Antonio Luis Gallardo Medina: «Lágrimas de vergüenza»

Hace unos días, un médico cardiólogo de Salamanca se quejaba amargamente y con tristeza del infarto de un paciente suyo. Era el segundo que tenía en poco tiempo. Y comentaba que mientras intentaba reparar de nuevo su arteria enferma, nos aseguró que seguía tomando sus pastillas, pero la relación entre la trombosis de prótesis endovasculares y el abandono del tratamiento es tan alta que, ante nuestra insistencia, terminó por reconocer que lo había dejado dos meses atrás. 

La situación es muy sencilla: no tiene trabajo, cobra exclusivamente los cuatrocientos euros de la ayuda extraordinaria para desempleados y el tratamiento le costaba más de cien euros mensuales. Tiene mujer, sin empleo, y un hijo pequeño: “O comemos, o tomo las pastillas”.

Allí mismo, este hombre se puso a llorar. Lágrimas silenciosas, sin aspavientos. Lloraba de miedo ante la proximidad de la muerte o de algo peor; pero, sobre todo, lloraba de vergüenza, de tener que mentir a su médico porque no se atreve a reconocer que no tiene suficiente para pagar el tratamiento que éste le receta.

“Ese estado del bienestar que tanto se nos vendió, esa sanidad pública y para todos, esa champions league que se decía que estábamos, toda mentira y engaño.”

Ese estado del bienestar que tanto se nos vendió, esa sanidad pública y para todos, esa champions league que se decía que estábamos, toda mentira y engaño. Hemos llegado a un punto, en donde todo son recortes, desventajas y papeleo. Ya nadie atiende a nadie si no es con papeles de por medio.

Durante el último año, hemos visto esta misma situación en repetidas ocasiones. En demasiadas, creo. Emigrante que muere en Mallorca por no ser atendido correctamente, niña que muere en Treviño por no saber qué Comunidad tenía que enviar una ambulancia, en un Hospital Público se le niega la atención a un niño de dos años si no paga y así una larga lista.

Y aún nos preguntamos, el por qué en Andalucía seguimos exigiendo medicinas originales. No genéricos malos y sin abastecimiento, queremos que no haya copago farmacéutico y, por supuesto, queremos una sanidad digna para todos.

Y mientras, nuestros políticos hablando de elecciones y de economía, vergüenza tendría que darle a todos ellos, que ocurriesen estas cosas. No sé quién tiene que llorar de vergüenza, pero por supuesto que ellos no lo harán, pues nunca la han conocido.

Ver artículos anteriores de

ANTONIO LUIS GALLARDO MEDINA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *