Ana Delgado presenta en el Cuarto Real su primer poemario, ‘El universo también está solo’

 

 

Ana Delgado (Granada, 1952) es doctora en Medicina y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Sus inquietudes poéticas le han llevado a publicar su primer poemario, ‘El universo también está solo’ (Ed. Esdrújula), ‘amadrinado’ por Ángeles Mora y con portada de su hijo, el dibujante Adrián Fernández Delgado que trabaja en Francia como ilustrador profesional de cómic. Lo presenta el martes, 11 de junio, en el Cuarto Real de Santo Domingo, donde le acompañará la profesora Andrea Villarubia y el editor Víctor Miguel Gallardo (19 h). Para Ana Delgado «escribir poesía surge en mí para buscar la respuesta ante un nudo existencial que sangra». En su caso la poesía tiene un poder terapéutico pues «así lo es conocerse, comprenderse, llegar a ser quien se es». Cuando terminó su poemario le pidió a Ángeles Mora, a la que no conocía, que lo leyera, «y me trasmitió seguridad, ánimo y apoyo. Nunca podre agradecérselo suficiente».

– ¿Cómo surge en Ana Delgado la necesidad de expresarse en verso?
– Como digo en la Introducción que hago en el libro, escribir poesía surge en mí para buscar la respuesta ante un nudo existencial que sangra.

Esta pregunta se la hemos formulado a bastantes poetas, pero es la primera vez que lo hacemos a una doctora y poeta ¿Tiene la poesía un poder terapéutico? ¿También para usted?
– Para mí lo tiene. Creo que lo más terapéutico para el ser humano es conocerse, comprenderse, llegar a ser quien se es. Solo así se encuentra cierta paz interior y esa paz vive a través del cuerpo.

– Nos comenta su editor que Ángeles Mora es su madrina en el terreno poético ¿Cómo la conoce? ¿Qué valora de su trayectoria?
– Conozco a Ángeles Mora como la conoce cualquier persona que ame la poesía. Y más aún porque ella vive en esta ciudad y eso nos la acerca, también físicamente. Cuando decidí publicar el libro tuve el atrevimiento de pedirle a Ángeles Mora que lo leyera. Ella, aunque no me conocía a mí, aceptó, a pesar de la gran cantidad de trabajo y de demandas que tiene en estos momentos. Y me trasmitió seguridad, ánimo y apoyo. Nunca podre agradecérselo suficiente. La poesía de Ángeles Mora habla de una forma de transitar la vida a la que me siento muy cercana, con la que me identifico en muchos casos. Quizás no tanto por los temas, que con frecuencia también, pero sobre todo por la posición subjetiva frente a los temas poéticos. Leo su poesía y siento que puede estar hablando de mí.

– ¿A qué se refiere cuando afirma que ‘El universo también está solo’?
– La soledad del ser humano es una certeza, no es una contingencia. Y si el Universo está solo, como no aceptar que yo lo estoy?.

– ¿Cuáles son las preguntas más recurrentes en esta etapa de su vida?
– La pregunta esencial, para mí, trata sobre el sentido de la vida.

– ¿Cómo ha surgido el racimo de versos que componen su poemario? ¿Cuándo han sido escritos? ¿Por qué ha decidido publicarlos?
– Los poemas de ese libro han sido escritos desde hace 18 o 19 años hasta hace unas semanas. Claro está, cuando decidí que quería publicarlos reescribí algunos, en menor o mayor medida.  ¿Por qué pasan algunas cosas cuando pasan? No sé exactamente porque tomé la decisión de publicar los poemas en este momento, solo sé que ha llegado el momento en que lo veo como posible y deseable para mí.

“Por encima de todo creo que una de las cuestiones más importantes que me han llevado a escribir, hasta ahora, es la búsqueda de mi misma, ”

– De los 64 poemas que componen el libro, ¿cuál considera que tiene un valor especial?
No podría decirlo. Quizás hay poemas que son más prescindibles, menos trascendentes para mí, pero hay muchos que tienen un valor muy significativo.

– Se detiene en las sensaciones experimentadas al recorrer los bosques de la Alhambra, por la ausencia del padre, la soledad,… ¿Qué otros temas son fuente de inspiración para Ana Delgado?
– Por encima de todo creo que una de las cuestiones más importantes que me han llevado a escribir, hasta ahora, es la búsqueda de mi misma, y, como decía antes, del sentido, para mi trascendente, de la vida. Hay otros poemas en que la fuente de inspiración central son mis relaciones con las mujeres, la importancia de tantas mujeres en mi vida, empezando por mi madre, pero no están en esta libro.

– ¿Por que afirma que «No se debería soñar lo que no existe»?
– Por lo que dice el verso, textualmente.

– ¿Qué vinculación o vivencia le une a Valderrubio y al Camino de la Zubia?
– Mi padre nació en Valderrubio y allí esta aún la casa que habitó en su niñez, a esa casa fui durante los veranos de mi infancia. El pueblo, los campos y la casa eran mágicos para mí. Desde los ocho años la casa familiar estaba en el Camino de la Zubia, se llamaba así una pequeña carretera que unía Granada con la Zubia. En aquellos años las casas acababan prácticamente donde nosotros vivíamos, mas allá había cortijos y, sobre todo, mucho campo.

– ¿Es verdad que todo lo que le sobra está fuera de su corazón?
– Sí, en estos momentos de la vida solo necesito conservar lo que habita mi corazón.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *