Gracia Morales presenta en la Biblioteca de Andalucía, ‘Del hogar y sus mudanzas’, su quinto poemario

Esdrújula Ediciones continua en este otoños dejando caer sus hojas en forma de libros. Así, el lunes, 12 de noviembre, será el turno del quinto poemario de Gracia Morales (Motril, 1973). Después de ‘Ocho poemas para andar por casa’ (2000), ‘Manual de corte y confección’ (2001), ‘De puertas para dentro (2004), y ‘La voz en pie’ (2014), ahora es el turno de ‘Del hogar y sus mudanzas’ que en realidad es una reedición del poemario publicado en 2004, galardonado con el ‘Primer Premio de Poesía ‘Javier Egea’, al que ha añadido otros dos breves. Lo presentará en la Sala Val de Omar de la Biblioteca de Andalucía, donde le acompañarán, la escritora y prologuista Erika Martínez y su editora, Mariana Lozano (19:30 h).

 

La autora cuenta que «este libro consta de ‘De puertas para adentro’, cuyos poemas me siguen gustando y suelo leer en los recitales poéticos porque a los oyentes les emocionan pero que, sin embargo, el libro lleva mucho tiempo descatalogado. Le he añadido otros dos poemarios que son demasiado breves para componer por si solo un libro que también tenían que ver con este ámbito de lo doméstico, de lo cotidiano, de la circunstancia familiar, de la vida de puertas para adentro. Estos dos inéditos se titulan ‘De la quietud y la ausencia’ (2005) y ‘Nueve meses’ (2011). Hablé con Esdrújula de la posibilidad de unir los tres en un libro que los englobara a los tres y eso es ‘Del hogar y sus mudanzas’».

Gracia Morales, dramaturga y cofundadora del grupo Remiendo Teatro, afirma que necesita los dos géneros, aunque al teatro llegó más tarde pues ha escrito poesía desde que era niña. «Puede ser que en el teatro, a nivel nacional, tenga una visibilidad que no tenga como poeta. La poesía es para mi un género ligado a la autoexigencia íntima y nadie me encarga, como sucede con el teatro que para una determinada fecha escriba un poemario. Para mí es un lenguaje más intimo, casi secreto pero igualmente importante. Quizás hay historias que necesito escribir desde la poesía porque requieren esa intensidad lírica, en cambio cuando quiero desarrollar una problemática más abierta, más compleja y con un desarrollo más largo entonces es el teatro el que me sirve para contar ese tipo de historias». También explica que, de la primera parte no ha quitado ni cambiado de sitio ningún poema, eso sí «con el paso del tiempo al releer algún poema se piensa que se puede ser más preciso y es lo que me ha llevado a cambiar palabras que de pronto no me sonaban tan bien o he pensado que hay alguna forma mejor de decirlo. Han sido muy pocos los casos. Es cierto que me sigo reconociendo con la mayor parte de los poemas de ese libro».

Gracia Morales, dramaturga, poeta y cofundadora del grupo Remiendo Teatro ::A.ARENAS

De la segunda parte señala que se trata de un poemario elegíaco que trata sobre el proceso de enfermedad y finalmente la muerte de alguien cercano, en concreto del padre de su pareja que considera le permitió «estar a la distancia justa para escribir estos poemas. Fui testigo de cómo se vivía ese proceso de estar mucho tiempo en un hospital y cuando terminó todo surgieron estos poemas quizás como una forma de dejar constancia de esa experiencia vital tan intensa y dolorosa y a la vez, tan profunda por lo que consideré que merecía la pena dejar un testimonio». La temática del tercer poemario fue otro proceso vital, surgido de la experiencia de estar embarazada que considera no se ha abordado mucho desde la poesía. «A mi me apetecía dar cuenta de todo ese proceso maravilloso pero también con lo que tenía de desconcierto ante un cambio vital que se produce cuando tu cuerpo empieza a transformarse, incluso antes de que haya nacido ese hijo. El libro acaba con el momento final del parto con el poema muy breve que implica la llegada al mundo de ese nuevo ser, en este caso de mi hijo Bruno», comenta esta autora que admite las influencias de Ángel González, a cuyos libros le gusta volver, de Ángeles Mora, Álvaro Salvador o García Montero. «Sin duda me influye también la poesía hispanoamericana y me hizo muy feliz leer en el prólogo de Erika que emparentara mi poesía con el que quizás es para mi el poeta que más admiro, César Vallejo, un poeta muy complejo en el que prima mucho el sentimiento de lo humano».

OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *