Naturalidad y elegancia narrativa de Jordi Verdaguer en ‘La ciudad de las tres catedrales’

A continuación reproducimos las palabras pronunciadas por la presidenta del Centro Artístico, Literario y Científico de Granada, Celia Correa Góngora, con motivo de la presentación en Granada del libro ‘La ciudad de las tres catedrales’, de Jordi Verdaguer. 

Público asistente a la presentación ::A. ARENAS

“Mi encuentro con Jordi Verdaguer fue lo que pudiera llamarse un encuentro casual, algo absolutamente fortuito que ocurrió de manera imprevista a través de Facebook, sin que en ningún momento nos comunicáramos de viva voz, ya que simplemente nos limitamos a intercambiar una serie de mensajes que concluyeron con la visita de Jordi Verdaguer a Granada, el 21 de octubre de 2014, para presentar en el Centro Artístico su libro Azahares de Granada. Aquel día me encontré con un joven de estatura alta, delgado, de gran brillo en los ojos y de risa fácil. Nada había en sus palabras que desconcertara, pero si algo había, era su sencillez y su facilidad y cercanía.

Y así, de esa manera tan imprevista conocí a nuestro autor de esta tarde y tuve la oportunidad de enterarme de que nació en Barcelona, que es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, que amplió estudios en la Universidad de Stendhal de Grenoble y en la Universidad Politécnica de Londres, comenzando en 1991 su actividad como abogado en el despacho familiar. En 2006 fue elegido miembro del comité ejecutivo de la Asociación Internacional de Abogados Jóvenes, aunque sus inquietudes literarias lo llevaron a licenciarse en 2010 en “Teoría de la Literatura y literatura comparada”, en la Universidad Central de Barcelona, especializándose en lengua y literatura árabe, lo que le llevó a ampliar más tarde sus estudios en la Universidad de Damasco, donde fue profesor de español. Ha impartido clases de derecho comparado en la Universidad Politécnica de Bialysotck en Polonia, además de ex consejero nacional de “Unión Democrática de Cataluña”. Ha trabajado en diversos proyectos de ayuda a los refugiados a través de la Asociación Barcelona por Siria, de la que es presidente; pero enseguida me apresuro a aclarar, que Jordi Verdaguer Vila-Sivill es demasiado heterodoxo para el independentismo dominante que padecemos todos y que él sobrelleva con una buena dosis de humor, suele decir que a los catalanes, “a veces se les olvida que la patrona de Barcelona, Santa Eulalia, era extremeña”.

Pero ahora conozcamos su obra.

La primera novela que Jordi Verdaguer publica es:
* “Azahares de Granada” que fue escrita en Damasco y que va ya por su octava edición; ha sido traducida al árabe y presentada en el Instituto Cervantes de Beirut y en el Centro Hispánico de Damasco. Está ambientada en la Granada musulmana de los últimos años de la Reconquista y comienza con el alumbramiento de Boabdil.

Su segunda novela es
* “Copla al recuerdo de Manila” publicada por la Unión de Escritores de Cuba y presentada en la prestigiosa “Feria del libro de la Habana”. Igualmente ha sido presentada en importantes círculos literarios de Filipinas y prologada por el académico más antiguo de la Academia Filipina de la Lengua Española, el escritor y febril y apasionado hispanista, folclorista y profesor de danza española, considerado maestro de flamenco, don Guillermo Gómez Rivera.

Esta novela ha sido:
1. Finalista en el premio de novela del Ateneo de Sevilla del 2016
2. Finalista en el premio de novela de Ateneo de Valladolid del 2016
3. Premio a la mejor carta de amor por el Ayuntamiento de Arucas de Las Palmas de Gran Canaria.
4. Premio de novela KIPUS 2016 del Departamento de Cochabamba de Bolivia.

Jordi Verdaguer, durante la presentación de ‘La ciudad de las tres catedrales’, en el Centro Artístico de Granada ::A. ARENAS

Y ahora vamos a detenernos en su última novela, objeto de mi presentación de esta tarde,

*La ciudad de las tres catedrales.

A lo largo de cuya narración seremos testigos de los equilibrios de poder entre los distintos reinos peninsulares y la Europa del siglo XIII; Jordi Verdaguer hace un extenso recorrido por la Corona de Aragón, el papado, los judíos, el reino de León, el califato de Mallorca, Portugal, Francia o Castilla, haciendo un magistral retrato del ideal caballeresco y del espíritu de cruzada de los monarcas y señores feudales de la época.

CONOZCAMOS A LOS PERSONAJES PRINCIPALES O CON MAYOR BRILLO

La trama está sustentada en los siguientes personajes:
Hernán, joven huérfano abandonado en las puertas del monasterio de San Juan de la Peña y que nació con unas extrañas marcas en las muñecas. El autor lo describe como, “un muchacho con la inexperiencia de la adolescencia, pero decidido, temeroso y audaz, que en el candor de sus 16 años, que es la edad en la que abandona el monasterio de San Juan de la Peña, nunca habría sido capaz de imaginar los terribles sucesos que iban a desarrollarse y de los que, sin quererlo, sería protagonista.”

Dalmacio Creixel, noble catalán probablemente hijo de Pedro Creixell y sobrino del obispo de Gerona Arnau de Creixell que dirigió la caballería en la Batalla de Las Navas de Tolosa, participando poco después en la toma de Úbeda y luchando más tarde contra Simón de Montfort durante la cruzada albigense.

Cabeza Brava, sexto Señor de Vizcaya y vasallo del rey de Castilla, gran caballero y héroe, igualmente, de la batalla de las Navas.

José Ruiz de Azagra, primogénito de la Casa del señorío de Albarracín, héroe, igual que los anteriores, de la batalla de las Navas.

Fray Raimundo de Peñafort, santo para la Iglesia Católica, pero no para Jordi Verdaguer que lo describe como un ser despreciable. Para entender esto que afirmo, hay que leer con detenimiento el comienzo de la novela, donde el autor explica lo que descubrió sobre este dominico que aspiraba a hacerse con todo el poder en la Barcelona del siglo XIII, aprovechándose de que en la ciudad estaban teniendo lugar una serie de asesinatos misteriosos que tenían asustado al pueblo. Raimundo de Peñafort intentó encauzar el miedo del pueblo en contra de los judíos; sin embargo, se encontró con la firme oposición de Dalmacio Creixell, Cabeza Brava y José de Azagra, los tres caballeros de las Navas.

– La figura del Golem. Según la vieja leyenda judía, el Golem es un ser monstruoso fabricado de barro por un rabino que le insufló la vida; una entidad oscura y taciturna, sobre la que durante siglos se han contados historias sobrecogedoras, por su capacidad de hacer el bien o el mal indistintamente, pues su voluntad escapa a la de su creador; una criatura fuerte, pero no inteligente, sin capacidad de hablar, pero sí de amar y de enamorarse, como tendremos oportunidad de comprobar, durante la lectura de La Ciudad de las Tres Catedrales.

El autor atiende a dos asistentes al acto ::A. ARENAS

Las figuras femeninas

Las figuras femeninas más destacadas de La Ciudad de las tres catedrales son:
Constanza, princesa hebrea hija de Hayzam, valido de Pedro II de Aragón, jefe de la aljama barcelonesa,

Brianda Rodríguez, antigua novia y amante de Dalmacio Cressell y luego amante de don Álvaro Núñez de Lara, conde pendenciero e intrigante, que se enfrentó a la reina Berenguela y a su hijo Fernando III, en apoyo del rey de León durante la guerra castellano-leonesa de 1217-1218.

– la bella bailarina Nur, esclava circasiana al servicio del califa de Mallorca, para el que trabaja de espía y prostituta.

Entre las reinas encontramos a:

Mafalda de Portugal, de la que Jordi Verdaguer nos cuenta lo siguiente: “La princesa portuguesa era muy bella, tenía la cara de ángel, los rasgos finos y elegantes; los cabellos oscuros le caían con dos trenzas sobre el pecho. El rey también tenía la cara de ángel, era rubio, con los hermosos rasgos de los Plantagenet, realzados por su ascendencia hispana. Al verlos juntos se hubiese dicho que tenían un futuro lleno de dicha en el que no les faltaría de nada. Pero, ¿qué podían hacer dos niños a los que el devenir del destino les hizo jugar a ser mayores? El rey se divertía con sus amigos y a ella la arrancaron de sus muñecas para darle a un chiquillo como marido.”

Berenguela, princesa de Castilla y reina de León, que en su juventud tuvo escarceos amorosos con Cabeza de Vaca y

la reina María de Montpellier, esposa de Pedro el Católico y madre de Jaime I, que salvó la corona de Aragón, porque hay acontecimientos puntuales y personajes concretos que tienen la capacidad de cambiar el curso de la historia. En el primer capítulo de la novela se narra, precisamente, la concepción de Jaime I, fruto de un engaño o artificio por parte de María de Montpellier.

Para concluir mi presentación, quisiera añadir, para los que se aventuren en la lectura de La ciudad de las tres catedrales, que tendrán la oportunidad de ser testigos de hechos tan importantes como la gestación del imperio mediterráneo aragonés, la cruzada Albigense contra los cátaros o los equilibrios de poder entre los reinos peninsulares del siglo XIII.

Me pregunto cuánto de leyenda, historia o invención se entremezclan armoniosamente en La ciudad de las tres catedrales, una novela escrita con rigor y claridad, en donde la narración fluye con sobriedad pero sin soslayar las complejas relaciones entre los distintos personajes, sin forzar los trances dramáticos y, desde luego, sin excluir algunas escenas amorosas un tanto subidas de tono, pero que hay que reconocer, aligeran el texto.

Desde mi modesto punto de vista lo que hace verdaderamente admirable La ciudad de las tres catedrales es la naturalidad y elegancia narrativa de Jordi Verdaguer, limpia de cualquier estridencia, su es tono sereno, lo mismo que la fuerza de persuasión de su argumento, mezcla de misterio, fantasía e historia que entretiene y gusta, por estar sustentado en una estructura perfectamente articulada en capítulos cortos, que consigue que esta novela resulte rigurosa, además de atractiva. Un original cóctel que, desde luego, merece la pena degustar. Muchas gracias”.

Celia Correa Góngora
Presidenta del Centro Artístico, Literario y Científico de Granada
6 abril de 2019

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *