Francisco J. Sánchez Manzano: «El Club de los Veinte»

«Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver»

Esta famosa frase, atribuida erróneamente a James Dean –en realidad está sacada de un diálogo de la película Llamad a cualquier puerta (Nicholas Ray, 1949)–, suele usarse para describir la figura del artista atormentado que, a pesar de haber llegado a lo más alto, termina engullido por ese abismo al que se ha asomado con excesiva frecuencia.
Ciertamente resulta paradójico que actores y músicos de talento sean, sin embargo, incapaces de manejar sus emociones fuera de una pantalla o un escenario. Analicemos los motivos:

Mucho tiene que ver el hecho de que se trate de personas dotadas de una especial sensibilidad, la cual, por un lado, les ayuda a destacar en el ámbito profesional, pero, por otro, los convierte en seres vulnerables, inseguros, que se mueven en un círculo de amistades interesadas. No por casualidad se les llama estrellas, ya que, como éstas, brillan muy arriba, aisladas, en silencio. Y notan un mayor vacío cuanto más numerosa es la multitud que se congrega a su alrededor.

Otra de las razones la encontramos en el vértigo que causa la propia cima y en el reto que supone mantenerse en ella. Tanta exigencia genera presión y para combatirla entran en juego las pócimas mágicas: alcohol, drogas… mecanismos de evasión, consuelos a corto plazo que desembocan en una espiral de desorden; en un abismo terrible que, como el infierno, posee muchas puertas de entrada y una sola salida.
Y sucede que, cuando las circunstancias se alían con la suerte caprichosa, sobreviene la tragedia y surge un pacto macabro con el destino: él los convertirá en mitos a cambio de su tiempo. Todo el que les quedaba. El que nos habría permitido disfrutar de obras que ya nunca existirán.

Ninguna de estas estrellas llegó a cumplir los treinta, pero su luz brillará para siempre.

River Phoenix

Murió a los 23 años, en la madrugada del 31 de octubre de 1993, en la acera del club nocturno The Viper Room, en West Hollywood, California, de un fallo cardiaco provocado por el consumo de drogas.

Phoenix fue un niño prodigio. Además de un gran actor, tocaba la guitarra, cantaba y componía canciones para su grupo, Aleka’s Attic.  Su muerte provocó una gran conmoción en Hollywood. Era amigo íntimo de los actores Keanu Reeves, Christian Slater (que lo sustituyó en Entrevista con el vampiro, 1994), Sam Shepard y Harrison Ford (que lo recomendó para interpretar al joven Indiana Jones después de haber trabajado con él en La costa de los mosquitos, 1986); y del cantante Michael Stipe, líder de REM, quien le dedicó en 1994 su álbum Monster.

James Dean

Criado en una granja de Indiana por sus tíos, se marchó muy joven a Nueva York para abrirse camino en lo que más le gustaba: la interpretación.

Actor carismático, que solía improvisar los diálogos y dotarlos de gran fuerza, únicamente tuvo la oportunidad de demostrar su talento en tres películas: Al este del Edén (1955), Rebelde sin causa (1955) y Gigante (1956). En ellas, Dean representa a la perfección la figura del joven inconformista y angustiado. De hecho, esta imagen de héroe frágil y desarraigado se convirtió en uno de los iconos de los años cincuenta.

Dean mantuvo una relación con la actriz Pier Angeli y una estrecha amistad con Elizabeth Taylor y Dennis Hopper.

El 30 de septiembre de 1955, en una carretera de Cholame, California, el Porsche que conducía se estrelló contra un Ford que circulaba a gran velocidad. Dean se rompió el cuello y murió en el acto. Tenía 24 años.

Se da la circunstancia de que otro actor, Alec Guinness, a quien conoció durante el rodaje de la película El cisne (1956), le advirtió, días antes del terrible accidente: «Deshazte de ese coche o te matarás en una semana». Lamentablemente, Dean no le hizo caso.

Amy Winehouse

Winehouse representa a la perfección la figura de la artista rebelde, ya sea por su comportamiento (expulsada de varios colegios en su adolescencia, portada de tabloides por sus problemas legales y sus coqueteos con las drogas); ya sea por su aspecto físico, que incluía piercings, tatuajes y originales peinados. Lo cierto es que Winehouse fue una cantante de inmenso talento, que creó un estilo propio, a partir de la mezcla de jazz, soul y pop, y que poseía un registro vocal poderoso capaz de transmitir emociones profundas.

Sin embargo, su progresión se vio eclipsada por sus adicciones y su turbulenta vida privada. En 2008 fue interrogada por la policía debido a un polémico vídeo, colgado en la página web de un diario sensacionalista, en el que aparecía fumando crack y comentando que había tomado también «seis valiums, éxtasis y cocaína». Por desgracia, Winehouse nunca logró superar esta adicción, si bien inició en varias ocasiones tratamientos de desintoxicación.

En 2008 ganó cinco premios Grammy, aunque no pudo asistir a la ceremonia porque Estados Unidos le negó el visado para entrar en el país.
Winehouse fue encontrada muerta en su apartamento el 23 de julio de 2011, tras sufrir un colapso debido al síndrome de abstinencia. Tenía 27 años. Su fallecimiento la convirtió en mito y disparó las ventas de su álbum Back to Black, el más vendido del siglo XXI en el Reino Unido.

Heath Ledger

Así como Winehouse había sembrado las semillas de su propia destrucción, Ledger representa un ejemplo de mala suerte; un caso similar al de otros actores como James Dean, Brandon Lee o Anton Yelchin. Este australiano, padre de una niña de dos años (fruto de su relación con la actriz Michelle Williams), alegre y simpático, a quien le gustaba el deporte, el ajedrez, la fotografía y escribir poesía, falleció en enero de 2008 de una sobredosis accidental de medicamentos. Fue encontrado en su apartamento de Broome Street, en el SoHo (barrio de Nueva York), por su ama de llaves y su fisioterapeuta. Estaba tumbado en la cama, bocabajo. Junto a él se halló un frasco de somníferos. Tenía 28 años.

Poco antes había terminado la filmación de su papel de Joker en El caballero oscuro (2008), por el que recibió un Óscar póstumo. No obstante, sus interpretaciones en 10 razones para odiarte (1999), Brokeback Mountain (2005) o la desconocida Candy (2006) son igualmente dignas de elogio.

Los actores Daniel Day Lewis, Christian Bale, Jake Gyllenhaal, Matt Damon y el director Terry Gilliam se contaban entre sus amigos más cercanos. Precisamente con Gilliam se encontraba rodando El imaginario del Doctor Parnassus (2009), su última película, que no pudo completar.

Mel Gibson sintió especialmente la marcha de Ledger. El actor y director, también australiano, y que fue, de hecho, su mentor, se había distanciado de su protegido cuando éste decidió aceptar el papel de vaquero homosexual en Brokeback Mountain. Gibson, de mentalidad conservadora y tradicional, antepuso sus ideas a su amistad, lo cual entristeció bastante a Ledger. Años más tarde un Gibson emocionado declaró que se arrepentía de haber perdido el contacto con el joven actor: «Tal vez una llamada a tiempo habría servido para algo», dijo.

Janice Joplin

Cantante de poderosa voz e intensa presencia, publicó únicamente tres álbumes. Un cuarto, Pearl, fue lanzado tres meses después de su muerte y alcanzó el número uno en las listas.

Joplin falleció a los 27 años a causa de una sobredosis de heroína. Su representante, preocupado porque la cantante no había acudido al estudio de grabación, fue a buscarla al hotel Landmark Motor –ahora llamado Highland Gardens–, cerca de Los Ángeles. Al entrar a la habitación 105, la encontró en la cama, sin vida. Se sabe que horas antes estuvo paseando por las inmediaciones del motel, mantuvo una breve charla con el encargado, le pidió cambio para comprar un paquete de cigarrillos y volvió a su habitación.

El actor Kris Kristofferson, íntimo amigo de Joplin, afirmó en numerosas ocasiones que la cantante no se suicidó, aunque también admitió que no le sorprendió la noticia, teniendo en cuenta la espiral autodestructiva en la que Joplin se hallaba inmersa.
En realidad, la causa oficial de la muerte fue una sobredosis de heroína, cuya pureza de entre 60 y 80% era ocho veces más fuerte que una dosis media.

​Jimmy Hendrix

Considerado uno de los guitarristas más influyentes de la historia del rock. En su momento fue el artista mejor pagado por su concierto en el festival de Woodstock.

Admirador de Bob Dylan, para muchos es fácil encontrar influencias de éste en las letras de Hendrix. Él, a su vez, supuso una referencia para otros músicos como David Gilmour o Roger Waters.

Hendrix murió por ingesta de barbitúricos en septiembre de 1970 a los 27 años.

Jon-Erik Hexum

De físico impresionante, este actor estadounidense encajaba perfectamente en el papel que le dio la fama: el de Mac Harper, un modelo que trabajaba como agente encubierto de la CIA, en la serie de televisión Camuflaje (Cover Up), muy conocida a mediados de los ochenta y en la que destacaba, además de la química de su pareja protagonista (Jon-Erik Hexum y Jennifer O’Neill), la célebre canción Holding Out for a Hero, interpretada por Bonnie Tyler.

Durante uno de los descansos del rodaje del séptimo capítulo, Golden Opportunity, Hexum cometió la imprudencia de acercarse una pistola cargada con balas de fogueo a la cabeza y apretar el gatillo. La carcasa del proyectil le causó una fractura en el cráneo y un trozo de hueso se le incrustó en el cerebro, provocándole una hemorragia. Tras seis días en coma, falleció el 18 de octubre de 1984. Tenía 26 años.

Jim Morrison

James Douglas Morrison fue el vocalista de la mítica banda The Doors. Está considerado, por su pasión y originalidad sobre el escenario, como un icono del rock. Murió en París a la edad de 27 años, aunque las causas nunca han quedado suficientemente aclaradas. La tumba de Morrison se encuentra en el cementerio del Père-Lachaise, en París.

En 1991 Oliver Stone dirigió The Doors, una notable película que contaba la historia de la formación del grupo. El papel de Morrison lo interpretó Val Kilmer.

Kurt Cobain

El cantante del grupo Nirvana fue encontrado muerto el 8 de abril de 1994 (tres días después de fallecer) en su casa en Seattle, debido a, en teoría, lesiones autoinfligidas en la cabeza. Tenía 27 años.

Las circunstancias de su muerte han sido y siguen siendo objeto de debate. Por ejemplo, se sabe que había tal cantidad de heroína en su organismo que habría resultado imposible que él mismo se la inyectara de una vez. Y, en todo caso, esa cantidad de droga lo habría incapacitado para moverse y mucho menos para provocarse heridas graves. Que se encontrara una nota de despedida cerca del cadáver también resulta sospechoso. Además, una de sus tarjetas de crédito fue usada días después de su fallecimiento.

Cobain, creador del movimiento Grunge, está considerado uno de los cantantes más influyentes del siglo XX. Sin embargo, tenía problemas para sobrellevar la presión de la fama y mantenía constantes enfrentamientos con su esposa, la cantante Courtney Love.

Además de sus inquietudes musicales, a Cobain le interesaba el cine. Había escrito un guion y nunca ocultó su intención de actuar. Sus películas favoritas eran París, Texas (1984) y La ventana indiscreta (1954). En 2008, Courtney Love declaró en una entrevista que su marido rechazó el papel de Lance en Pulp Fiction (1994), que finalmente interpretó Eric Stoltz.

El funeral de Cobain congregó a miles de jóvenes. Sonó la canción In My Life, de John Lennon, a quien Cobain admiraba profundamente, y Courtney Love leyó parte de la nota que su marido había escrito antes de morir. Los restos del cantante fueron incinerados y sus cenizas arrojadas al río Wishkah.

Cobain dejó una hija, Frances Bean Cobain, nacida en 1992, cuya madrina es la actriz Drew Barrymore.

Desde su debut, Nirvana ha vendido más de 95 millones de discos en todo el mundo.

F I N

 

Ver más artículos de

Francisco J. Sánchez Manzano

*****

***

*

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *