Francisco Montero: «En un futuro muy cercano, la realidad podría superar a esta ficción»

‘Ciber evolución: corrupción en la ciudad tecnológica’ (Ed. Nazarí) de Francisco Montero es una novela futurista (futuro posible muy próximo) donde existe una ciudad ficticia llamada Ciberia que bien podría ser Gibraltar, aunque no se nombre, que se rige íntegramente por la tecnología: todo está informatizado, tiene su propia moneda (virtual), para todas las gestiones (una simple tutoría entre padre y profesor) para lo que solo hace falta estar dado de alta en el sistema. Todo va muy fluido y parece perfecto, pero la política se divide entre protecnología y antitecnología. Se presenta esta tarde en la Biblioteca de Andalucía, donde el autor será presentado por su editor, Alejandro Santiago (19:30 h)

Las vías se llaman Calle Google, y otros términos informáticos.  Tiene como subtítulo, ‘Corrupción en la ciudad tecnológica’, lo que viene a poner de manifiesto la presencia de un político/empresario que quiere controlar la información para su beneficio propio. El libro deja un enorme poso para la reflexión, ya que no se posiciona en ningún momento, dejando al lector que decida lo que considera que está bien o no. Ni los buenos son tan buenos, ni los malos se equivocan siempre. ¿El fin justifica los medios? La cuestión que plantea el autor, profesor de psicología en la Escuela Universitaria de Osuna, es si el acceso a nuestros datos, datos privados, voluntariamente o no, en redes sociales o bien en bases de datos privadas, es adecuada, si estamos capacitados para soportar esa exposición ante desconocidos.

– Un profesor de psicología, con numerosos publicaciones técnicas, irrumpe en el campo de la ciencia ficción, futurista, con marcada tendencia informática. ¿Cómo llega Francisco Montero hasta ahí?
– Me gusta mucho el género de la ciencia ficción y soy gran amante de las tecnologías de la información y la comunicación. Por otro lado, como educador siento curiosidad por los cambios que nos deparan estas innovaciones y cómo ello afectará a nuestra conducta y nuestras relaciones.

– ¿Qué tiene Ciberia? ¿Qué la hace diferente de una ciudad típica española?
– Ciberia me ha permitido retratar una realidad bastante cercana a la sociedad actual en la que una aplicación informática a modo de red social ha conquistado el centro de la vida de las personas y la privacidad ha pasado a un segundo plano. La única diferencia con cualquier ciudad española podría considerarse una cuestión de cronología, ya que en un futuro muy cercano – nunca mejor dicho -, la realidad podría superar a esta ficción.

– ¿Cómo definiría ‘Ciber Evolución’? ¿Novela de ciencia ficción, thriller psicológico, novela de aventuras? Porque tiene tintes de varios géneros…
– Teniendo en cuenta lo comentado anteriormente, me gusta describirla como de Ciencia “Casi Ficción” en tanto que considero que nos invita a acercarnos a una realidad próxima y así, trato de dar un toque de atención al lector para reflexionar sobre el rumbo que pueden tomar las cosas. Aunque he de añadir que tiene muchos ingredientes del género de aventuras.

– Podemos encontrar mucha terminología informática. ¿Es un libro difícil de leer o está adaptado para cualquier tipo de lector?
– Los ciberianos (habitantes de Ciberia) emplean expresiones típicas de un argot que forma parte de la idiosincrasia de la ciudad, sin embargo, para nada resulta difícil de comprender, ya que quién no usa un correo electrónico, posee un perfil en una red social, se comunica a través de una aplicación de mensajería, o publica su propio blog. El lector va a estar más que familiarizado con este lenguaje. En cualquier caso, tales expresiones se pueden entender fácilmente gracias al contexto en el que se plantea el mensaje.

Llama la atención que en una sociedad tecnológicamente avanzada como la que nos presenta, donde todo gira en torno a la tecnología, donde los avances tecnológicos deben servir a la sociedad para vivir mejor, los partidos políticos existentes sean el Partido Tecno Revolucionario, el Partido Tecno Moderado y el Partido Tecno Escéptico. La tecnología pasa a primerísimo plano. ¿Los personajes de Ciberia son esclavos tecnológicos? ¿Lo somos nosotros ya?
– Dado que un esclavo no desea serlo, creo que no sería ese el término más apropiado. Más bien, según mi visión, nos hemos zambullido en ese mundo. El problema es que nos han dado la herramienta y nos hemos lanzado a incorporarlas a nuestras vidas con escasa dosis de pensamiento crítico. Creo que en una gran mayoría hemos absorbido todo lo tecnológico sin aplicar filtros de ningún tipo.

– Como profesor de psicología, ¿crees que este tipo de obras son adecuadas para trabajar en los institutos? Porque está claro que, aunque es una obra que busca el entretenimiento, deja muchas acciones y momentos para la reflexión, ya que el narrador neutro no condiciona ni emite juicios de valor.
– Pienso que sería ideal para trabajar en los Institutos y Universidades por algo que, en mi opinión, es muy importante. Saber manejar Internet o una determinada aplicación informática no implica que se hayan desarrollado actitudes adecuadas para su uso. Me explico, una cosa es conocer el procedimiento para gestionar un determinado software, y otra que se use de forma responsable, con capacidad de decisión crítica, aplicando el sentido común o medidas básicas de ciberseguridad. Esto se torna aún más relevante para el caso del fenómeno del cyberbullying.

– ¿Qué podrías decir a los lectores que quieran acercarse a las 19:30 horas a la presentación de tu libro en la Biblioteca de Andalucía? Anímalos a adentrarse en Ciberia.
– Que van a tener la oportunidad de asistir a un evento ameno y cercano en el que podremos conversar sobre una ficción publicada por una editorial granadina, Editorial Nazarí, y que además prometo desvelar un secreto que tiene que ver con unos Códigos QR que esconden algunas páginas de mi novela y que van a llevar al lector mucho más allá de lo que cualquier otro libro suele hacer.

VER VÍDEO PROMOCIONAL

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *