Antonio Luis Gallardo: «La clase dominante»

Los políticos están favoreciendo los intereses de unos pocos. Estamos perdiendo derechos en sanidad y educación, al tiempo que se piden sacrificios a la población que no se exigen a los de arriba.  Me revienta que paguemos un sueldo de mileurista a una persona que dedica 14 años de su vida a convertirse en uno de los mejores profesionales del mundo. Y mientras eso ocurre le damos a un político sin ninguna preparación 6.000 euros al mes.

Si las personas que sostienen la sociedad como los maestros, los médicos, los profesores de universidad, no les damos la relevancia que se merecen tendremos una sociedad mentecata y pusilánime.

Seguimos estando más preocupados por el balón de oro que por aquellos que nos van a salvar la vida dentro de unos años. El día que necesitemos aquello por lo que no hemos peleado nos arrepentiremos mucho.

Clase dominante es la que posee los medios de producción y que determina la superestructura en una sociedad, esto quiere decir que es la que va a determinar la cultura, religión, etc. mientras que clase dominada es la que no detenta los factores de producción esto es, el proletariado, la gente que vende su fuerza de trabajo porque no le queda otra.

Cansado y hastiado de esta clase política que todo lo mediatiza, lo materializa y acerca el ascua solo a su sardina, sin mirar a su alrededor, cómo se mueve el mundo, qué demanda la sociedad y en definitiva hacia dónde vamos.

Hora es que demos un ultimátum a toda esta gentuza que lo único que hacen es ensuciar la imagen que teníamos muchos cuando vino esta bendita democracia y que en estos días se les ha llena la boca de frases bonitas y rimbombantes a propósito de las elecciones andaluzas.

Alguien dijo que aquellos que arriesgan un poco de libertad por un poco de seguridad, no se merecen ni lo uno ni lo otro, y acabaran perdiendo ambas. Y como bien decía el bueno de José Saramago…”Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay”.

Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *