Vehículos singulares, 184: Pepe García y su Rolls Royce Silver Spirit II de 1989

El vehículo de hoy nos llamó la atención por dos cosas. Una, por el buen estado que presenta. Es sorprendente ver cómo coches con casi tres décadas parecen recién salidos de fábrica, tanto por fuera como por dentro. También por llevar su matrícula con el distintivo provincial que cada vez que veíamos alguna cuando estábamos lejos de casa nos daba un vuelco al corazón. Me refiero a esa GR que indica que el coche había sido matriculado en Granada y que por tanto compartíamos terruño. En este caso aún más llamativa si cabe por la cifra compuesta por cuatro ceros que luce delante de la V. Por eso cuando, Ángel García Tamayo lo vio en la primera concentración de Chimeneas no dudó ni un momento en pedirle los datos de contacto. Así supimos que José -o Pepe- García Berrido es propietario de la empresa de plásticos Granaplast que existe desde 1985 y a la que se dedica por completo desde que finalizó su actividad en Caja Granada, y que cuenta con cerca de 30 trabajadores, comercializando sus productos en toda España y en el extranjero. También que guardaba el vehículo en su casa de Chauchina donde estaba dispuesto a recibirnos cuando quisiéramos.

 

Cuando llegamos a la plaza de la Constitución, espacio donde se localiza el Ayuntamiento y la Ermita de la virgen del Espino o ‘del Pincho’, como se la conoce en la vega de Granada, desde hace un siglo, nos recibe Pepe con su hijo, nuera y nieto. Ante la dificultad de poder hacer la foto principal en este espacio decidimos dar un pequeño recorrido que de camino se aprovecha para la grabación del vídeo de Canal Tamayo. Finalmente recalamos a las puertas de la iglesia parroquial del Santo Cristo de la Humildad. Cerca de la entrada vemos la parte de una columna dórica procedente del Turro, anejo de Cacín, en la comarca de Alhama que iba destinada al patio central del Palacio de Carlos V pero que en el trayecto a Granada se rompió y que se ha colocado en este lugar. Allí hacemos la foto principal y Pepe nos brinda la información de su vehículo. «Este coche lo compró un empresario granadino con el que tuve mucho contacto durante más de 30 años. Yo he estado trabajando toda mi vida en la Caja de Ahorros y al mismo tiempo tenía una empresa dedicada a la fabricación de plásticos de todo tipo. Al cerrar sus empresas vendieron las naves y toda la maquinaria de la que yo compré bastante además de este coche pues siempre he tenido afición a los coches clásicos y a las antigüedades en general y así vino a mis manos hace tres años».

Interior del Rolls Royce Silver Spirit II de 1989 de Pepe García :: ANTONIO ARENAS

También nos explicó que fue matriculado el 29 de diciembre de 1989, por lo que tiene ahora 29 años. «Aunque andaba desde el primer momento tuve que hacerle muchísimo: ponerle esferas de la suspensión, cambiarle las ruedas, arreglar el motor… La inversión para ponerlo a punto fue importante». En cuanto a la curiosa matrícula, su teoría es que el propietario «tendría alguna amistad en Tráfico y pudieron esperar hasta ponerle una matricula singular a un coche singular». Igualmente se deshace en elogios a la hora de comentar sus prestaciones pues afirma que «es una maravilla a la hora de conducirlo, en suspensión, en potencia,… El único inconveniente que tiene es que gasta bastante gasolina, unos 18 ó 19 litros a los cien kilómetros». También lleva a gala que el coche se mantiene con todas sus piezas originales, dispone de aire acondicionado, radiocassette Blaupunkt y mantiene la pintura primitiva. Para resolver otras cuestiones técnicas nos ofrece la ficha del vehículo en la que podemos ver que sus dimensiones son: altura, 1485 cm; anchura 1887 cm y una longitud de 5268 cm. En cuanto al motor V8, en la web www.coches.net, se indica que su potencia es de 225 CV. Para terminar Pepe nos cuenta que durante el verano suele cogerlo para viajar hasta Almuñécar pues es «la excusa para que el coche ande» y que en la boda de su sobrino lo utilizó como transporte nupcial.

Erres que cambian de color y amores secretos

Según hemos podido averiguar el Rolls-Royce Silver Spirit fue un coche berlina que comenzó a fabricarse por Rolls-Royce Motors en Inglaterra en 1980. Su diferencia con el Silver Spur es que la distancia entre ejes del Spirit es más larga siendo el primer coche en presentar el retráctil emblema ‘Espíritu del Éxtasis’ de la compañía que se hundía en el radiador cuando no estaba desplegado. En sus comienzos, 1906, el logo de Rolls-Royce era las dos erres rojas grabadas en el tapón del radiador pero en 1910, a la muerte de Charles Rolls en un accidente de aviación, una de esas erres pasó a ser de color negro y en 1933, a la muerte de Henry Royce las dos pasarán a ser negras definitivamente. En cuanto a la figura que adorna el capó de estos coches esconde una historia de amor prohibido ya que está basada en Eleanor Velasco Thornton, secretaria de John Walter Edward Scott-Montagu, con la que el editor de la revista ‘The Car Illustrated’, mantenía una relación secreta. Este le pidió a su amigo Harles Robinson Sykes que diseñara un adorno para montar en su Rolls-Royce Silver Ghost de 1909 y el artista hizo esta figura que representaba a Eleanor con un camisón revoloteando por el viento y con un dedo en sus labios que simbolizaba el amor secreto entre los dos.

Próxima entrega: Salvador Ávila Salvatierra y su Seat 132 de 1979

VER VÍDEO DE CANAL TAMAYO:

Para ver más VEHÍCULOS SINGULARES pulsar sobre la imagen:

LOGO-VEHICULOS-SINGULARES4

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *