Daniel Morales: «He tratado que sea la historia de todos los maestros depurados»

El miércoles, 6 de febrero, la Biblioteca de Andalucía acogerá la presentación del libro ‘Un maestro en la República’ de Daniel Morales Escobar (Granada, 1962). Este libro que lleva por subtítulo ‘Depuración y juicio en Granada (1936-1973) ha sido publicado por la Editorial Almizate. En el acto el autor estará acompañado por Consuelo Arribas Mir, catedrática de Geografía e Historia del IES Padre Manjón y por Fernando Morales Rodríguez, hijo del autor y futuro periodista.

 

«Han sido bastantes años desde que empecé a querer saber lo que le había pasado a mi abuelo en los años de la guerra civil y posteriores, de los cuales investigando en diversos archivos habrán sido unos tres años, en concreto en el Archivo Central de Educación en Alcalá de Henares, y en los granadinos de la Real Chancillería, el Histórico Municipal, el Provincial, de la UGR y también militares como el del Juzgado togado territorial número 23 de Almería, donde he encontrado más de 130 documentos y la hemeroteca de IDEAL. Gracias a esos archivos he podido conseguir casi 300 documentos todos relacionados con los procesos al protagonista de esta historia», cuenta el nieto de Daniel Morales López, o simplemente D. Daniel, como era conocido, que indica ha tratado que sea «la historia de todos los maestros que sufrieron persecución y fueron depurados».

El autor indica que conserva «muchísimos recuerdos» de él pues cuando falleció tenía 21 años y mantuvo una relación muy intensa «quizás porque era una persona muy afable y cariñosa, y muy entregado a todos los que le rodeaban, fueran sus alumnos o sus nietos». Como curiosidades indica que fue él quien le enseñó a firmar y a conducir. «A pesar de que han transcurrido más de 30 años desde que murió no olvido y he querido saber qué llevó a la cárcel casi tres años a una persona tan buena». Durante la República, su abuelo fue destinado como maestro en Trujillos, pueblo granadino situado a unos 15 kilómetros de Alcalá la Real (Jaén). Cuando estalla la guerra está de vacaciones en El Fargue de donde era la familia de su mujer y donde se había criado y se había formado en la Fábrica de Pólvoras. El 18 de agosto de 1936 es detenido y encarcelado, en la misma mañana en la que habían asesinado a García Lorca y las tropas sublevadas llegaban a Loja evitando el aislamiento de Granada. Ahí empezó su terrible experiencia. Para que su historia sea mejor entendida, el autor como buen profesor de Historia, incluye el marco histórico y abundantes notas a pie de página (en este caso, casi 200, en los márgenes laterales). «He intentado que sea un libro riguroso aunque a veces pueda ser prolijo en el detalle pero lo he hecho para que esté relacionado con los acontecimientos generales del país, los hechos particulares que suceden en Granada y de su propia vida y familia, y que así se pueda entender mejor», aclara.

Daniel Morales Escobar, autor de libro ‘Un maestro en la República’ (Ed. Almizate) :: A. ARENAS

Se ilustra con fotos de su autoría y la reproducción de documentos que pueden ser leídos por la calidad que le ha dado la editorial. Entre otros, algunas de las 300 cartas y tarjetas que el detenido enviaba a su esposa, incluso a la cárcel pues ella también estuvo detenida. «Fue sometido a un Consejo de Guerra y a un proceso de depuración, a un juicio en el Tribunal de Responsabilidades Políticas, que finalizaría por parte del Consejo de Guerra con la condena de seis años de prisión mayor y suspensión de todo cargo. Entre los tres años que estuvo suspendido provisional y definitivamente, desde 1942 a 1973, fueron en total 37 años», añade. Uno de los informes más terribles fue el emitido por el párroco de Frailes en el que se le acusaba «de comunista, revolucionario, ateo y pervertido pues enseñaba a los niños ideas contrarias a Dios, la patria y al orden, y eso de que, creo, que ni tan siquiera lo conocía». D. Daniel que falleció a la edad de 75 años tuvo que ganarse al vida, primero dando clases particulares en su propio domicilio y luego en la Academia Morales que fundara en la plaza de la Trinidad esquina Mesones donde básicamente se daban clases de Matemáticas. En esos años se hizo profesor mercantil, gracias a cuyo título entró a trabajar en la Escuela de Comercio de Granada, cuna de la actual Facultad de Empresariales, donde impartió clases gratuitas como profesor interino durante 10 años, hasta que pudo empezar a cobrar un sueldo. En el año 1973 pudo reincorporarse al magisterio estando unos meses como provisional en la escuela de Jun para obtener una plaza definitiva en Cájar donde estaría destinado desde los 64 años hasta que se tuvo que jubilar con los 70. «Aquí, a pesar de su edad avanzada, fue muy feliz llegando a ser director», añade.

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *