Antonio Luis Gallardo Medina: «¡No a la indiferencia… No me rindo!»

“Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas,
porque los optimistas están encantados con lo que hay”

Mis amigos y familia me comentan si no estoy cansado y desencantado con la política, que ellos no quieren saber nada de los políticos y que se plantean no volver a votar en las próximas elecciones. Me parece bien, que cada uno haga lo que quiera, pero al igual que yo respeto sus opiniones y deseos, exijo el mismo respeto para las mías, faltaría más.
Sé que soy vehemente, apasionado y que muchas veces meto la pata por mi forma de ser u opinar, pero a mis años ya no quiero cambiar, si no que me siento bien conmigo mismo.

Cómo se puede ser indiferente ante el drama de tres millones de parados, de miles de familias desposeídas de su vivienda habitual, cómo miles de dependientes malviven con lo poco o nada que les da este Gobierno, cómo los pensionistas sostienen con su exigua pensión a los familiares a su cargo, esto no se puede aguantar.

Cómo soportar a estos políticos mangantes y sinvergüenzas que solamente piensan en llenarse sus bolsillos y encima hacernos tontos pensando que como no nos interesa la política ellos campan por sus fueros y se les ve sonrientes y chulos paseando, esquiando o celebrando en restaurantes carísimos en nuestras propias narices.

Ahora andan enredando con los términos de género, que si portavoces o y portavozas. Ante esto, de verdad, no puedo permanecer impasible y decir que no me interesa la política.

“Los políticos están lejos, muy lejos de la ciudadanía”

Los políticos están lejos, muy lejos de la ciudadanía, hasta el punto de que se ve como una cosa normal que imputados y corruptos se paseen ostentosamente por la calle, mientras los ciudadanos se tiran desde las azoteas.

Por eso y por muchas cosas más, me interesa, me preocupa y quiero seguir opinando de política y siempre recuerdo las palabras del bueno de Mario Benedetti… “Me gusta la gente que con su energía, contagia. Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera”.

 

  Ver ARTÍCULOS ANTERIORES DE

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *