Crónica de las Jornadas Interuniversitarias en Polonia

Alumnos de la Universidad de Granada y de la Asociación ALUMA asisten a las v jornadas interuniversitarias con la universidad de la tercera edad de Lublin (Polonia), celebradas del 27 de abril al 4 de mayo de 2019.

Arriba: Mesa presidencial del Acto de bienvenida.  La directora de la Universidad de Mayores de Lublin,  Izabela Prieta,  flanqueada por Rafa Reche y Pepe Rodríguez,  en el momento de entregarle la Granada de Plata

La alegría madura como un fruto y en este caso, me toca hablar con agrado del quinto viaje interuniversitario a unas ciudades, a un país renovado, recién bautizado en la Unión Europea.

La asociación de alumnos del Aula Permanente de Formación Abierta de la Universidad de Granada, “ALUMA” sigue pisando fuerte, apostando una vez más por abrir espacio de relaciones personales entre estudiantes mayores de las universidades europeas denominadas como de la Tercera Edad, Senior, de Mayores. En Granada, se abre camino, se mana el entusiasmo y se extienden los brazos para unir y romper fronteras.  La expedición de 57 jóvenes maduros estudiantes de Granada y 3 de Ceuta emprendió el trayecto hacia Polonia para convivir y conocer durante 8 días intensos, la Universidad de la Tercera Edad de Lublin y visitar 7 ciudades emblemáticas de Polonia.

Lublin, una ciudad casi desconocida para la mayoría, lejos de las rutas turísticas y frontera con Bielorrusia, ha sido el objetivo de nuestro encuentro universitario después de las anteriores experiencias en las universidades de Oporto, Alessandria, Toulouse y Lovaina la Nueva. Tras una labor de un año de preparación, el equipo organizador de ALUMA (Pepe Rodríguez y Rafael Reche), estableció enlace a través de: emails, whassaps y videoconferencias, en español, inglés y polaco, para elaborar un programa conjunto del encuentro con la Universidad de la Tercera Edad de Lublin (fundada en 1985).

Allá, al Este del país, entre frondosos bosques, ríos de agua clara, prados de alfombras verdes, campos de colza florecidos de amarillo y donde se respira el aire fresco y fino. Allá, donde la luz cambia con el día, nos recibe Lublin y la Universidad Católica Juan Pablo II, nos acogen con una cordial y cálida bienvenida de la Directora Izabela Prieta, el equipo docente y los estudiantes mayores de Lublin, para romper el hielo y los nervios del primer momento, se sirvió un café con galletas típicas. Fundidos en saludos y abrazos españoles y polacos, como hermanos y amigos que nos conociéramos de toda la vida. Desde el primer segundo se desplegó la ola de hermandad que se incrementó a lo largo de toda la jornada de convivencia.

A continuación, se procedió al acto académico de presentación en el salón de actos, con intervención de autoridades académicas de la Universidad Católica con la presencia del Rector, la Universidad de la Tercera Edad de Lublin y el Presidente de ALUMA, José Rodríguez. Las palabras abrieron las jornadas de encuentro por nuestra parte las palabras se unieron con las imágenes, en la proyección de un video en polaco sobre la Universidad de Granada, el Aula Permanente (APFA), las actividades de la asociación y de la ciudad de Granada, se leyó la carta de agradecimiento de la Directora del APFA Mari Carmen García Garnica, el Presidente de ALUMA, como muestra de gratitud y amistad, entregó un presente en una granada de plata con la inscripción del encuentro. El sabor del día de convivencia se desliza colmado de sensaciones, a continuación, se pasó a los comedores universitarios, donde granadinos y lublineses compartimos mesa y menú de estudiantes.

Auditorio de la Universidad de Lublin, con los alumnos de Granada y Polonia, durante el acto de bienvenida

El cielo se volvió gris, pero no fue impedimento para recorrer el casco antiguo de esta ciudad histórica, que rebosa manifestaciones culturales y artísticas, en una región fértil en agricultura, fundada por comerciantes que hacían la ruta entre Europa y Asia, además hoy día es uno de los mayores centros universitarios del país y con una población de 370.000 habitantes. Los guías jóvenes universitarios que hablaban español, pusieron su simpatía y cariño en mostrar sus calles, fuentes y monumentos.

El colofón y la traca final, se llevó a cabo con una cena especial de hermandad, en un restaurante típico del centro de Lublin, donde se fundió la cordialidad, hospitalidad y el afecto que los polacos supieron transmitirnos en un manantial de sincera amistad, compartiendo la mesa con unos platos sabrosos de verdura y carnes de la gastronomía del país, pero la gran sorpresa en la velada, estuvo en el grupo folclórico polaco que cantó y nos animó a bailar, las danzas tradicionales como la polonesa, la polca, polacos y españoles, se movían al compás vivo del cante y música, siempre alegre. En la despedida, en el adiós, con el sabor del agradecimiento a flor de piel, con los ojos húmedos y el corazón apretado, nos rompimos a cantar “Granada, tierra soñada por mí”, “Adiós con el corazón que con el alma no puedo”.

A la mañana siguiente en la puerta del hotel, para despedirnos se encontraba la bella y joven universitaria polaca, traductora, Gabriela, con su bandera blanca y roja de Polonia en una mano, su rostro sonríe y dice un hasta pronto.

Estudiantes granadinos y polacos posando ante el Castillo de Lublin

La ruta continúa para descubrir la belleza y riqueza de un país de gente que han sufrido la dureza de las invasiones, en una tierra que ha sido conquistada, divida y martirizada por otros pueblos. Hoy Polonia, es una nación con mucha vitalidad y en continuo desarrollo, desde la entrada en la Unión Europea. Atrás queda el pasado y en el recuerdo los campos de extermino como Auschwitz, pero el futuro le sonríe y descubrimos unas ciudades como; Varsovia, con su Ciudad Vieja, Patrimonio de la Humanidad. Poznan con su plaza cuadrada de casas de estilo renacentista, decoradas de diferentes colores y ornamentos. Wroclaw, la ciudad de los gnomos con más de 180 estatuillas de gnomos de bronce diseminadas por todo el casco urbano recogen la tradición popular polaca de una especie de duendecillos que luchan contra la mala suerte. Wadowice, ciudad famosa por ser el lugar donde nació el Papa Juan Pablo II. Cracovia, ciudad más antigua e importante de Polonia, con la plaza medieval más grande y hermosa de Europa, y el auténtico centro de la vida diurna y nocturna de la ciudad. El tour finalizó con la visita de la mina de sal de Wieliczka, que fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, llega alcanzar los 320 m. de profundidad y 300 km. de galerías y posteriormente el campo de concentración de Auschwitz, donde los nazis aplicaron con la máxima crueldad la solución final al pueblo judío.

Nos queda el feliz recuerdo de los días compartidos en tierras polacas y guardamos nuestra camiseta azul con el emblema de la Universidad de Granada para el próximo encuentro universitario.

Granada a 6 de mayo 2019
Rafael Reche Silva

Secretario y Vocal de Relaciones Interuniversitarias de ALUMA

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *