho y nosotros sentíamos esa ausencia. A la vuelta nos contaba historias de sucedidos suyos en diversos pueblos. El anterior tomo arranca con la historia de Bernardo Ambroz y su ayudante cuando llegan a un pueblo donde van a cenar y le ofrecen salmorejo o setas. Ellos se inclinan por el salmorejo. Al día siguiente se enteran de que los que han comido setas han muerto. Es una historia real que le ocurrió a mi padre en Pozoblanco», comenta antes de concluir que «son historias muy chispeantes y vivas. La literatura nace de la vida no de la propia literatura».

Cuando le preguntamos acerca del nombre y apellido del personaje principal explica que se llama Bernardo por tratarse de un nombre de un héroe, como Bernardo del Carpio y su apellido Ambroz se debe a ser un pueblo al que ha estado vinculado al haber vivido una de sus abuelas en esta localidad de la Vega granadina. De Juanito aclara que es «muy buena persona, inocentón, y a la vez un hombre muy sensual, que le gustan las mujeres, la buena cocina y vivir bien. Funciona como el contrapunto del personaje central». Todo ello hace que sea inevitable la comparación con Don Quijote y Sancho y que consideremos que ambos ‘cabalgan’ de nuevo en el siglo XX  en el que Rocinante se ha transformado en un Seat 600, el vehículo por antonomasía de la España de esa época y que su padre, como tantos españoles, contó con uno. «Esa dualidad está en el alma española. En casi todas las personas hay una parte de Sancho y otra de Quijote. Mi libro ha sido una apuesta por lo positivo. Es fundamental que aparezcan ambos para que se mantenga el diálogo pues es el nervio de la acción de cada uno de estos relatos independientes», aclara.

Bernardo Ambroz, como don Quijote, es un gran amante de los libros. Por eso se sorprenden cuando llegan a la Venta del Almocafre cuyo dueño encuentran leyendo la novela ‘Niebla’ de Miguel de Unamuno, lo que le da pie a afirmar que «los buenos libros nos ayudan a vivir, nos acompañan en los momentos difíciles y nos entretienen en las horas de tedio». Opinión, sin lugar a dudas del propio autor que se mete en todos sus personajes y que es un gran amante de la lectura lo que le lleva a estar siempre leyendo tres o cuatro libros a la vez. En cuanto a las principales diferencias de esta obra respecto a la primera está la aparición de las ochos capitales andaluzas con una escapada a Madrid, en tanto que en el primer volumen solo aparecían pueblos. También, como destaca Gil Craviotto, la crítica demoledora contra el señoritismo pero no solo de ese momento sino de toda la historia española y la exaltación de la cultura popular con sus costumbres seculares, dichos y refranes, que la globalización está destrozando. Antes de finalizar, Fernando destaca que su obra «es literatura andaluza en cuya base está el humorque sería muy fácil llevar a una serie televisiva».

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *